Universidad

El rector de la UPO sobre la reforma universitaria: "No se deben crear problemas donde nunca los hubo"

  • Francisco Oliva asegura en el discurso del inicio de curso que la generación Covid será "la más fuerte y resistente de todas"

Momento en el que Francisco Oliva pronuncia el discurso de inicio de curso.

Momento en el que Francisco Oliva pronuncia el discurso de inicio de curso. / D. S.

La Universidad Pablo de Olavide (UPO) ha celebrado este jueves en el Paraninfo el solemne acto de apertura del curso académico 2021/22, que ha sido presidido por el rector Francisco Oliva Blázquez y que ha contado con la presencia del consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco Pérez, además de diversas autoridades civiles y militares. Acompañaban al rector y al consejero en la mesa presidencial Rocío Reinoso Cuevas, presidenta del Consejo Social de la UPO; el rector de la Universidad de Sevilla Miguel Ángel Castro Arroyo; y María Holgado González, secretaria general de la Pablo de Olavide.

Tras la presentación de la Memoria del Curso Académico 2020/21 por parte de la secretaria general, la catedrática de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la UPO, Alicia Troncoso Lora, ha pronunciado la lección inaugural Inteligencia artificial: pasado, presente y futuro, en la que ha explicado que, a pesar de que actualmente acapara una gran atención por parte de los medios de comunicación, no se trata de una disciplina reciente. En su ponencia, ha destacado la época de esplendor en la que vive la inteligencia artificial y ha analizado el impacto que tendrá en nuestras vidas en el futuro. Asimismo, ha lanzado el mensaje de que es imprescindible la investigación conjunta desde los ámbitos tanto tecnológicos como científicos, sociales, jurídicos y humanistas para conseguir una inteligencia artificial centrada en las personas que sea inclusiva, ética, fiable, segura y sostenible.

A continuación, el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco Pérez, ha destacado el papel de la ciencia y de las universidades para el avance social. Ha resaltado la capacidad de innovación de la UPO: “Nuestra querida universidad es, sin ninguna duda, y pese a su juventud, un referente innovador”.

En su discurso, el consejero ha agradecido la labor de Francisco Oliva al frente de la universidad durante un momento complejo, y le ha felicitado por las iniciativas puestas en marcha en los primeros meses de gobierno: “Sé de tu compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad. Ahora los hechos refrendan tus palabras, al poner a disposición del alumnado y personal alternativas para un consumo saludable y trabajando para lograr una mayor concienciación medioambiental”.

Consolidación en los rankings

Velasco ha recordado la consolidación de la Pablo de Olavide en los rankings que evalúan la excelencia y calidad de las instituciones de educación superiores y ha resaltado de manera especial el hecho de que la UPO se haya convertido este año en la primera y única universidad española con todos sus centros de estudios de grado acreditados institucionalmente.

Sobre el modelo de financiación, el consejero ha tenido unas palabras de agradecimiento a Francisco Oliva por su disposición para “acercar posturas”. Velasco ha explicado que a través de la propuesta de su consejería se “garantizará la sostenibilidad del sistema, se cubrirá la financiación básica operativa y se fomentará la formación de calidad, la investigación y la transferencia de conocimiento”.

Por último, ha apuntado la necesidad de un trabajo profundo para adaptar las universidades a la nueva realidad social. “Estos cambios no deben quedarse sólo en la superficialidad de los títulos, sino que requieren de un trabajo más profundo para conseguir reformas estructurales en las instituciones”, ha subrayado.

La generación Covid

Por su parte, el rector de la Olavide, Francisco Oliva Blázquez, ha elogiado la reacción de la comunidad universitaria durante la pandemia “por el extraordinario esfuerzo realizado” y ha puesto especial énfasis en el aprendizaje que han recibido los estudiantes durante este periodo, al desarrollar nuevas competencias “extremadamente útiles” para su vida profesional y la sociedad postpandémica: “La generación que tuvo que enfrentarse al reto de estudiar en pleno confinamiento será recordada siempre como la más fuerte y resistente de todas”. No obstante, también ha destacado la importancia de haber recuperado la presencialidad para la formación de ciudadanos críticos y libres, “una tarea que precisa el contacto humano, el debate, la contradicción, la contraposición de ideas y la libertad de pensamiento”.

Sobre la vuelta a las aulas, el rector ha pedido no bajar la guardia y actuar de manera responsable, “observando los principios de precaución, prudencia y solidaridad con el resto de la sociedad”. La próxima semana -ha anunciado- el campus contará con puntos de vacunación para aquellas personas que no hayan recibido una dosis o la pauta completa.

Respecto a la experiencia de la pandemia, el rector ha subrayado el ambicioso proceso de tecnificación de aulas y laboratorios de la UPO, “que tendrá una importancia esencial en el futuro de nuestra universidad, no sólo para estar preparados ante diversas circunstancias, sino también por el impulso a la internacionalización de la institución, ya que abre aulas y títulos a estudiantes que están fuera de nuestro campus”. “Tenemos que ser capaces de coger lo mejor del mundo analógico, de la docencia presencial, y también del mundo digital”, ha recalcado.

Los retos del futuro

Por otra parte, Oliva ha abordado también los retos a los que se enfrenta la UPO, como son, entre otros, garantizar la consolidación y promoción del profesorado, reducir el número de profesores contratados temporales o mejorar las infraestructuras del campus.

En este sentido, ha hecho especial mención a la apuesta por la sostenibilidad, al poner de relieve algunos pasos dados al respecto durante este año, como la inauguración de aulas al aire libre o la inminente licitación de una planta fotovoltaica en el campus. “Estoy convencido de que la universidad tiene la obligación moral de ser vanguardia en la lucha contra el cambio climático, de ser líderes en la transición ecológica, con la puesta en marcha nuevas estrategias que nos permitan dar un salto cualitativo en nuestra relación con el medio ambiente”.

Para finalizar, Oliva ha reflexionado sobre el marco legal que debe operar en el ámbito universitario: “El marco legal que regula las universidades tiene que actualizarse y adaptarse a la nueva realidad de la sociedad del siglo XXI, pero hay tres límites que cualquier actuación legislativa debe respetar: no crear nuevos problemas donde nunca los hubo, ni abordar cuestiones en torno a las cuales no existe ni el más mínimo consenso; acompañar a cualquier propuesta que se haga de una adecuada memoria económica que garantice su viabilidad y sostenibilidad; y respetar la autonomía universitaria, reconocida en nuestra Carta Magna”.