Avance en Salud | Cirugía endoscópica de columna

Hospital de Valme: Éxito en la primera cirugía mínima, en Sevilla, para tratar la columna

El equipo de especialistas durante la primera cirugía endoscópica de columna en el Valme.

El equipo de especialistas durante la primera cirugía endoscópica de columna en el Valme. / A. G. B.

El Hospital Universitario de Valme ha incorporado a su cartera de servicios la cirugía endoscópica de columna, técnica de mínima invasión para tratar hernias discales y estenosis de canal, dos problemas que, hasta hace unos años, sólo disponían de la cirugía abierta o convencional como solución terapéutica.

De momento son pocos los equipos de Traumatología que han logrado aplicar este avance quirúrgico en el sistema público de salud. La Unidad de Columna del Valme, que está formada por los doctores Francisco Castilla, Miguel Tello y Ricardo Mena-Bernal, se sitúa entre las primeras en abordar problemas localizados en la columna mediante la cirugía endoscópica .

La primera paciente sometida en Sevilla con esta técnica en un hospital público sufría una hernia de disco y recibió el alta médica el mismo día de la intervención, con buenos resultados.

Panorámica del quirófano durante la intervención. Panorámica del quirófano durante la intervención.

Panorámica del quirófano durante la intervención. / A. G. B.

El principal avance, con la aplicación de esta cirugía, es la capacidad de reducir al máximo el daño y los riesgos que desencadenan en el paciente las grandes incisiones, que suelen extenderse entre ocho y diez centímetros. Hasta ahora, la cirugía abierta era el único método en los hospitales públicos de Andalucía para tratar, de manera rutinaria, estas dolencias que merman en gran medida la calidad de vida.

La técnica endoscópica de columna comenzó a desarrollarse hace unos años como un paso más hacia la mínima agresión en este campo. Sólo requiere de una única incisión que apenas mide un centímetro. Es el puerto a través del cual los especialistas acceden a la columna sin causar grandes heridas: A través de la incisión mínima, los cirujanos introducen el instrumental quirúrgico, así como la óptica, que consiste en una cámara y una fuente de luz que amplían y permiten visualizar las estructuras anatómicas del paciente en una pantalla de alta definición ubicada en el quirófano.

Así se realiza la cirugía endoscópica de columna. Así se realiza la cirugía endoscópica de columna.

Así se realiza la cirugía endoscópica de columna. / Dpto. Infografía

El objetivo de esta técnica quirúrgica es lograr los mismos resultados que la cirugía convencional o abierta, pero con el menor daño posible en el paciente.

La Unidad de Columna del Hospital Valme, que está integrada en el servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, ofrecerá en principio esta alternativa terapéutica a pacientes seleccionados. El equipo formado por los doctores Francisco Castilla, Miguel Tello y Ricardo Mena-Bernal ha dado, con ello, un paso de gigante hacia la humanización de la cirugía, al lograr una técnica quirúrgica que reduce en gran medida el impacto de las grandes incisiones en los pacientes: dolor, heridas, riesgo de infecciones y hemorragias, y otras secuelas asociadas a la cirugía abierta.

Objetivo: humanizar

“La cirugía endoscópica de columna es una oportunidad para humanizar la Medicina, ya que busca la comodidad del paciente, y un mejor uso de recursos, innovando en plena pandemia”, explica Jorge Angulo, jefe de Cirugía Ortopédica y Traumatología en el Valme.

De momento, son pocos los hospitales públicos que ofrecen la cirugía de mínima invasión en problemas de columna, en Traumatología, si bien esta técnica aspira a implantarse de manera generalizada por las ventajas que aporta al paciente y al propio sistema sanitario.

Profesionales que han participado en la primera cirugía endoscópica de columna en el Valme. Profesionales que han participado en la primera cirugía endoscópica de columna en el Valme.

Profesionales que han participado en la primera cirugía endoscópica de columna en el Valme. / A. G.

Además de evitar daños colaterales en los tejidos del paciente, este procedimiento también reduce el tiempo de quirófano casi a la mitad frente al abordaje convencional. Las estancias estancias hospitalarias también disminuyen ya que la recuperación del paciente es más temprana, de modo que tiene un impacto positivo en consumo de recursos hospitalarios.

“La primera paciente ha ido muy bien. Fue dada de alta la misma tarde, tras la intervención. Se marchó a su casa el mismo día sin dolor”, explica el doctor Ricardo Mena-Bernal, miembro de la Unidad de Columna. “En torno a las doce horas el paciente puede recibir el alta; mientras que en la técnica convencional, el paciente tiene que permanecer en el hospital en torno a las 48-72 horas”. La recuperación post operatoria se acelera, al reducirse los riesgos de la grandes incisiones.

Técnica, paso a paso

La cirugía endoscópica de columna requiere de anestesia general. “Dependiendo de la patología, se coloca al paciente de cubito prono, es decir, boca abajo sobre la mesa de quirófano; o de cúbito lateral, es decir, de lado. Mediante un sistema de Rayos X se localiza la ubicación de la hernia y se hace una incisión de un centímetro aproximadamente”, explica el doctor Mena-Bernal.

A través de un dilatador especial y de una cánula (un tubo hueco), los especialistas llegan hasta la zona afectada de la columna, sin necesidad de realizar grandes incisiones al enfermo.

Detalle de la endoscopia de columna. Detalle de la endoscopia de columna.

Detalle de la endoscopia de columna. / A. G.

El siguiente paso consiste en introducir el instrumental quirúrgico a través del dilatador: la óptica (cámara), pinzas y un irrigador de suero fisiológico que permite a los especialistas ir separando los tejidos. “A continuación entramos en la columna a través de una estructura que se llama ligamento amarillo y, al localizar la hernia de disco, se aparta con el mismo dilatador la raíz nerviosa para no dañarla.

A través de una pinza especial se va extrayendo los restos de la hernia de disco. Y finalmente se cierra la piel con dos o tres grapas”, añade el especialista. Esta terapia es idónea en “jóvenes activos y con buena calidad de vida”, destaca Francisco Castilla, cirujano de columna del Hospital Universitario de Valme con formación internacional en esta técnica.

Además, “al tratarse de una técnica tan poco agresiva es muy útil para pacientes con enfermedades crónicas y de avanzada edad, cuyas patologías de base impidan la cirugía abierta, o para aquéllos que necesitan una recuperación rápida por motivos laborales o deportivos”, añaden fuentes hospitalarias.

Hernias, varias causas

La hernia discal, dolencia con un destacable impacto en la calidad de vida, suele originarse por varios factores. “Es la conjunción de múltiples causas, pero fundamentalmente en pacientes jóvenes, es el resultado de esfuerzos que se hacen de manera incontrolada con la columna vertebral y que provocan un aumento de presión máxima en un disco intervertebral. Esto provoca la salida de parte del disco fuera de su lugar habitual, la hernia. Este problema termina comprimiendo la fibra nerviosa y desencadena la ciática intensa”, precisa el doctor Mena-Bernal.

La Unidad de Columna del Valme realiza alrededor de 150 cirugías al año. Los especialistas calculan que en torno a la mitad de esos casos puede ser susceptibles del la técnica endoscópica. Este nuevo abordaje quirúrgico llega para quedarse y, previsiblemente, irá ganando terreno a la cirugía tradicional.

Equipo puntero

La Unidad de Columna del Valme comenzó a tratar pacientes desde la apertura del hospital sevillano en 1982. Sus profesionales atesoran un alto nivel de especialización y adiestramiento, de reconocido prestigio tanto a nivel hospitalario como docente.

A la derecha el jefe del servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, el doctor Jorge Angulo, junto a los tres traumatólogos de la Unidad de Columna del Valme, los doctores Miguel Tello, Ricardo Mena-Bernal y Francisco Castilla. A la derecha el jefe del servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, el doctor Jorge Angulo, junto a los tres traumatólogos de la Unidad de Columna del Valme, los doctores Miguel Tello, Ricardo Mena-Bernal y Francisco Castilla.

A la derecha el jefe del servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, el doctor Jorge Angulo, junto a los tres traumatólogos de la Unidad de Columna del Valme, los doctores Miguel Tello, Ricardo Mena-Bernal y Francisco Castilla. / A. G.

Desde hace una década, este equipo organiza un foro formativo con carácter nacional dirigido a traumatólogos y neurocirujanos, que se centra en la patología lumbo-sacra. “Su objetivo es el avance en el abordaje quirúrgico de columna a través de la consecución de intervenciones más rápidas y seguras en patologías complejas”, añaden.

Se trata de una iniciativa dirigida por Ricardo Mena-Bernal en colaboración con el departamento de Anatomía y Embriología Humanas de la Universidad de Sevilla, que se enmarca en el programa docente del Grupo Andaluz de Estudio de la Columna de la Sociedad Andaluza de Traumatología y Ortopedia (SATO). Este evento ha formado a un centenar de traumatólogos y neurocirujanos especializados en columna vertebral procedentes de distintos puntos del ámbito nacional e internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios