Sevilla

Un discapacitado denuncia a Tussam por discriminación en la bolsa de empleo

  • El joven, con dolencia de columna, demanda a la empresa por infringir las bases de la convocatoria.

Un bus de Tussam. Un bus de Tussam.

Un bus de Tussam. / belén vargas

Daniel Prada, un joven desempleado alcalareño de 34 años con una discapacidad del 33% (artrodesis ortolumbar de columna) causada por un accidente laboral cuando trabajaba en la construcción, ha denunciado a la empresa Tussam por supuesta "discriminación" en el acceso a una de las 100 plazas de conductor convocadas para la bolsa de empleo, concretamente a una de las dos reservadas para discapacitados.

Prada, padre de dos hijos pequeños, ha presentado una demanda social contra Tussam -el juicio se ha fijado para el 16 de mayo de 2018- contra el acuerdo de 18 de marzo de 2016 del tribunal de examen por entender que este infringió las bases quinta y sexta de la convocatoria, puesto que "la deficiencia causante de su discapacidad es compatible con las tareas propias del puesto de conductor en Tussam y, por tanto, no se le puede excluir del reconocimiento médico del proceso porque así lo establecen las bases". "Tengo que gastarme el dinero en un abogado para defender mis derechos", lamenta el joven, que interpuso una demanda de conciliación en Tussam en diciembre de 2016.

El denunciante alega que su dolencia no le incapacita para el puesto y así lo acredita el certificado del Centro de Valoración de Incapacidades de la dirección provincial de INSS y el certificado de capacitación para el puesto de conductor emitido por la Consejería de Igualdad.

Prada relata que en las primeras pruebas (teórica y de adecuación del candidato al puesto) resultó apto. En la segunda fase, tras un reconocimiento médico por facultativos de Sanesco, contratados por Tussam, el 14 de marzo de 2016 resulta no apto en las calificaciones provisionales de esas pruebas con el argumento de que presenta artrodesis ortolumbar de columna, incluida en el cuadro de exclusiones recogido en el anexo I de las bases, apartado 3 (motilidad de columna vertebral). El denunciante asegura que se le declaró no apto pese a que en el reconocimiento médico del 8 de marzo de 2016 se dice que su dolencia de columna no tenía manifestaciones de efectos limitativos en la actualidad.

El Ayuntamiento de Sevilla expuso este lunes, a preguntas de este diario, que Prada no pasó el reconocimiento médico por no cumplir los requisitos, dado que "los criterios médicos para ser conductor de un transporte público son muy exigentes" y "es el tribunal el que hace el dictamen final".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios