Turismo de cruceros en Sevilla

El 'Sirena' encandila el Guadalquivir

  • Casi mil pasajeros llegan a Sevilla en uno de los mayores cruceros que han hecho escala en la ciudad

  • La embarcación de lujo permanecerá hasta mañana en el Muelle de las Delicias

El crucero 'Sirena', atracado en Sevilla. El crucero 'Sirena', atracado en Sevilla.

El crucero 'Sirena', atracado en Sevilla. / José Ángel García

Comentarios 2

Bermudas, gorra y calzado deportivo. De esta guisa ha llegado Juan Romero al Muelle de las Delicias. Acaba de bajarse del Sirena, un crucero de lujo con casi mil personas a bordo. Más de 500 son pasajeros y 400, tripulantes. De aquí partirá mañana, a las 19:00, rumbo a Gibraltar. Romero nació en Miami. Su familia es originaria de Venezuela. Desempeña labores de informática en la embarcación. “Me encargo de las computadoras”, dice este trabajador, quien en su tiempo de ocio aprovecha para recorrer Sevilla de forma individual. Empleados y pasajeros tienen la posibilidad de hacerlo a través de las 40 excursiones que se ofertan.

La piel de Romero está recubierta de protección solar. Le delata el olor. Se lo ha recomendado a todos los turistas. “Pónganse crema, lleven gorra y botella de agua”. Es una consigna que repite a cada instante, como así hacen también los agentes de la Policía Portuaria, quienes al cabo de los años han acabado aprendiendo idiomas. “No es preceptivo, pero el oficio obliga a ello”, refiere un policía.

Este martes es uno de los días más calurosos del verano. Se esperan máximas por encima de los 35 grados. Las altas temperaturas se convierten en un aliciente para muchos visitantes. Una especie de turismo de aventura para saber hasta dónde aguantan los cuerpos. Romero conoció Sevilla hace un año. Le gustó tanto que ahora quiere recorrer de nuevo sus calles y conocer otras zonas que descartó en 2017. La embarcación reúne a gente de numerosas nacionalidades. Acaba de bajar un matrimonio procedente de Australia. Tomaron un vuelo hasta Lisboa, desde donde partió el Sirena, que bordea toda la península. “¡Hot, very hot!”, contestan con bastante entusiasmo a las preguntas del periodista. Con sombrero y pantalones de lino se disponen a cruzar la amplia avenida que los separa del Costurero de la Reina. Las nubes que cubrieron el cielo por la mañana empiezan a disiparse. El sol hace acto de presencia, lo que obliga a buscar la sombra de los árboles más cercanos.

A las once de la mañana pocos son los que quedan en el barco. “Casi todos han salido ya”, explica un agente. La mayoría ha optado por apuntarse a una de las muchas excursiones programadas. La de mayor demanda es la que incluye la visita a la Catedral y al Alcázar. El binomio monumental que nunca falla. También tiene bastante aceptación la excursión a Córdoba, que contempla la entrada a la Mezquita y el almuerzo en la ciudad califal. Uno de los matrimonios que aún permanece en el crucero viene de Bélgica. Acaban de salir para dar una vuelta a su libre albedrío. No se han apuntado a ninguna excursión. Ni han hecho planes. El objetivo principal hoy es ver el partido que enfrenta a la selección de su país con la de Francia en el Mundial de Rusia. A las 20:00 lo verán en el inmenso bar de la embarcación, que también cuenta con casino, piscina y tiendas.

La mayoría de los cruceristas comen en el Sirena. Lo hacen a una hora bien temprana. A partir de las 12:30 está abierto el servicio. “Son pocos los que deciden quedarse a almorzar o cenar en la ciudad. Este crucero cuesta bastante dinero y los pasajeros suelen venir ya con todas las visitas contratadas”, explica una de las responsables de las empresas encargadas de traer este tipo de turismo a la ciudad. El Sirena es el tercer barco de Oceania Cruises, enseña que ha incluido Sevilla en sus rutas. El primero fue el Náutica, en 2016. Después lo hizo con el Insignia, el año pasado.

Una de las ventajas de atracar en la capital andaluza es hacerlo a pocos metros de sus principales monumentos, algo que sucede en pocas ciudades, lo que facilitó que el pasado ejercicio se registraran 80 escalas en el Muelle de las Delicias. Unas cifras que avalan el auge del turismo de cruceros. Visitas que encandilan el Guadalquivir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios