Atraco a un joyero en El Puerto El golpe de la banda del Choco fue de 120.000 euros

Dos agentes de la Policía Nacional. Dos agentes de la Policía Nacional.

Dos agentes de la Policía Nacional. / Jorge del Águila

Comentarios 2

El golpe de la banda del Choco fue de 120.000 euros. Casi tres años después del asalto a la casa de un joyero, la Policía Nacional ha dado por concluida la investigación del atraco con la detención de José M. S., alias el Choco, un delincuente del barrio sevillano de Torreblanca que era el último de los cuatro atracadores que faltaba por detener.

En un comunicado emitido este jueves, la Policía ha informado de que tres de los delincuentes fueron detenidos en Sevilla y uno en Zaragoza. A los cuatro se les imputan los delitos de pertenencia a grupo criminal, robo con violencia, detención ilegal y lesiones. Formaban parte de un grupo criminal muy especializado en los robos en viviendas.

En noviembre de 2016, el Choco y su banda asaltaron el chalé de un conocido joyero de El Puerto de Santa María. El atraco se produjo en una vivienda de la urbanización Valdelagrana, donde estaban en ese momento el comerciante y una empleada del hogar. Los ladrones maniataron y agredieron a ambos exigiéndoles dinero y objetos de valor.

Consiguieron robar una caja fuerte que había en la casa y numerosas joyas. El valor de lo robado superaba los 120.000 euros. Los ladrones huyeron en una furgoneta y en un vehículo de gran cilindrada, dejando maniatados al joyero y a la empleada. Un familiar del comerciante los encontró así cuando llegó al chalé.

El joyero presentó una denuncia en la comisaría de la Policía Nacional en El Puerto de Santa María. Comenzaba así la operación Jaguar. La investigación recayó en la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de esta localidad. Desde el principio centraron las pesquisas en cuatro atracadores de Sevilla. 

Tras más de dos años de investigación fueron detenidos todos ellos. El último de ellos el Choco, que fue arrestado el 24 de junio en Sevilla, con la colaboración del Grupo de Atracos de la capital. Dos de los sospechosos están en prisión y los otros dos en libertad.

Según la Policía, los detenidos conformaban un grupo criminal muy organizado, especializado en robos de viviendas y que operaba en varias provincias andaluzas. Cada integrante realizaba una función determinada. La banda dividía cada golpe en fases para garantizar el éxito de los robos. Solían obtener mucha información sobre la víctima y su domicilio y realizaban seguimientos y vigilancias durante meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios