Sevilla

Una comisaría, en riesgo de incendio y derrumbes, según un informe

  • La Unión Federal de Policía elabora un estudio de las deficiencias del cuartel del Cortijo de Cuarto, que se aportará al juez.

En el cuartel de la Policía Nacional del Cortijo de Cuarto hay peligro de derrumbe, de incendio y de caídas. Hay aseos precintados, termos volcados en el suelo, techos que se caen por la humedad, circuitos eléctricos sin protección y no existe siquiera un equipo de primeros auxilios con el que atender a una persona herida. Algunas de las escaleras no tienen barandillas y presentan salientes resbaladizos, donde ya varios policías se han caído y han sufrido lesiones.

Todo esto consta en un informe de riesgos laborales elaborado por un técnico superior en esta materia a instancias del sindicato Unión Federal de Policía (UFP). El documento, que consta de 42 páginas y presenta numerosas fotografías del estado ruinoso de las instalaciones, será presentado en el juzgado de Guardia por el secretario general en Sevilla de esta central sindical, Antonio Jurado, al considerar que la Dirección General de la Policía está incumpliendo de manera flagrante la legislación sobre seguridad laboral.

"No se mantienen unas condiciones adecuadas de salubridad, orden de materiales, limpieza y mantenimiento de las zonas de trabajo", expone el informe. Tampoco cumplen los parámetros legales las condiciones ambientales en cuanto a temperatura, humedades, olores, corrientes de aire e iluminación. En el capítulo de los aseos, el técnico constata que "no se dispone de un adecuado servicio de duchas, lavabos y retretes, especialmente en el del personal femenino, ni se mantienen con la debida limpieza". En esta zona hay "riesgo de cortes" por desprendimiento de azulejos que presentan aristas afiladas. Esta situación ha provocado que la Jefatura haya precintado algunas zonas de aseos.

En el cuartel hay zonas con peligro de caída a distinto nivel, al existir puertas de salida que dan directamente a las escaleras, tramos sin barandilla, huecos y arquetas en mal estado y con riesgo de hundimiento. El informe destaca especialmente la peligrosidad de unos viales interiores en la unidad de Caballería, donde se han caído varios agentes, y una especie de muelle de carga sin protección y muy resbaladizo en caso de lluvia en la sede de la unidad canina. El forjado se ha desprendido en al menos 5,5 centímetros en una zona exterior que es utilizada como aparcamiento, lo que conlleva una mayor carga para la estructura dañada y por un tanto un grave riesgo de derrumbe. También hay una rampa de acceso a una sala inestable por el paso de camiones.

Otro capítulo destacado de este informe es el de la instalación eléctrica. "No todos los circuitos eléctricos están bajo protección adecuada a sobrecarga o sobretensión", indica el técnico, que además especifica que no consta que haya habido ninguna inspección de la instalación y recomienda revisiones cada cinco años.

En la zona de las duchas detecta un "grave riesgo de contacto eléctrico y peligro de electrocución al encontrarse tomas de corriente en malas condiciones". También se aprecian equipos de calentamiento por resistencia eléctrica en "muy malas condiciones en zona de cuartos húmedos o mojados, vulnerando la seguridad industrial".

El informe alerta de que los equipos de protección contra incendios que hay "no garantizan la eficacia ante un posible incendio". El técnico admite que hay una red de bocas de incendios pero éstas no tienen ningún mantenimiento. Lo mismo ocurre con los detectores de fuego, que llevan más de diez años instalados sin que se haya comprobado su funcionamiento. Ante una posible emergencia, el cuartel no dispone de una vía rápida de evacuación porque está obstaculizada por los vestuarios y porque hay zonas de salida al exterior con un ancho inferior a un metro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios