Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Actuación policial

Precintan un bar de Sevilla por sextuplicar el aforo permitido

  • La Policía Local cierra seis negocios y denuncia a otros cinco por incumplir diversas normas

El bar Pinzón, en el Paseo de Colón, fue precintado por sextuplicar el aforo permitido. El bar Pinzón, en el Paseo de Colón, fue precintado por sextuplicar el aforo permitido.

El bar Pinzón, en el Paseo de Colón, fue precintado por sextuplicar el aforo permitido. / D. S.

Nueva noche de cierres y denuncias de bares para velar por el cumplimiento de la normativa sobre la venta de alcohol a menores, la seguridad y el derecho al descanso. La Policía Local precintó la madrugada de este sábado seis establecimientos y levantó acta en otros cinco por infringir algunos de estos aspectos. De todos ellos ha de destacarse lo ocurrido en un negocio del Paseo de Colón, que fue desalojado al sextuplicar los clientes el aforo permitido.

En total, fueron 33 inspecciones las realizadas desde la tarde del viernes a la mañana de este sábado por los agentes locales y los inspectores de la Línea Verde, encargados de que se cumplan los requisitos mencionados.

Las primeras actuaciones comenzaron bien temprano, durante la celebración del partido de liga en el campo del Betis. Cerca de allí, a las 19:30, se desalojó y precintó el bazar Sol por vender alcohol a menores.

Ya por la noche actuaron dos parejas de la Línea Verde. La primera precintó cinco locales y denunció otros tres. Uno de ellos fue el Blue, en la calle Pérez Galdós (en el entorno de la Alfalfa), al comprobar los inspectores que se expedían bebidas alcohólicas para la calle.

Batida en el Paseo de Colón

El segundo cierre –por idéntico motivo– tuvo lugar en la calle Adriano (el Arenal), en el establecimiento llamado D’Oro. Los otros se llevaron a cabo en el Paseo de Cristobal Colón, donde se precintaron el Pinzón, el Bribón y Maruja Melón. Una actuación que se debía al exceso de aforo permitido. El caso más llamativo fue el del Pinzón, donde se contabilizaron 172 personas, cuando su aforo máximo permitido no puede superar las 28. En el Maruja Melón había 337 clientes, siendo el límite 197; y en el Bribón se encontraban 108, cantidad que también excedía el aforo permitido.

En esta misma avenida se denunciaron otros tres establecimientos por tener instalados elementos musicales sin contar con la autorización precisa. Los tres negocios fueron el Kleper, Colón 5 y Monkey. No obstante, la Línea Verde de la Policía no llegó a precintarlos.

La otra pareja de esta unidad inspeccionó siete bares. A las 22:50 denunció el llamado Lola por Dios, en la calle Conde de Torrejón, próximo a la Alameda de Hércules. Este local presentaba huecos abiertos al exterior, los cuales generaban ruidos incompatibles con el descanso de los vecinos.

En Los Bermejales

A las 00:30 tuvo lugar otra actuación. Esta vez en la calle Polonia (Los Bermejales), donde el bar Raffaella fue denunciado por carecer de declaración responsable o licencia de apertura, además de haber instalado, sin permiso, veladores en la calle.

El delegado de Gobernación, Juan Carlos Cabrera, ha destacado este sábado “el gran trabajo” que realizan todos los agentes de la Policía Local, así como la labor inspectora de la Línea Verde, lo que, a su juicio, “garantiza el descanso de los vecinos y corrige infracciones que perturban la tranquilidad de algunos barrios”.

“Es lamentable, además, la actitud irresponsable de los propietarios de algunos bares de copas, que ponen en riesgo la integridad de sus clientes, al vulnerar las preceptivas medidas de seguridad, así como la insolidaridad de otros que ocupan aceras y zonas peatonales, lo que obliga al resto de usuarios a circular por la calzada”, ha aseverado Cabrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios