Sevilla

Más de la mitad de los casos se detectan en los centros de la capital

  • Sevilla representa el 23,4% de las denuncias presentadas en Andalucía

Los colegios e institutos de la capital hispalense acumulan más de la mitad de las denuncias por acoso a los docentes en la provincia. En un año se han detectado 27 agresiones y humillaciones al profesorado en Sevilla, 11 en el área metropolitana y 10 en las otras comarcas.

Dos Hermanas es el municipio sevillano donde más maestros y profesores han desvelado esta situación. Hasta 5 denuncias en un año. Le sigue Alcalá de Guadaíra con tres casos detectados. En el resto de la provincia destacan Utrera y Coria del Río con dos situaciones de acoso sufrido por el personal docente en cada uno de estos municipios.

La comparativa con el resto de Andalucía refleja que Sevilla es donde más se denuncia este tipo de acoso. Los 48 casos detectados en esta provincia representan el 23,4% de las denuncias presentadas en la delegación andaluza de la ANPE, donde se contabilizaron 205 peticiones de ayuda por parte de los docente ante las vejaciones que sufren.

Jaén es la segunda provincia andaluza donde más se denuncia este tipo de situaciones, con 38 casos detectados. Le siguen Córdoba (32), Málaga (31), Cádiz (23), Granada (13), Huelva (12) y Almería (8).

El número de profesionales de la enseñanza que solicitan ayuda ante una situación de acoso laboral ha aumentado en Andalucía un 48,5% en un año, más de tres décimas que la media sevillana. Los representantes sindicales consideran que dicho crecimiento se debe "al mayor conocimiento de este servicio por los docentes y al menor temor que existe entre ellos a la hora de denunciar las agresiones".

De los 205 profesionales atendidos, 119 se vieron afectados por conflictos con los alumnos, 61 con familiares de los menores y 25 con otros profesores o con personal de la administración. En 107 ocasiones se produjo violencia psicológica contra el profesor, manifestada a través de insultos, amenazas, acoso o daños en material didáctico y propiedades. Los otros 12 casos fueron agresiones físicas.

A nivel nacional el balance aporta un dato muy preocupante: el repunte del acoso por parte de los padres coincide con una disminución de los profesores que denuncian la imposibilidad de dar clase. Las quejas relacionadas con el alumnado se han reducido un 30%, mientras que suben las vinculadas con los familiares de los escolares.

El informe destaca que un 15% de los docentes sufre amenazas de los padres y un 3% es víctima de sus agresiones, un porcentaje mínimo, pero significativo si se tiene en cuenta que este profesional es el que transmite las enseñanzas a sus hijos y responsable -en buena medida- de su educación. El estudio también refleja cierto malestar con las administraciones: el 33% del profesorado piensa que se desentienden de estos problemas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios