Tres meses en prisión preventiva

Una prueba de ADN deja en libertad a un acusado de agresión sexual

  • Los vestigios de la denunciante analizados no recogen muestras del acusado, que no podrá acercarse a 500 metros de la mujer

Comentarios 1

La juez ha puesto en libertad provisional a M.A.E.J., en prisión preventiva desde el 21 de febrero tras ser detenido como presunto autor de la agresión sexual a una joven en Sevilla, tras no hallarse su ADN en los vestigios analizados, si bien le prohíbe acercarse a 500 metros de la denunciante.

En un auto del 30 de mayo, la titular del juzgado de instrucción 8 de Sevilla revoca la prisión provisional decretada contra el detenido y recuerda que tras la petición de libertad de la defensa -ejercida por el abogado David Pareja- la Fiscalía señaló que quedaba supeditado al resultado de la prueba de ADN.

La jueza señala que el informe sobre estas pruebas ha revelado que "no existe" ADN del detenido "en los vestigios analizados", por lo que estima la petición de la defensa y acuerda poner en libertad provisional a M.A.E.J. con obligación de personarse cada quince días en los juzgados.

Añade que la gravedad del delito contra la libertad sexual que se le imputa y "el temor que la denunciante ha expresado en la denuncia y en orden a evitar actos mayores a la misma, exige la adopción de medidas" cautelares, por lo que impone al investigado una orden que le prohíbe acercarse a menos de 500 metros de la víctima y de comunicarse con ella.

Los hechos sucedieron sobre la una de la madrugada del 21 de enero en el Polígono Sur de Sevilla cuando la denunciante se dirigía a su casa sola y fue presuntamente abordada por el detenido que la llevó "a la fuerza a la espalda de un parque" de la zona. Según la denuncia, el investigado le tapó la boca con una mano mientras con la otra le tocó "los pechos e intentó meterle mano en el interior de la falda", a lo que la joven se resistió.

Posteriormente, le agarró la cabeza y se la agachó para "obligarle a realizarle una felación", sin conseguirlo ante la "fuerte resistencia" de la víctima, tras lo cual le cogió las manos y se practicó "tocamientos" mientras le dirigía "palabras lascivas" hasta que en un momento la joven logró escapar y, tras acudir al hospital para su examen médico, denunció los hechos en comisaría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios