Accidente en Punta Cana

"Con la niña gritando de dolor, nos pedían cien euros para que la viera un médico"

  • Una menor sevillana se rompe las manos en un accidente en el aeropuerto internacional de Punta Cana

  • Le diagnosticaron un esguince y tenía dos fracturas y voló de vuelta con un cartón y una venda floja

El parque infantil del aeropuerto de Punta Cana en el que se produjo el accidente. El parque infantil del aeropuerto de Punta Cana en el que se produjo el accidente.

El parque infantil del aeropuerto de Punta Cana en el que se produjo el accidente. / M.G.

Comentarios 21

Una niña sevillana de seis años se rompió las dos manos al caerse en un parque infantil del aeropuerto internacional de Punta Cana, media hora antes de embarcar en el vuelo que la traería de regreso a España con su familia tras pasar nueve días en la República Dominicana. La familia denuncia que le exigieron cien euros antes de que un médico viera a la niña y que después fue mal diagnosticada. 

Los hechos ocurrieron sobre las siete de la tarde hora local del 12 de julio, mientras la niña esperaba el vuelo de regreso jugando en una zona de columpios que hay en el aeropuerto internacional de Punta Cana. La menor estaba colgada de una barra que está situada a una altura demasiado elevada del suelo y se cayó. Al apoyar las manos, el impacto le causó sendas fracturas.

El padre de la menor solicitó la presencia de un médico en el aeropuerto, pero sólo consiguió hablar en un principio con una enfermera, que simplemente le miró las manos y llamó por teléfono a una médica. "Con la niña gritando de dolor, la enfermera nos dice que si queremos que la vea la médica tenemos que pagar cien euros. Yo le digo que no sé si llevo encima en ese momento esa cantidad, la enfermera se lo traslada a la médica y ésta responde que en el aeropuerto hay cajeros automáticos que expiden euros", relata el padre de la menor a este periódico. 

Finalmente lograron reunir la cantidad sin necesidad de recurrir al cajero. "Aceptamos y apareció la médica. Yo llevaba ochenta euros en billetes y el resto en monedas. Se las di y me dijo que con eso valía. No le hizo ninguna prueba a la niña, simplemente le examinó las manos y dijo que tenía un esguince en cada una. Y ahora, ante nuestra sorpresa, le coloca unas vendas flojas y recorta un trozo de cartón de una caja y se lo pone encima, supuestamente para inmovilizarle las manos".

Al llegar a España, los padres llevaron a la niña a un centro médico donde le diagnosticaron ambas fracturas. Un brazo se le ha escayolado y el otro se le ha dejado libre para no tener ambas manos inmovilizadas y porque la fractura en esta extremidad es menor que en la otra. 

La familia lamenta el trato recibido en el aeropuerto internacional y no entiende por qué se les pidió dinero antes de que se les atendiera, cuando tenían contratado un seguro médico de viajes que se ha encargado de pagar la factura. Por cierto, que la factura se la hizo por ochenta euros, lo que había en billetes. "Le dije que le había pagado más en monedas y me dijo que a lo mejor eso no lo iba a poder cambiar. Pero se lo guardó igualmente".

Los padres de la menor afectada están preparando un escrito de protesta que presentarán ante el Consulado de la República Dominicana en Sevilla. "Nos sentimos estafados, queremos que todo el mundo sepa lo que puede pasar cuando viaja allí. Nos querían sacar el dinero en todo momento. Incluso no paraban de decirnos que la niña tenía que ir al hospital, lo que hubiera supuesto una factura mucho mayor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios