Sevilla

El profesor Manuel García Fernández ingresa en la Academia Andaluza de Ciencia Regional

  • Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Sevilla hablará en su discurso sobre Andalucía como tierra de frontera.

El profesor Manuel García Fernández en uno de los patios de la facultad de Historia. El profesor Manuel García Fernández en uno de los patios de la facultad de Historia.

El profesor Manuel García Fernández en uno de los patios de la facultad de Historia. / José Ángel García

La Historia, disciplina con mayúsculas, no es que se repita, es la misma. Andalucía se ha convertido de nuevo en la puerta de entrada de occidente, como lo fue en la Edad Media. Andalucía, tierra de frontera, lleva por nombre el discurso con el que el profesor Manuel García Fernández, Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Sevilla, ingresará como académico de número en la Academia Andaluza de Ciencia Regional. Las similitudes entre lo que aconteció en los siglos XIV y XV y la actualidad son enorme. Una lección que Europa todavía no ha aprendido.

"Entonces también había procesos migratorios generados por agentes sociales, por llamarlos de alguna manera, que movían contingentes de seres humanos. Estas personas buscaban, ayer y hoy, mejores condiciones de vida. Huían de la guerra, de la conquista, de la miseria. Ahora sucede igual", explica. En el pasado, estos movimientos se producían de Norte a Sur. Desde España a África. Ahora sucede al revés. Ésta puede ser prácticamente la única diferencia ya que en el siglo XXI, como el XIV o XV, existían mafia que se enriquecían con estos flujos migratorios.

En su discurso de ingreso como académico, el profesor García Fernández, ahondará en cómo la Historia se repite. En todas las fronteras se desarrollaban sociedades marginales que se movían por intereses locales. Algo parecido a lo que ocurre en La Línea de la Concepción y el Campo de Gibraltar con la droga. "En la Edad Media también eran sociedades periféricas violentas. Eran fronteras con un gran abismo ideológico y mental. No tenían los mismos valores. Ahora sucede exactamente lo mismo. También había mafias que se enriquecían con el contrabando", sostiene.

La lección que se debe aprender del pasado es que hay que controlar los procesos migratorios para garantizar la seguridad y libertad del que llega y el progreso de los que están. "No puede haber café para todos, pero mi consciencia cristiana me obliga a tender la mano siempre. Tenemos una obligación moral con estas personas", incide el profesor.

Andalucía ha sido a lo largo del tiempo tierra de acogida, pero García Fernández denuncia que Europa la condena a ser el gendarme de Occidente y lamenta la escasa ayuda que presta para luchar contra una inmigración ilegal que hay que combatir en su origen: "Entonces Europa también nos ayudaba". El catedrático de la Universidad de Sevilla también versará sobre el origen de Andalucía en su discurso, un hecho que se remonta mucho antes de la Conquista de Granada: "En 1492 se pone fin al Reino Nazarí de Granada y nace el Reino de Granada, igual que ya existían el de Sevilla, Córdoba o Jaén. Andalucía fue la región de los cuatro reinos".

El profesor García Fernández ingresará este viernes como académico con el aval de Manuel Marchena, Rosa Jordá, viuda de Gabriel Cano, decano de Historia; el profesor Cuenca Toribio y Manuel Alejandro Cardenete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios