Sevilla

La normativa y la falta de crédito lastran al Patronato de la Vivienda

  • La institución ha abierto un debate para analizar su futuro ante las incertidumbres actuales.

Comentarios 0

Un elogiable pasado y un futuro incierto. La Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla, sucesora del Real Patronato de Casas Baratas, entidad privada y sin ánimo de lucro destinada a la construcción de viviendas para personas desfavorecidas, ha cumplido recientemente un siglo de existencia, motivo por el que celebraron durante el pasado mes de marzo el I Congreso Nacional sobre Vivienda Social, en el que analizaron la situación actual y avanzaron cómo debe ser el futuro de la política de vivienda social. Este miércoles, en el Arzobispado de Sevilla, y en presencia del arzobispo, monseñor Asenjo; y el alcalde, Juan Ignacio Zoido; se presentó el libro de actas con las conclusiones del evento y se puso de manifiesto el incierto futuro que tiene por delante esta institución. 

Fue Miguel Bermudo, presidente de la comisión permanente del Patronato de la Vivienda de Sevilla, quien explicó que la institución está inmersa en un "debate interno" para analizar su futuro debido a las dificultades que presenta actualmente la promoción de viviendas sociales. Algunas de las causas que llevan a cuestionar el futuro son el nuevo marco normativo y sus exigencias legales o la falta de financiación: "Los problemas empiezan con el precio del suelo y después siguen con la financiación, porque es muy difícil lograrla para viviendas sociales. Los bancos tienen una cartera de inmuebles y los recursos de préstamos e hipotecas que tienen los canalizan para la venta de sus viviendas. Además, los bancos piden hoy día una serie de garantías, derivadas de la crisis del sistema financiero, que son muy difíciles de cumplir para los beneficiarios de nuestra institución. Es una pescadilla que se muerde la cola. ¿Cómo superamos esos obstáculos?". Para lograr la respuesta han creado una comisión que ayude a buscar el camino por el que "seguir cumpliendo la función social a la que siempre nos hemos dedicado". 

Por su parte, monseñor Asenjo destacó en su intervención las 13.000 viviendas que el Patronato ha construido en su siglo de existencia, "un hito singular de esta institución pionera en España y una de las más consistentes y fecundas de la sociedad civil sevillana, que ha gozado siempre del aprecio y de la colaboración de nuestra Iglesia diocesana". En referencia a la problemática actual relacionada con "el derecho a una vivienda digna", el prelado apuntó a la necesidad de atender la situación de las familias que han perdido sus viviendas o que ni siquiera han podido acceder a ella: "Su clamor debe golpear la conciencia de la sociedad y espolear el compromiso de todos. Sin una casa, sin un hogar, los derechos fundamentales de la persona no encuentran desarrollo ni garantía". 

Asenjo afirmó para concluir que los movimientos especulativos "han convertido en papel mojado para muchas familias el derecho a tener un hogar. Las cifras de familias que lo han perdido todo, víctimas de desahucios, son pavorosas". 

El alcalde, Juan Ignacio Zoido, inició su intervención con unas cariñosas palabras para María del Carmen Perales, alma máter de la institución desde finales de los 50. Zoido aplaudió la labor de la institución en favor de las clases obreras y en el avance hacia la plena consecución del "derecho de todos a una vivienda digna", y defendió el papel del Ayuntamiento como promotor de viviendas protegidas: "Hemos acomodado las condiciones de pago de sus viviendas públicas a la situación de sus adjudicatarios, siempre al objeto de que nadie se quede sin vivienda. 

Ignacio Montaño, comisario del congreso, abundó en que hay muchas personas que siguen necesitadas de una vivienda: "El verdadero problema de la vivienda es no tenerla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios