Sevilla

Con la magia a todas partes

  • Una nueva generación de jóvenes magos sevillanos intenta abrirse hueco en el panorama nacional

Comentarios 6

Pocos espectáculos como la magia siguen fascinando a niños y adultos tras años de tradición. Prueba de ello es el auge de esta disciplina en Sevilla, que da pie a un festival internacional coordinado por Mario el Mago, y la consecuente nueva generación de jóvenes magos que ha tomado la ciudad. "Esto lleva siglos escrito. Los libros de cartas tienen más de 200 años y siguen usándose en la actualidad. Apenas hay nuevos trucos, casi todo son revisiones de trucos ya existentes que se mejoran", explica Daniel Ramírez, cuyo seudónimo de mago es Dani Correcto. "Pero si no eres mago y te pones a leer un libro de magia te aburres, no entiendes nada", replica el también mago Javier Abascal. De ahí que la gente desconozca los trucos.

Ante esta situación, es imprescindible que los nuevos magos impriman su propia personalidad a las viejas técnicas. "Dos magos pueden hacerte el mismo truco de forma totalmente distinta. Es cuestión de presentación", cuenta Daniel. "Para aprender lo más importante es leer. Cuando ves a alguien hacer magia tiendes a copiar su estilo. Sin embargo, si simplemente lees y lo asimilas, puedes darle tu personalidad", matiza. Los maestros, antaño imprescindibles, pierden parte de su importancia en la sociedad de la información. "Es bueno que alguien te apadrine, te enseñe y te aconseje, pero antes, sin internet, era totalmente imprescindible", cuenta Fernando, el Mago Efe.

A Fernando la afición por la magia le viene de niño. Empezó con Magia Borrás, "todas las Nocheviejas hacía una actuación para mi familia. Hace unos cinco años vi a un mago en directo y empecé a buscar información por internet, a leer y a aprender por mi cuenta. En la Escuela de Ingenieros conocí a otros magos y comencé a aprender de verdad. Viendo a otros te das cuenta de todos tus fallos". Sin embargo, el autoaprendizaje no resultó tan efectivo para Daniel, quien reconoce que, tras comprar varios cursos de magia, lo dejó "porque era frustrante".

Defienden la construcción de sus propios trucos "intentando usar materiales comunes. Usar cosas de diario hace que todo sea más creíble", explica Dani. "Lo de las tiendas es algo muy moderno", puntualiza el Mago Efe, para quien la clave del éxito está en ser un mago con recursos. "El aprendizaje es parecido a tocar la guitarra. Vas aprendiendo acordes y los combinas para hacer tus composiciones. En la magia vas aprendiendo recursos con los que crear tus propios juegos".

Para los que quieren adentrarse en este mundo "los juegos más fáciles son los llamados juegos matemáticos. Uno puede hacerlos sin preocuparse de la técnica, para centrarse en la presentación", cuenta Dani. "Los más complicados son los de manipulación", según Fernando. Javier puntualiza que "hay cosas que son muy difíciles pero el efecto resultante es débil, y otras fáciles son más espectaculares. A veces te complicas la vida por algo que luego el público no va a apreciar".

Ensayan tanto como un músico o actor, pero lamentan la poca promoción que tiene la magia en Sevilla, cosa contradictoria con que "luego actúas en cualquier sitio y la gente se acerca a interesarse por tu magia", comenta Fernando. "En Madrid los magos actúan en teatros y aquí apenas se nos deja en bares", concluye. "Vienen los mejores magos de España y la gente no sabe quiénes son. Sólo conocen a Tamariz porque es gracioso y sale en la tele, cuando es una de las figuras de la magia mundial". Eso sí, mejor no les hablen de hipnosis. "La hipnosis es una ciencia o paraciencia y no tiene nada que ver con la magia. El mentalismo sí es una rama de la magia", exclaman.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios