Sevilla

La desescalada se enturbia en el Virgen del Rocío con acusaciones a su cúpula

  • El Sindicato Médico denuncia "graves irregularidades" en nombramientos por incompatibilidades 

  • El hospital reafirma su "validez" y esgrime "medidas inmediatas" ante la pandemia

Una sanitaria en la entra del Hospital Virgen del Rocío.

Una sanitaria en la entra del Hospital Virgen del Rocío. / Juan Carlos Vázquez

Malestar entre los médicos  por algunos recientes nombramientos en la cúpula directiva del Hospital Virgen del Roció.  La denuncia la hizo este martes el Sindicato Médico de Sevilla que acusó  al centro de "graves irregularidades" en las designaciones de la actual directora médica  y el subdirector médico del Hospital de Rehabilitación y Traumatología y  subdirector médico del Área Quirúrgica.

 Al respecto, el SMS asegura haber solicitado una explicación a la dirección gerencia del centro el pasado 2 de junio, con cuya respuesta, facilitada por el hospital ocho días después, considera "no se despejan las dudas" sobre esas supuestas ilegalidades "ni se muestra dispuesto a subsanarlas" por lo que exige "una rectificación urgente" y amenaza con emprender "acciones judiciales".

Tras esta situación que, según el sindicato, "podría suponer graves vulneraciones" de las diversas normas que regulan los nombramientos de los cargos intermedios y directivos y que fijan su régimen de incompatibilidades, el hospital se defendió de las críticas reafirmando la "validez" de esas designaciones, esgrimiendo "medidas inmediatas" por la pandemia, y lamentó el "lanzamiento de acusaciones carentes de validez legal" por parte del Sindicato Médico.

En concreto, la denuncia pública del SMS se refiere a los cargos que actualmente ostenta la doctora Rosario AmayaDirectora Médica del hospital y directora de la Unidad de Cuidados Intensivos, dirección esta última de la que se ocupa "en funciones" según ha sido manifestado por ella misma en actos recientes y corroborado por el gerente Manuel Molina en la respuesta otorgada al sindicato. No obstante, desde el Sindicato Médico de Sevilla subrayan que el denominado "encargo complementario de funciones" limita la "acumulación de funciones" a los cargos intermedios y establece que únicamente puede ser realizada por "personal que ocupa puestos básicos u otros cargos intermedios", no por personal que ocupa puestos directivos, según aseguran recoge el artículo 2.1 de la Orden de 5 de abril de 1990. "Salvo que la doctora Amaya contase con una previa y expresa autorización de compatibilidad, estaría incurriendo en una grave y manifiesta incompatibilidad. Por su parte, el centro estaría incumpliendo su obligación de proceder a la provisión de la vacante de un cargo intermedio por el procedimiento legalmente previsto (art. 10 y 70 del Estatuto Básico del Empleado Público). A lo que se suma la imposibilidad de desarrollar adecuadamente, de forma simultánea, la dirección médica de una empresa de 8.500 trabajadores y la dirección de la mayor UCI de Andalucía", denuncia el sindicato.

Matiz que fuentes del hospital han aclarado en declaraciones a este medio "está así suscrito por la dirección gerencia del SAS con fecha 18 de noviembre de 2019". "Esto responde al procedimiento descrito en el Decreto 75/2007, de 13 de marzo del 2007, por el que se regula la provisión de puestos directivos y cargos intermedios de los centros sanitarios del SAS, siguiendo los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad", ha explicado el centro.

Más allá, el SMS asegura que el nuevo nombramiento no habría sido publicado en el BOJA. "Lo que incumple la obligación de la Administración de dar publicidad al nombramiento", recoge el comunicado. Al respecto, la añaden las mismas fuentes hospitalaria, "se trata de un acto administrativo que no afecta a su validez".

La respuesta del hospital destaca el hecho de que, como consecuencia de la pandemia por el Covid-19, "se hayan tomado medidas de carácter inmediato". En ese contexto, la doctora Amaya Villar "ha asumido la coordinación y la organización de la Unidad de Cuidados Intensivos por ser clave en la gestión sanitaria de este problema de salud pública y afectar al trabajo del resto de profesionales del hospital". De hecho, los "buenos resultados asistenciales logrados en esta área han sido cruciales para la recuperación posterior de los pacientes en la planta, su alta definitiva y curación".

Asimismo, desde el centro hospitalario se destaca que la doctora Amaya Villar es especialista en Medicina Intensiva y suma más de 20 años de experiencia en la atención de los pacientes críticos. Además, ha liderado junto a la gerencia del hospital el plan de contingencia del Virgen del Rocío, en el que se señalaba la gestión de su Unidad de Cuidados Intensivos y las Urgencias como "piedra angular" del proceso de asistencia a las personas contagiadas que se encontraban en una situación de salud muy grave.

"El Virgen del Rocío ha sido el primer hospital público de Sevilla en dar de alta a todos los pacientes infectados, a pesar de que su área de influencia y volumen es mayor que el resto de los centros. Esta gestión de la pandemia ha requerido el apoyo y refuerzo por parte de otros profesionales de referencia en otros ámbitos".

En este contexto, el hospital explica otra de las supuestas irregularidades denunciadas por el sindicato. Es el caso del doctor Daniel Díaz que ejerce desde hace semanas los cargos de Subdirector Médico del Hospital de Rehabilitación y Traumatología y de Subdirector Médico del Área Quirúrgica. "Como en el caso anterior, estos nombramientos, que tampoco han sido publicados en el BOJA, no se han ajustado al procedimiento legalmente establecido". En este caso, el Sindicato Médico asegura que el de Subdirector de Área Quirúrgica sería un puesto directivo de "nueva creación" y como tal "antes de ser ocupado, debe ser creado por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía (art. 55 y 61.6 de la Ley 2/1998, de 15 de junio, de salud de Andalucía), dado que el director gerente carece de competencia para hacerlo. Esta ampliación de la plantilla orgánica requeriría el informe previo del órgano de participación y representación (art. 37. 1. c y m del Estatuto Básico del Empleado Público) y estudios funcionales, de cargas de trabajo y dimensionamiento de plantilla, así como memoria económica presupuestaria, objeto de informes por los respectivos órganos competentes y ninguno de estos requisitos, hasta donde sabemos, se ha cumplido", denuncia.

"El doctor Díaz ha asumido funciones provisionales de coordinación del área quirúrgica al encontrarse vacante esta dirección cuando se decretó el estado de alarma", explica el centro. En todo este tiempo "está a disposición del equipo directivo desarrollando tareas de coordinación de recursos sin percibir retribución complementaria", hasta que se provea por el procedimiento establecido en el capítulo II del Decreto 75/2007 anteriormente mencionado el puesto de Subdirector Médico del Área Quirúrgica.

Por último, el Sindicato Médico se cuestiona "cuáles van a ser la competencias" de la recién nombrada Subdirectora Médica de Salud Mental, la doctora Jaqueline Mayoral. "Una vez más, nos encontraríamos ante un puesto directivo nuevo, que no figura en la plantilla orgánica y que habría sido creado por un órgano manifiestamente incompetente, la dirección gerencia, y cuyo desempeño habría sido encomendado  sin respetar el procedimiento reglamentario y sin publicación en el BOJA. De hecho, no están claras cuáles van a ser las competencias de este nuevo cargo directivo, más allá de las llevadas a cabo por el Jefe de Servicio de la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental, ocupada por el doctor Benedicto Crespo", añaden.

Ante esta situación, añade el SMS, "resulta desolador comprobar que todo sigue igual", haciendo referencia a la "ilusión por el cambio en el modelo de gestión", tras las pasadas elecciones autonómicas. "Se ha dado paso a la más profunda decepción", manifiesta el sindicato a través de un comunicado.

"En lugar de premiar la capacidad y el esfuerzo de los profesionales, ofreciéndoles la posibilidad de progresar a través de procedimientos transparentes y justos, en nuestros centros se sigue accediendo a los puestos de responsabilidad por medios opacos, ideológicamente sesgados y fraudulentos en el fondo y en la forma", concluye el escrito. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios