Sevilla

Cuando expresarse cuesta 600 euros

  • La Gerencia de Urbanismo ha impuesto una multa a dos hermanos por adornar los balcones y la fachada de su casa de la calle San Eloy con diversas manifestaciones artísticas críticas y reivindicativas

Comentarios 33

¿Expresión artística o publicidad? La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha emitido una multa contra los hermanos Martín Iglesia, Raimundo y Juan Carlos, por adornar los balcones y la fachada de su vivienda de la calle San Eloy con diversas instalaciones reivindicativas y transgresoras que, entre otros motivos, hacían referencia a la crisis económica que atraviesa España. "Ellos dicen que es publicidad y yo les aseguro que es arte. Me pueden creer o no, pero esto es mi casa. Igual que hay gente que cuelga un Papa Noel en Navidad nosotros nos expresamos de esta manera", explica Raimundo, conocido como Mundi.

Durante un año y medio los montajes de estos artistas han dado la vuelta al mundo. Temas como el zapatazo a Bush, el conflicto entre israelíes y palestinos o las apreturas económicas de los ciudadanos han centrado unos mensajes que han llegado a estar en las rutas de los principales guías turísticos de la ciudad: "Nuestro arte ha salido en todos los medios escritos y audiovisuales. Hasta la CNN ha estado aquí grabándonos. Todos los días venían turistas a tomar fotografías. Yo estaba muy orgulloso porque la gente apreciaba lo que hacíamos".

Hace unos meses recibieron una comunicación de Urbanismo en la que se les pedía que retiraran las instalaciones por considerarlas publicidad. "El inspector me dijo por teléfono que había una denuncia. Me dieron un plazo para quitarlo y así lo hicimos al día siguiente. Lo que me extrañó es que luego haya llegado la multa. A lo mejor estoy incumpliendo la ley, pero, entonces, la pregunta es: ¿Qué tengo que hacer para poder llevar a cabo este tipo de expresión artística? Y que quede claro que no me niego a pagar la multa, si ése es el correctivo que hay que rendir", revela Mundi.

Numerosos ciudadanos han mostrado su apoyo a estos creadores. En su página de Facebook, Mundi ha recibido el respaldo de muchas personas y colegas de profesión. Incluso de abogados que se han ofrecido de manera gratuita para recurrir la multa. Algunos comerciantes de la calle y los trabajadores de la delegación de Cultura de la calle El Silencio les han animado: "Nunca hemos tenido problemas con ellos. En broma comentábamos que iban a tener que poner un punto de interés turístico en la fachada por la cantidad de personas que venían".

Los mensajes de Mundi y Juan Carlos son a la par simpáticos y transgresores. Políticamente incorrectos, aunque ni en broma quieren pensar en que esto sea una censura: "Jamás saldría de mi boca decir eso. Ni tampoco señalar que están limitando nuestra creatividad y la libertad de expresión. Lo que me da coraje es que en vez de recibir apoyo nos sancionan".

En la fachada del número 17 de San Eloy se han podido ver huesos de jamones limpios que evocaban una Feria de Abril con apreturas y sin poder disfrutar de este manjar ibérico. "Los metimos en agua caliente para que se quedaran pelaos". La playa con el lema "con crisis y sin toalla, pero nos vamos a la playa", fue otra de las instalaciones estrella.

Mundi, cristiano y hermano del Silencio, aunque alguna de sus creaciones no haya gustado demasiado a los cofrades, como todos los artistas, tiene su conciencia social que le empuja a denunciar lo que ocurre a su alrededor. "Primero tenemos que arreglar lo nuestro. No están bien que envíen un crematorio a Cuba y aquí cueste 3.000 euros una incineración. Yo no voy a dormir en el suelo para que tú duermas en un colchón. Nos apretamos y dormimos los dos". En su perfil de Facebook se define a sí mismo como el rey republicano, "porque en mí caben todas las ideas, pero tengo mis preferencias como todos: creo en España, no en los nacionalismos. Estoy en contra del aborto... ahora mismo apoyo más a Juan Ignacio (Zoido), pero si mañana mete la pata, le meteré caña. Ya sé que me costará 600 euros". Sin casarse con nadie revela que los suyos son los que hacen bien su trabajo. "Mi abanico es tan variado que hay matices de derecha, de izquierda, de ultra izquierda y de extrema derecha".

A pesar de la multa, los hermanos Martín Iglesia no renuncian a expresarse artísticamente y señalan que en Sevilla hay problemas urbanísticos más importantes que quitar unas esculturas de la fachada de su casa: "Sólo hay que darse una vuelta por el Paseo Juan Carlos I y ver el estado tan lamentable en el que está. El otro día me crucé con un grupo de turistas y tuve que agachar la cabeza de vergüenza".

Cuando pase el puente del Pilar, Mundi tiene previsto ir a Urbanismo a aclarar el asunto. Mientras tanto, habrá que esperar a la próxima instalación artística de estos dos hermanos que a buen seguro dará mucho que hablar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios