Licencia para rezar Abril o mayo, fechas para la apertura de la capilla de los seguidores de José Smith

La metáfora de los Últimos Días

  • Los mormones de Sevilla entregarán al Ayuntamiento el local que ocupan en Nervión · El nuevo edificio de San Lázaro responde a su expansión y a la "ley del diezmo" con la que se autofinancian

Comentarios 1

"A nosotros también nos ha costado mucho, no ha sido fácil. No sé qué problemas habrá tenido la comunidad musulmana de Sevilla con la mezquita. Esta sociedad por lo general le tiene miedo a lo desconocido". José Luis Blanco Nieves, 48 años, es representante de los mormones en Sevilla, y confía en que "para abril o mayo" se abra la capilla -"no es un templo, por mucho que se empeñen"- que en terreno cedido por el Ayuntamiento se construye con algún retraso en la rotonda de San Lázaro, junto al cementerio de San Fernando. La última cesión, según fuentes municipales, para edificios de uso religioso.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, nombre con el que en 1830 la fundó José Smith "para diferenciarla de la Iglesia de los primeros días", tiene dos capillas en Sevilla, una en Montesión y otra en la calle Santo Domingo de la Calzada. Ésta última, con 600 metros cuadrados de superficie, se la entregarán los mormones al Ayuntamiento como compensación por la cesión de los terrenos.

La empresa constructora ya hizo para esta misma iglesia laica capillas en Granada, Azuqueca de Henares (Madrid) y la reforma de un local en Carabanchel. José Luis Blanco, sevillano de Triana, se bautizó según el rito mormón en septiembre de 1981 en un antiguo garaje de la calle Almadén de la Plata. Fue misionero. Reyes, su esposa, fue misionera en Nevada. "Mi única esposa, que quede claro, porque siempre sale el tema de la poligamia, que está completamente prohibida en nuestra iglesia y los que la practican cometen apostasía y son excomulgados. Sí es cierto que en los primeros tiempos existió, como también la practicaron según las Escrituras Abraham, Isaac o Jacob".

La nueva capilla costará en torno a los cuatro millones de euros; tiene una superficie de 2.212 metros cuadrados y un aforo para 542 personas. Su construcción responde, según Blanco, a "la expansión, a nuestra autosuficiencia económica. En la iglesia no cobramos. Nos regimos por la ley del diezmo para nuestro sostenimiento, es decir, el 10% de nuestros ingresos van a la iglesia". El 10% de lo que Blanco, médico de profesión, ingrese por su trabajo como informático del distrito sanitario Sur; o José Luis Anta como corredor de seguros; o Ricardo Freire en la fábrica de maquinaria de aceitunas donde trabaja. Son presidente, primer y segundo consejero de la estaca de Sevilla, denominación de cada una de las unidades supraprovinciales.

"La estaca era lo que unía las cuerdas y lonas del tabernáculo portátil que llevaba el pueblo de Israel cuando caminaba por el desierto". En Andalucía existen las estacas de Sevilla, Granada y Cádiz, mientras que la unidad que acoge a los misioneros se encuentra en Málaga, con mandato orgánico sobre las ocho provincias andaluzas y las Islas Canarias. Pablo, de 20 años, y Daniel, de 19, los dos hijos varones de José Luis Blanco, están de misioneros en Idaho y en Salt Lake City, Utah, respectivamente. Cuando regresen de sus misiones respectivas proseguirán sus estudios: Pablo se prepara para ser bombero; Daniel estudia Ciencias Medioambientales en la Olavide.

Ayer actuó en el Teatro Central de Sevilla el grupo Low, cuyos integrantes Alan Sparkhawk y Mimi Parker profesan el credo mormón. En Sevilla hay unos doscientos bautizados y tienen cinco obispos: dos en la capital, el resto en Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra y el Aljarafe. "A monseñor Amigo no lo conocemos".

La futura capilla acogerá iniciativas de los seguidores de aquel granjero de Vermont, José Smith, que encontró un pasaje en la Biblia (Santiago, 1, 5) que le sacó de la confusión religiosa de tener un padre presbiteriano y una madre metodista. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días presta cada año un determinado servicio a la sociedad -ahora tocarán las donaciones de sangre-, tiene en las sociedades de socorro "la organización de mujeres más grande a nivel mundial en cualquier iglesia" y abre las puertas de sus capillas para que cualquier ciudadano pueda reconstruir en el Centro de Historia Familiar su árbol genealógico.

"El matrimonio es una ordenanza de sellamiento y es para la eternidad, no hasta que la muerte nos separe", dice Blanco, que ha identificado antepasados "hasta el siglo XVII". Su iglesia ha establecido contactos con vecinos del Polígono Norte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios