Sevilla

Un equipo médico de Urgencias sufre amenazas de muerte en Torreblanca

  • Un médico, un celador y un enfermero sufren los insultos de un individuo que chocó una moto cerca del centro · Es la segunda agresión en un ambulatorio este verano

Comentarios 13

Un equipo de Cuidados Críticos y Urgencias integrado por un celador, un enfermero y un médico sufrieron amenazas de muerte en el centro de salud de Torreblanca la madrugada del pasado lunes. Los hechos ocurrieron a las 2:30. Los profesionales se encontraban trabajando de guardia en el ambulatorio cuando escucharon un fuerte impacto en el exterior del centro. Al salir para comprobar lo que ocurría, los profesionales del SAS se percataron de que un individuo chocó la motocicleta que conducía contra un vehículo, propiedad de un enfermero. Tras comprobar que el individuo no sufrió lesiones, el equipo médico trató de pedirle explicaciones sobre lo ocurrido. En ese momento, "el equipo de Urgencias comenzó a sufrir insultos y amenazas de muerte del individuo", explicó ayer Fernando Castelló, presidente de la sección de Sanidad del sindicato CSI-F. Poco después de que el presunto agresor se fuera del lugar, reapareció acompañado por varios familiares. La mujer del presunto agresor trató de mediar en el conflicto, pero "las amenazas persistieron".

El grupo continuó insultando al equipo de Urgencias e incluso amenazó a los tres profesionales para tratar de que no presentasen una denuncia, añadió el responsable de Sanidad del CSI-F. Horas después de los hechos, el lunes por la mañana, los tres profesionales presentaron una denuncia ante el Servicio Andaluz de Salud, que activó "de inmediato" el protocolo para abordar los casos de agresiones a facultativos, explicaron ayer fuentes de la Delegación Provincial de Salud. Según se establece en este protocolo, el SAS ofrece asesoría jurídica, asistencia psicológica y facilidades a sus empleados para presentar una denuncia ante el juzgado. De momento, los profesionales se han abstenido de iniciar un proceso judicial por temor a represalias. Pero en el caso de que no la cursen, "el CSI-F incoará el procedimiento judicial como acusación particular", comentaron ayer desde el sindicato.

Uno de los miembros del equipo médico ya ha solicitado al SAS el traslado de su puesto de trabajo a otro centro sanitario. Hoy jueves, los tres profesionales agredidos tienen previsto reunirse con el responsable de Personal del Distrito Sanitario Sevilla para estudiar las medidas a adoptar y los posibles traslados a otros puntos de Urgencias.

Se trata de la segunda agresión sufrida por un facultativo en su puesto de trabajo este verano. El pasado 16 de julio, el médico Emilio Tortosa denunció las amenazas que sufrió de un paciente en el centro de salud de San José de Palmete. El presunto agresor exigió a Tortosa una receta para un tranquilizante y al verse obligado a esperar su turno, el individuo optó por amenazar e insultar a su médico acompañado por varios familiares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios