Sevilla

El futuro de las Fiestas de Primavera se decidirá la próxima semana

  • Espadas ha esperado a las últimas medidas de la Junta para reunirse con Salud

Ambiente en la portada de la Feria de Abril de 2019.. Ambiente en la portada de la Feria de Abril de 2019..

Ambiente en la portada de la Feria de Abril de 2019.. / Juan Carlos Vázquez

El futuro de las Fiestas de Primavera de 2021 dejará de ser una incógnita la próxima semana. El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, anunció ayer que esperará a las decisiones que tome la Junta de Andalucía para la Navidad y, conforme a las medidas que anuncie, se reunirá con la Consejería de Salud y Familias para abordar la Semana Santa y la Feria del año que viene.

Espadas explicó que toda decisión que se tome al respecto ha de contar con el escenario sanitario que marquen las autoridades. Por tal motivo, considera que no puede hablarse aún de las celebraciones que tendrán lugar en la capital andaluza en el segundo trimestre de 2021, cuando todavía no se conocen las circunstancias en las que se desarrollarán las inminentes fiestas navideñas.

El alcalde y el Ateneo perfilan los actos que se pueden celebrar la tarde del 5 de enero

La Junta desveló ayer las medidas a tener en cuenta en Navidad, que todo hace prever que sea muy distinta, en cuanto a libertad de movimientos y reuniones, a las que se han conocido años anteriores. Una vez detalladas, el Ayuntamiento mantendrá un encuentro con la Consejería de Salud y Familias en el que se tomará una decisión respecto a la Semana Santa y la Feria de 2021, unas fiestas que, por sus especiales características, requieren ser preparadas con varios meses de antelación.

Debe recordarse que, después del verano, Espadas marcó el final de presente año como fecha límite para conocer el futuro de las Fiestas de Primavera de 2021, un plazo que volvió a recordar recientemente, cuando informó de que la decisión se tomaría tras el puente de la Inmaculada. El Domingo de Ramos de 2021 será el 28 de marzo y la Feria de Abril debería comenzar 20 días después, el 18 de abril. Se trata de fechas que coinciden con el periodo de vacunación contra el Covid, que, presumiblemente, comenzará en Andalucía a mediados de enero, por lo que resulta difícil imaginar que tales celebraciones masivas se puedan desarrollar en su formato tradicional, pues aún quedará bastante población sin inmunizar.

El Arzobispado de Sevilla se ha adelantado ya a una más que previsible suspensión de las cofradías la próxima Semana Santa, motivo por el cual el delegado diocesano de Hermandades, Marcelino Manzano, en la reunión mantenida el pasado sábado con los consejos locales de cofradías, advirtió que, en caso de que finalmente no hubiera cortejos penitenciales el próximo año en la capital hispalense (algo que habrá de acordarse entre el Ayuntamiento, el Arzobispado y el Consejo de Cofradías, como se hizo el pasado marzo), tal medida se aplicará en todos los municipios de la provincia. Una suspensión para la que Manzano propone la fórmula de decreto arzobispal.

La Feria de Abril correría la misma suerte, a no ser que el gobierno local plantee su aplazamiento a otra fecha, como ya intentó este año, una opción que finalmente tuvo que descartar ante la prolongación de la pandemia. En este punto, el portavoz del PP, Beltrán Pérez, declaró en una entrevista a este periódico que, si las circunstancias sanitarias lo permitiesen, apoyaría este traslado, especialmente para salvar al sector hotelero y de restauración, que vive una de sus épocas más aciagas desde que se desató la crisis del coronavirus.

Prueba de esta nefasta situación es el reciente puente de la Inmaculada, en el que las restricciones sanitarias establecidas han provocado una fuerte caída de ingresos en bares (respecto a las mismas fechas de años anteriores) y a que muchos hoteles permanezcan cerrados ante la falta de visitantes. Se trata del puente festivo más importante para el sector turístico, que prácticamente ha desaparecido de la ciudad desde que se establecieron las últimas restricciones por parte de la Junta.

Por otro lado, Espadas informó de que mantiene conversaciones con el Ateneo para las actividades que puedan desarrollarse la tarde del 5 de enero, cuando tiene lugar la tradicional Cabalgata de Reyes Magos, que este año no podrá celebrarse en su modelo habitual para evitar aglomeraciones. Tanto el alcalde como la Docta Casa han esperado a las medidas que anunció ayer la Junta para tomar una decisión sobre esta jornada tan especial para los niños las próximas fechas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios