CONCIERTO Concierto de AC/DC en Sevilla, todos los detalles

Universidad

El plan de infraestructuras de la US, proyectos a largo plazo

Las instalaciones del Cateps, en la Cartuja, destinadas a labores de investigación.

Las instalaciones del Cateps, en la Cartuja, destinadas a labores de investigación. / Juan Carlos Vázquez

Viejas demandas incluidas en un plan de infraestructuras que tarda bastante tiempo en materializarse. La Universidad de Sevilla (US) se ha enfrentado a innumerables vicisitudes para reformar y sustituir los centros de enseñanza superior, motivo por el cual muchos de los proyectos que contempla aún no han visto la luz, por lo que su final se antoja a largo plazo. 

Entre estas iniciativas se encuentra el nuevo edificio de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica (Etsia), cuya primera piedra se ha colocado este jueves en unos terrenos cedidos por la Universidad Pablo de Olavide (UPO) a la Hispalense. Este proyecto ha tardado siete años en empezar a hacerse realidad, desde que el actual rector de la US, Miguel Ángel Castro, visitara la sede actual de la Etsia en 2015 (recién llegado al cargo) y comprobara las deficiencias que acumulan unas instalaciones levantadas a finales de la década de los 50 del siglo pasado. 

El propio Castro ha reconocido que se ha tardado demasiado en el comienzo de unas obras que durarán 20 meses y a las que hay que añadir el equipamiento, por lo que esta nueva infraestructura no estará disponible hasta septiembre de 2024, como muy pronto. En este periodo ha habido que firmar con la UPO, propietaria de los terrenos, un convenio de colaboración (en 2016); convocar un concurso para elegir el proyecto de mayor calidad (2018); someterlo al dictamen de Patrimonio para que no afectara al conjunto de estilo moderno ya existente en la zona; y sobre todo, lograr la financiación necesaria (más de 10 millone de euros). 

La Politécnica, para 2023

El rector ha recordado que en aquellos primeros días al frente de la Hispalense también acudió a la Escuela Politécnica, cuya sede en Los Remedios ha sido motivo de quejas por su comunidad universitaria a lo largo de las últimas décadas. La necesidad de nuevas instalaciones llevó a plantear su traslado y la construcción de un nuevo edificio en Los Bermejales. Este plan quedó abortado al poco tiempo de que Castro relevara a Ramírez Arellano en el cargo. El destino sería el campus de la Isla de la Cartuja, para lo que hubo que reformar el proyecto ya iniciado del Centro Universitario de Espacios Tecnológicos (Centrius). 

El proyecto que comenzaba entonces al norte de la Cartuja recibió el nombre de Centro Andalucía Tech Escuela Politécnica Superior (Cateps). De este complejo se recepcionó una primera parte en mayo de 2021. Se trata de las instalaciones en las que se desarrollarán importantes labores de investigación. Queda por construir las dependencias dedicadas a la docencia, el aulario que albergará un edificio circular y que, según anunció el propio Castro en aquella fecha, estará concluido en otoño de 2023. Por tanto, los estudiantes de la Politécnica habrán de esperar, como mínimo, un curso más para trasladarse a la nueva sede. 

En 2024, Farmacia y Medicina

Un poco más tarde, en 2024, está previsto que comiencen las obras de ampliación de la Facultad de Farmacia y la remodelación del campus de Medicina. La última noticia que la US facilitó sobre estos dos ambiciosos proyectos -demandados también durante años- fue a finales del pasado enero, cuando presentó las bases del concurso de ideas (a nivel europeo) para hacer realidad tales iniciativas, que cuentan ya, al menos, con el visto bueno de la Gerencia de Urbanismo para los estudios de detalle, esto es, los márgenes de volumetría de los nuevos edificios con los que deben trabajar los arquitectos que lleven finalmente a cabo las propuestas. 

En el caso de Farmacia ha ocurrido algo similar a la Escuela Politécnica. En 2012 se planteó una nueva sede junto al Hospital Virgen del Rocío. Contaban ya con un presupuesto: 37 millones de euros. Los estragos de la crisis económica desatada cuatro años antes dejó este proyecto en el cajón. Ahora se ha optado por que este centro continúe en su emplazamiento actual, el campus de Reina Mercedes, aunque duplicando su superficie actual hasta los 24.000 metros cuadrados, lo que acabará con los problemas de espacio que la comunidad universitaria sufre desde hace tiempo. 

En el campus de Medicina, la propuesta es aún más ambiciosa, pues se plantea la reorganización funcional y espacial de todo el conjunto, además de la ampliación y modernización de los edificios existentes, algunos de los cuales están operativos desde los años 40 y otros se pusieron en funcionamiento en los 70, aunque de forma descoordenada. Entre los requisitos establecidos se encuentra la protección del Instituto Anatómico Forense, el mantenimiento de los edificios principales y la creación de uni nuevo para las disciplinas más especializadas. Además, se ha de resolver "la dualidad de geometrías que presenta actualmente el campus". 

Convenio y ventas de activos

Para financiar ambos proyectos, debido a su gran coste, la US plantea firmar un convenio con la Junta de Andalucía a través del Servicio Andaluz de Salud (SAS), que redundaría en la reforma del campus de Medicina; y para la ampliación de Farmacia se propone la venta de activos: la antigua sede de la Escuela de Magisterio (Ciudad Jardín), la Escuela Politécnica de Los Remedios (condicionada a su traslado a la Cartuja) y la concesión demanial (se cede el uso pero no la titularidad) de un espacio comprendido entre la Facultad de Farmacia y el Colegio Mayor Hernando Colón. Unos suelos que sólo podrían albergar una residencia universitaria. 

No debe dejarse atrás en este listado la importante apuesta de la Hispalense por conservar su patrimonio artístico, un apartado en el que ha de mencionarse la restauración que se acomete (a punto de finalizar) de la fachada principal del Rectorado y el pronto comienzo de la restauración de su anterior sede, la Iglesia de la Anunciación.