Educación

Una nueva residencia universitaria en Sevilla con 249 plazas en el chalé de la Botella

  • La promotora tiene permiso para levantar un edificio de tres plantas con un aparcamiento

Fachada del inmueble ubicado en el número 1 de la calle Páez de Rivera. Fachada del inmueble ubicado en el número 1 de la calle Páez de Rivera.

Fachada del inmueble ubicado en el número 1 de la calle Páez de Rivera. / José Ángel García

Comentarios 2

Las residencias universitarias se consolidan en Sevilla como uno de los activos más atractivos para los inversores debido a su alta rentabilidad. Existe una enorme brecha entre las plazas disponibles y los estudiantes nacionales e internacionales que necesitan alojamiento en la ciudad.

El último proyecto que ya cuenta con el visto bueno de la Gerencia de Urbanismo se levantará en el conocido como el chalé de la Botella, en la esquina de la avenida de la Palmera con el número 1 de la calle Páez de Rivera.

La licencia concedida permite demoler el inmueble que se encuentra a escasos metros del campus de Reina Mercedes para levantar una residencia de estudiantes que contará con cinco plantas, siendo dos de sótano.

La demolición será en agosto y el negocio abrirá sus puertas para el curso académico 2021-2022 tras una inversión que supera los 15 millones. La empresa RYA Residencias S. L. contempla 249 plazas, siendo el 80% habitaciones individuales.

El centro dispondrá de piscina, gimnasio, lavandería y un aparcamiento para 40 vehículos en la segunda planta del sótano según el proyecto básico presentado en el registro de la Gerencia.

El establecimiento abrirá para el curso 2021-2022 tras una inversión de 15 millones

Esta promotora cuenta con varias residencias universitarias en distintos puntos del país como Madrid o Granada. Una de sus últimas adquisiciones ha sido el chalé de la Botella, nombre con el que se le conoce popularmente después de que durante la Exposición Iberoamericana celebrada en la ciudad en 1929 esa misma parcela estuviese ocupada por un magnífico edificio de uso comercial que destacó por la curiosidad que despertó.

El pabellón Codorniú sobresalió por su reclamo publicitario, que consistía en una enorme botella situada sobre el inmueble. Pasada la muestra terminó como tantos otros pabellones siendo derribado.

No es la única residencia de estudiantes que se levanta en Sevilla. Una de las más sonada se construirá en las antiguas cocheras de Tussam del barrio del Porvenir.

El edificio contará con 800 plazas y generará más de 73 millones para el Ayuntamiento a través del canon, de los cuales cinco millones ya fueron abonados. Tras un periodo de carencia de tres años, se abonarán 900.000 euros al año durante el periodo de vigencia de 78 años.

¿Te interesaría recibir en tu correo las claves del día? Suscríbete a nuestra 'newsletter' y empezarás a recibirla cada mañana a primera hora

* indicates required

Privacidad *

Al suscribirme a la Newsletter confirmo que he leído la Política de Privacidad y la Política de Cookies y doy mi consentimiento para el tratamiento de mis datos personales con fines informativos y comerciales

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios