Alfredo Sánchez Monteseirín

"El nuevo mandato estará marcado por una paralización de la ciudad"

  • El alcalde en funciones, que ya ha afirmado que no asistirá a la toma de posesión de Zoido, destaca haber gobernado, durante 12 años, sin doblegarse "ante nada ni ante nadie".

Comentarios 62

El todavía alcalde en funciones de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, quien este sábado será relevado por el popular Juan Ignacio Zoido tras haber dirigido el Ayuntamiento desde 1999, augura que el nuevo mandato estará marcado por una "paralización" de la ciudad al no permitir los "sectores conservadores" que el Gobierno municipal promueva nuevas "iniciativas". "Espero que no destruyan lo que hemos avanzado estos años", ha manifestado el regidor saliente, quien ha defendido que a lo largo de estos años, ha gobernado "sin doblegarme ante nada ni ante nadie", en alusión a quienes "se consideran propietarios en exclusiva de la sevillanía, de la ciudad".

En una entrevista concedida a Canal Sur Radio, Sánchez Monteseirín ha fijado en la transformación de los barrios de la ciudad su principal fuente de satisfacciones tras 12 años al frente del Ayuntamiento, pues según ha rememorado, cuando en 1999 accedió a la Alcaldía gracias a un acuerdo de gobierno con el PA, "los barrios estaban absolutamente dejados de la mano del Consistorio, pero ahora han recibido inversiones multimillonarias y están equipados con centros de salud o centros cívicos".

Sánchez Monteseirín, así, ha hecho balance de sus 12 años de gobierno; tres mandatos en los que ha gobernado primero en coalición con el PA y después con IU-CA. Según ha defendido, a lo largo de estos años, ha ejercido el poder "sin doblegarme ante nada ni ante nadie", en referencia a "quienes se consideran propietarios en exclusiva de la 'sevillanía', de la ciudad". A su juicio, estas personas o poderes "no son realmente representativos de lo que la ciudad misma es". "Sevilla es una ciudad diversa, con gente muy distinta y yo he respondido a eso", ha señalado el alcalde saliente.

Ausente en la sesión de investidura: "Yo termino ya"

Sobre su decisión de no asistir a la sesión de investidura, en la que el popular Juan Zoido será proclamado como nuevo alcalde tras haber cosechado una rotunda mayoría absoluta traducida en 20 concejales, Sánchez Monteseirín ha defendido que tal extremo "es lo que considero mejor". "Yo cumplo con mi obligación hasta el último momento. He hecho muchas cosas que no me las pedía el cuerpo. Yo termino ya", ha resumido esgrimiendo la necesidad de "dejar el sitio al protagonismo de otros", en alusión a los miembros de la nueva corporación municipal, donde los socialistas solo estarán representados por once capitulares.

"Yo he trabajado muy duro y son otros los que tienen el protagonismo. Espero que se respete porque no tengo que estar obligatoriamente", ha insistido en cuanto a la sesión de investidura, a la que sí asistirán el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y el presidente del PP, Mariano Rajoy.

Un "intenso" último mandato

Precisamente sobre su sucesor en la Alcaldía, Juan Ignacio Zoido, el regidor en funciones ha asegurado que la relación "personal" que han mantenido ambos "no es mala", pero al tiempo ha reconocido que este último mandato "ha sido muy intenso", principalmente por el "uso permanente", por lo que al PP se refiere, de "las habilidades de carácter judicial que tiene Zoido por su condición profesional". "Eso no ha ayudado en las relaciones", ha dicho.

También sobre Zoido, y más concretamente sobre su mandato al frente del Ayuntamiento, Sánchez Monteseirín ha vaticinado una paralización, un "parón" de la ciudad como consecuencia del desembarco del PP en el poder, pues "los sectores conservadores que ven una amenaza en la transformación y los avances" no permitirán, a su juicio, que el nuevo Gobierno municipal promueva "iniciativas". "La ciudad se va a parar con esta derecha. Solo espero que no destruyan lo que hemos avanzado estos años", ha sentenciado el primer edil saliente. Y es que Sánchez Monteseirín se ha ufanado de abandonar la Alcaldía dejando tras de sí "una ciudad moderna, pero sin haber destruido nada de lo antiguo".

"Algunas cosas habremos hecho mal"

Sobre la profunda derrota de la candidatura del socialista Juan Espadas a la Alcaldía hispalense, Sánchez Monteseirín, en línea con el discurso del PSOE, ha atribuido principalmente la pérdida de votos a la asfixia económica, la crisis y las altas tasas de desempleo, aunque ha reconocido la posibilidad de un "desgaste" a cuenta de los años en el gobierno. "Alguna cosa habremos hecho mal, aunque otras han influido positivamente", ha dicho en cuanto al comportamiento del electorado. De cualquier modo, ha considerado que Espadas "hubiera sido un magnífico alcalde" y ha considerado "agua pasada" la liza protagonizada entre las agrupaciones socialistas de la ciudad alineadas con él y el sector partidario de la cúpula provincial del partido, encabezada por José Antonio Viera.

También ha hablado el primer edil en funciones sobre los procedimientos judiciales que afectan al Ayuntamiento, pues el mandato que concluye ha estado marcado por los supuestos delitos investigados por la juez Mercedes Alaya en el mercado central de abastos de la ciudad, participado mayoritariamente por el Consistorio hispalense. La Administración de justicia, a su entender "ha sido utilizada para hacer política e influir en las elecciones. Ha habido una instrumentalización permanente de la Justicia.

Citaciones e imputaciones "kafkianas"

No obstante, Sánchez Monteseirín ha descartado una "voluntad" de los jueces por "participar en la política de la ciudad", insistiendo en que la Justicia ha estado "instrumentalizada claramente, especialmente en los últimos días, con citaciones o convocatorias", en alusión a las fechas previas a la liza electoral, cuando fue conocido que la juez Alaya había citado a declarar como imputado al candidato a la Alcaldía de IU-CA y primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos, en las diligencias correspondiente a la enajenación de los suelos de Mercasevilla. "Todo un poco kafkiano, un aquelarre", ha concluido sobre esta materia.

Finalmente, Alfredo Sánchez Monteseirín ha defendido el movimiento ciudadano del 15 de mayo al tratarse de "un aire fresco, una influencia que va a ser muy positiva para la renovación de la izquierda", respaldando una vez más el proyecto promovido por la sociedad Puerto Triana, participada mayoritariamente por Cajasol, para levantar una torre de 178 metros de altura en el sector sur de la isla de la Cartuja. La iniciativa urbanística, según ha defendido, "ha cumplido todas las normas" y se traducirá en "desarrollo económico" para la ciudad. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios