Auge hotelero casco antiguo

Un hotel de cuatro estrellas abrirá cerca del Duque

  • El establecimiento contará con dos plantas, 15 habitaciones, coctelería y salón multiusos

  • Se instalará en un edificio regionalista que contará con un diseño nórdico en su interior

Comentarios 3

Un nuevo hotel junto a la Plaza del Duque. Este lunes comienzan las obras de reforma en el edificio enclavado en el número 4 de la calle Monsalves para su conversión en un establecimiento hotelero. El alojamiento hotelero contará con cuatro estrellas y 15 habitaciones que se distribuirán en planta baja y dos en altura. La superficie construida en el inmueble levantado hace más de un siglo asciende a 1.021 metros cuadrados.

El proyecto sobre esta céntrica antigua vivienda regionalista plantea su rehabilitación, ya que se encuentra en estado de ruina. Las arquitectas Marta Santana y Kiran Vasnani apuestan por mantener la estructura y morfología original, así como las características formales propias de una casa señorial. Las habitaciones del establecimiento hotelero estarán repartidas entre dobles y suites junior, distribuidas en la primera y segunda planta. El hotel boutique contará con un gran patio interior fiel reflejo de la arquitectura de la época. Se encuentra en un estado deplorable.

La planta baja del futuro hotel albergará una zona de cafetería, una coctelería y un salón de usos múltiples donde se podrán desarrollar diferentes actividades, cursos y sesiones de cine, todo ello pensado para compartir experiencias entre el viajero y los vecinos. Estará situado al fondo del establecimiento. La promotora estima que los trabajos tendrán una duración superior al año y medio tras una inversión que podrá llegar hasta los dos millones. El inmueble se encuentra en ruinas salvo la fachada, que se mantendrá en su integridad. En el interior se alternan los espacios apuntalados para evitar su derrumbe con salas afectadas por las intensas lluvias de las últimas semanas y la carcoma, un insecto cuyas larvas roen y taladran la madera produciendo a veces un ruido perceptible.

"Tradición local, autenticidad y comodidad se aúnan para ser la tendencia hotelera que caracteriza el diseño de este espacio funcional, donde darán lugar el estilo nórdico caracterizado por la sencillez y los materiales de gran calidad, siempre respetuosos con el medio ambiente, y la solera de la arquitectura sevillana que mezcla ladrillo y agua para dar frescor a sus soleados días". El estudio de arquitectura e interiorismo que se encuentra al frente del proyecto es Ó! Estudio, que cuenta con la colaboración de Adolfo Pérez Arquitectura, otro estudio sevillano. Una de las peculiaridades que tendrá el hotel será un sistema de climatización con techo radiante que se aplica desde los años cincuenta en países como Holanda o Alemanía. Está indicado para locales de techo alto, ya que evita el problema de la estratificación y ahorra hasta un 46% de energía frente a los sistemas convencionales.

Desde comienzo de este año, la Gerencia de Urbanismo ha otorgado varias licencias para otros proyectos hosteleros. Un edificio regionalista trazado por Espiau en 1930 en la calle Ortiz de Zúñiga se convertirá en un hotel de lujo con 35 habitaciones, restaurante y piscina. Las obras en este inmueble cercano a las setas, zona de moda en la ciudad, ya está en marcha. La superficie construida será de 2.428 metros cuadrados y el edificio conservará las fachadas, las primeras crujías, los patios principales, la disposición de las escaleras y la cubierta. En la Gerencia también se encuentra ya el proyecto para convertir en un hotel de cinco estrellas el edificio de El Corte Inglés de la Plaza de la Magdalena. Se trata de otro enclave privilegiado en el entorno de la milla de oro comercial y muy cerca de la zona monumental. Los promotores de este establecimiento, que suma 54 habitaciones, son Javier Hidalgo y Rosauro Varo.

A principios de 2018 arrancaron las obras de ampliación y reforma en el número 29 de la calle Cerrajería, un inmueble que durante muchos años acogió los populares recreativos Las Vegas, para su conversión en establecimiento hotelero. El alojamiento, prácticamente en la esquina con la calle Sierpes, contará con dos estrellas y 17 habitaciones que se distribuirán en planta baja, dos en altura y un ático. La superficie total de la parcela es de 340 metros cuadrados, mientras que la superficie construida asciende a 821 metros cuadrados. Tras muchos años cerrado, el edificio de los recreativos Las Vegas contará con un nuevo uso residencial público. La comisión ejecutiva de Urbanismo dio la oportuna licencia de obras el pasado 31 de enero al proyecto presentado por Systems Centros de Formación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios