Apertura del curso en la Universidad de Sevilla Más “controles” para salvaguardar la reputación de la Universidad

  • El rector defiende que las irregularidades con las titulaciones no son un problema generalizado

  • Aboga por señalar y distinguir los casos concretos que se producen y establecer más inspecciones 

  • La voz flamenca de la doctora Rocío Cortes se convierte en la gran novedad de la ceremonia 

El rector, flanqueado por su derecha por Lina Gálvez, consejera, y Concha Yodi, presidenta del Consejo Social de la Hispalense, y a su izquierda por José Sánchez Maldonado, Catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga. El rector, flanqueado por su derecha por Lina Gálvez, consejera, y Concha Yodi, presidenta del Consejo Social de la Hispalense, y a su izquierda por José Sánchez Maldonado, Catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga.

El rector, flanqueado por su derecha por Lina Gálvez, consejera, y Concha Yodi, presidenta del Consejo Social de la Hispalense, y a su izquierda por José Sánchez Maldonado, Catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga. / José Angel García

Comentarios 5

Quinientos años después de que, en 1518, Alonso de Campos recibiera en el Colegio de Santa María de Jesús a los 20 primeros estudiantes de la Universidad de Sevilla, ésta ha celebrado hoy sábado el acto de apertura del curso 2018/2019.

Por segundo año, se trasladó del Paraninfo a la Iglesia de la Anunciación, para poder acoger al nutrido número de doctores –todos con toga– desplazados desde Almería, Huelva y Jaén, cuyas universidades han recibido la Medalla de la Hispalense con motivo del 25 aniversario de su fundación, en 1993.

Pese a la solemnidad –“la estética nos recuerda que nuestra institución es más antigua que el Estado”, dijo la consejera de Conocimiento, Investigación y Universidades, Lina Gálvez, doctora a su vez y tocada con birrete, en su intervención–, hubo novedades en la ceremonia: el cante de Rocío Márquez, doctora de la Hispalense, con Miguel Ángel Cortés a la guitarra.

Ya en su discurso, el rector, Miguel Ángel Castro, dejó claro que la presencia del flamenco no era casual y reivindicó la creación de un “espacio formativo de posgrado de nivel internacional, que enseñe y difunda el flamenco como bien inmaterial y el tesoro de cultura que significa”. Es “obligación”, enfatizó, del sistema de universidades andaluzas, el “más grande de España”, que “garantiza el acceso en igualdad de oportunidades” y que invitó a defender “sin complejos”.

Se ha entregado la Medalla de la Hispalense a las universidades de Almería, Huelva y Jaén en el 25 aniversario de su fundación

La voz de Márquez fue una nota de contraste tras la lección inaugural que, con el título de Competencia y cooperación. Problemas clásicos de la Teoría de los Juegos, pronunció una matemática: la doctora Amparo María Mármol Conde, catedrática de Métodos Cuantitavos para la Economía y la Empresa. Desde el púlpito, habló de las teorías de John Forbes Nash, cuya rompedora tesis –ahora que se habla tanto de ellas– ocupó 20 páginas.

No es extraño que su alusión a la extensión y la calidad del trabajo del que luego fue premio Nobel trajera a muchos a la actualidad del debate sobre el nivel de exigencia de determinadas instituciones a determinadas élites políticas, que tanto les concierne y concierne al conjunto de la sociedad, como subrayó el rector.

Miguel Ángel Castro y Lina Gávez, con los consejeros de las universidades de Almería, Huelva y Jaén. Miguel Ángel Castro y Lina Gávez, con los consejeros de las universidades de Almería, Huelva y Jaén.

Miguel Ángel Castro y Lina Gávez, con los consejeros de las universidades de Almería, Huelva y Jaén. / José Angel García

No se trata de esconder las “fallas” y “limitaciones”. “Nadie está más interesado en nuestra sociedad que el propio sistema universitario en que su imagen, su reputación y su rigor sean bien valorados. Es obligado mostrar este compromiso y realizar actos que lo pongan de manifiesto”, añadió Castro en su discurso. Anunció que la Hispalense va a reforzar “los controles” y desarrollará “adecuadamente” su “nuevo sistema general de inspección”, de acuerdo con lo aprobado en su Consejo de Gobierno, para evitar casos como los que se han hecho habituales en las páginas de los periódicos.

Antes de la ceremonia ya se había referido a ello a preguntas de este diario, a las que respondió con una “reflexión y una petición”. “Como universidades, debemos lamentar y condenar sin paliativos las situaciones irregulares que se han producido”, exigir que se investiguen, se depuren responsabilidades y se extiendan las medidas para evitarlos. Pero también pidió a los medios de comunicación que “identifiquen” los casos. “Un árbol no es un bosque”.

El sistema universitario andaluz está compuesto por más de 250.000 personas, cuyo prestigio no se puede poner en duda, señaló Castro. La consejera añadió que aquí, a diferencia de otras universidades, la participación en los másteres no implica sobresueldos y que, frente a quienes las han presentado en las últimas semanas “como instituciones sin rigor que sólo sirven para alimentar la enfermedad de la titulitis”, abogó por generar relatos alternativos y por trabajar bien y con mucha transparencia.

Este curso arranca en la Hispalense con 16.000 nuevos estudiantes de grado, máster y doctorado, una comunidad educativa de más de 80.000 personas –más numerosa que la población de Zamora, Palencia o Ciudad Real– y un presupuesto de 450 millones de euros, que ha crecido en un 4,25%. La consejera recordó el sistema de matrícula gratuita del que se han beneficiado ya casi 26.000 estudiantes en Sevilla, 92.000 en Andalucía. Pero el curso, para el rector, tiene fundamentalmente dos retos.

Los doctores, con sus togas, antes de entrar en comitiva a la Iglesia de la Asunción. Los doctores, con sus togas, antes de entrar en comitiva a la Iglesia de la Asunción.

Los doctores, con sus togas, antes de entrar en comitiva a la Iglesia de la Asunción. / José Ángel García

Debe ser el año de la “recuperación de derechos”, perdidos durante los años más duros de la crisis, y el de reducir la interinidad del personal. También, el de un “pacto de Estado” que se plasme en una nueva Ley Orgánica de Universidades, como reclamó la Conferencia de Rectores en su última reunión, con una regulación adaptada a los nuevos tiempos y un nuevo modelo de financiación, que se exigen también a la comunidad autónoma.

La consejera, por su parte, señaló que –al margen de cuando se convoquen elecciones– les “pillará trabajando en ello”, en un marco de financiación “suficiente y estable”, que se adapte a las situaciones muy distintas que se dan en las universidades andaluzas.

La comunidad educativa de la Hispalense está formada por más de 80.000 personas. 16.000 estudiantes se incorporan este año

El rector también se mostró a favor de que sea la comunidad universitaria la que elija al rector, frente a otro tipo de procedimientos basados en concursos de méritos que se están estudiando, ya que teme que “serán otros poderes los que los determinen”, por lo que defendió también en este aspecto la “autonomía universitaria”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios