Coronavirus Sevilla Trabajadores sociales, una ayuda invisible y clave en la pandemia

  • Profesionales del Virgen del Rocío y el distrito Sevilla explican su función en la asistencia de los pacientes durante la crisis sanitaria del coronavirus

La jefa de la unidad de Trabajo Social del Virgen del Rocío, Agustina Hervás, junto a Mª. Ángeles Caballero, trabajadora social del centro de salud de El Porvenir. La jefa de la unidad de Trabajo Social del Virgen del Rocío, Agustina Hervás, junto a Mª.  Ángeles Caballero, trabajadora social del centro de salud de El Porvenir.

La jefa de la unidad de Trabajo Social del Virgen del Rocío, Agustina Hervás, junto a Mª. Ángeles Caballero, trabajadora social del centro de salud de El Porvenir. / M. G.

En una crisis sanitaria, salvar vidas es lo primero. Es con esta premisa con la que hace apenas cuatro meses los profesionales de la salud reorganizaron su día a día con un único objetivo: frenar la expansión de una enfermedad mortal para muchos y nueva para todos. No obstante, una atención sanitaria completa es aquella en la que se intentan resolver los problemas sociales de sus pacientes, una labor silenciosa, poco conocida y casi invisible de los centros sanitarios, pero que ha sido clave durante la pandemia.

Los trabajadores sociales del sistema sanitario público andaluz son los encargados de poner en práctica este valor añadido a la asistencia médica y por ello, ante una situación inédita para todos como la vivida recientemente, también adaptaron su forma de trabajo a las nuevas necesidades.

Desde gestionar los malestares causados por el aislamiento social como la incertidumbre ante la situación laboral sobrevenida, la escucha de los sueños rotos o la vivencia del futuro, a la gestión de apoyos materiales para el mantenimiento de la familia en el domicilio y la búsqueda de alojamientos alternativos para realizar el aislamiento preventivo tras el alta hospitalaria, pasando por la contención emocional para apoyar el confinamiento de la familia y la pérdida de familiares, tanto por Covid-19 como por otras razones, ya que la normativa a seguir para ambos casos era igual, sin contactos y sólo dos acompañantes, han sido sus principales acometidos. Una función mediadora entre el sistema sanitario, las familias y las redes sociales de apoyo, haciendo frente a los efectos personales, sociales, emocionales y humanitarios de la pandemia e intentando cubrir aquellas parcelas que no estaban en la prioridad esencial.

Estos datos se corresponden al Hospital Virgen del Rocío y son apenas algunos ejemplos de la labor imprescindible de los trabajadores sociales para complementar la faceta asistencial, ya que de nada sirve sacar adelante a una persona en la UCI si a su alta no tiene condiciones sociales ni vivienda para completar su recuperación. "Preparar las altas hospitalarias también ha sido clave con los enfermos de Covid porque si no se cuenta con los apoyos sociales necesarios, el alta puede retrasarse, algo que, en la situación que estábamos no podía producirse por una situación social, dificultando con ello la necesaria rotación de camas. Para ello era clave comprobar que la situación social y familiar era la adecuada para el alta y esto ha sido lo más duro e importante de nuestro trabajo", explica la jefa de la unidad de Trabajo Social del Virgen del Rocío, Agustina Hervás de la Torre y añade: "nunca habíamos vivido una situación similar, hemos trabajado a marchas forzadas a fin de no paralizar altas y tener camas disponibles porque no paraba de llegar gente para ingresar". 

En esta unidad, la prioridad de los ocho trabajadores sociales que formaron parte del equipo Covid ha sido la atención a pacientes ingresados por su infección y sus familias, principalmente a través del teléfono. Según explica la responsable de la unidad, cada día se listaban los pacientes de nuevo ingreso y se hacía un primer contacto telefónico con los familiares, "en el que se iniciaba una valoración social que permitiera detectar alteraciones en la dinámica familiar debidas al confinamiento y al ingreso hospitalario, así como necesidades sociales en el domicilio y la hospitalización". En posteriores contactos se analizaban posibles dificultades para el aislamiento preventivo, que pudieran comprometer el alta hospitalaria del paciente.

Para ello, la unidad de Trabajo Social de Adultos en este centro se conformó en tres equipos de dos profesionales cada uno. En cada equipo uno de ellos teletrabajaba y otro tenía presencia física en el centro, procurando que esto fuera siempre posible en la mitad de la plantilla. 

En total, esta unidad ha atendido 216 familias hasta el pasado mes de mayo de las que 161 han podido regresar a sus domicilios por cumplir los criterios necesarios para el aislamiento requerido tras el alta. Por otro lado, han sido 15 los pacientes que, pos sus circunstancias familiares y sociales, fueron trasladados al Hospital de Fremap, otros ochos al Hotel Alcora, dos pudieron volver a sus centros residenciales, cinco al Hospital San Juan de Dios y uno al Hospital de San lázaro. La unidad ha trabajado, además, con los familiares de 24 fallecidos por Covid a los que han dado sobre todo "apoyo emocional", pero también asesorando con los trámites del enterramiento.

En cuanto al perfil de los pacientes y familias atendidos no hay un patrón definido. "Hemos atendido personas y familias con un perfil muy variado. Nos hemos encontrado con niveles culturales muy amplios con los que hemos trabajado sobre todo el cómo desarrollar el aislamiento tras el alta, familias con posibilidad de contar con una habitación aislada para el enfermo pero con un único baño para toda la unidad familiar y a las que les preocupaba cómo se podían hacer bien las cosas. La verdad que no podemos decir que los atendidos hayan sido en su mayoría personas con necesidades sociales o perfiles económico bajos", manifiesta.

La atención social desde atención primaria

Tras la hospitalización y el alta, mantener la continuidad de la intervención social es un engranaje más de la maquinaria asistencial que vela por la salud de todos. Es aquí donde la coordinación con la trabajadora social del centro de salud correspondiente se convierte en la última pieza de este puzle sanitario. Los profesionales de los dispositivos de apoyo de Trabajo Social en Atención Primaria han trabajado de manera presencial durante todo el confinamiento, siendo la red de apoyo formal invisible, junto con otros profesionales, de la crisis sanitaria. Su intervención se ha realizado mediante contacto y seguimiento telefónico por las condiciones exigidas por el estado de alarma, manteniendo las visitas domiciliarias en los casos de especial riesgo social.

En Atención Primaria, las funciones han ido mucho más allá. La coordinadora del dispositivo de apoyo de Trabajo Social del distrito sanitario Sevilla, Bienvenida Oliver, destaca el trabajo de esta unidad en coordinación con servicios sociales en temas como los centros de inmigrantes, los grupos poblacionales de atención social prioritaria y vulnerable como personas mayores, que viven solas sin distinción de edad o con precariedad económica. Además de realizar el seguimiento social de aquellos pacientes que eran dados de alta en los hospitales, los trabajadores sociales también han identificado aquellos casos sin posibilidad de realizar aislamiento preventivo en su domicilio, buscando alojamientos alternativos, han gestionado la información sobre medidas preventivas o coordinado los trámites para la realización de pruebas PCR con el distrito sanitario y las familias.

María de los Ángeles Caballero, es trabajadora social en el centro de salud de El Porvenir y así describe su trabajo en los últimos meses. "Se ha puesto de manifiesto un trabajo que es invisible en la sanidad. Somos la red de apoyo formal más desconocida y que también hemos aportado nuestro granito de arena en esta crisis. Nos hemos tenido que reinventar prácticamente ante una situación nueva en la que, desde el punto de vista asistencial, hemos hecho una labor muy importante, un valor añadido a la asistencia, y así nos lo han reconocido muchas personas y familias", destaca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios