selectividad · El mejor resultado

A una décima de la perfección

  • María José García, una joven de Espartinas, ha conseguido la nota más alta de Andalucía en la Selectividad. Estudiará Medicina en la Universidad de Sevilla.

Comentarios 10

"Su logro es la recompensa al esfuerzo constante". María José Cebrián habla así de su hija, María José García, una adolescente sevillana que ha conseguido la nota más alta de Selectividad en toda Andalucía: 9,975. El récord no se limita a este número. También ha obtenido la puntuación media más alta entre la calificación en las pruebas de acceso a la Universidad (PAU) y la de la trayectoria académica: 13,895. Con esta nota se queda a una décima del techo de un estudiante de Bachillerato, fijado en 14 puntos.

Esta joven sevillana, vecina de Espartinas, roza la perfección académica. Su expediente, desde la Secundaria, está jalonado de notas que no bajan del 9,8. Los dos últimos cursos de Bachillerato los culminó con una media de 10, matrícula de honor. Pese al excelente currículum académico, María José García habla con total naturalidad del trabajo desempeñado hasta ahora. Incluso, se sorprende que su buena calificación sea motivo de interés. "Cuando dedicas todos los días unas horas al conocimiento no resulta extraño obtener estas notas. Aunque requiere un esfuerzo continuo, te satisface el aprender cosas nuevas y enriquecer el conocimiento", asegura esta joven.

María José estudió los tres primeros cursos de la ESO en el Instituto Lauretum, en Espartinas. Finalizó la Secundaria en el Colegio Internacional Europa, en la misma localidad, donde realizó también el Bachillerato en la especialidad de Ciencias y Salud. Su propósito es estudiar Medicina en la Universidad de Sevilla, aunque reconoce que su vocación no le ha llegado hasta el último momento, fruto de ese carácter "humanista" por el que siente interés por todas las ramas del conocimiento.

"Cuando era pequeña quería estudiar periodismo, pero al final me decliné por todo lo concerciente a la Biología", explica María José, quien no descarta que, una vez que culmine esta carrera, estudie otra. "Me gustaría estar aprendiendo toda la vida, me encanta descubrir cosas nuevas, es con lo que más disfruto", añade.

Para situarse a la cabeza entre los estudiantes andaluces que han realizado la Selectividad, María José no ha tenido que pasarse noches en vela delante de los libros ni renunciar a ciertas horas de disfrute con sus amigos. "Esos sacrificios no son necesarios cuando se desarrolla un hábito de estudios todo el curso", aclara su madre, que alude al hecho de que su hija haya estudiado todos los días una media de tres horas. "Los fines de semana también se preparaba, pero dejando tiempo para la diversión. De esta manera, en las tres últimas semanas sólo ha tenido que dedicar tiempo para repasar el temario", apostilla.

Esta dedicación continua no sólo la aprendió en las aulas. La futura estudiante de Medicina llevaba la lección bien aprendida desde casa. "Mis padres me han criado siempre en la cultura del esfuerzo, de ponerle tesón y constancia para lograr los objetivos que te plantees", asegura María José, que defiende a los jóvenes de su generación: "No siempre se habla bien de nosotros, pero yo tengo muchos amigos que ponen el mismo empeño para labrarse un futuro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios