Restauraciones en la Parroquia de la Magdalena 650.000 euros invertidos en los últimos seis años

Las pinturas murales de la sacristía mayor.

Las pinturas murales de la sacristía mayor. / Belén Vargas

La parroquia de la Magdalena se ha convertido en los últimos años en un ejemplo de hacer las cosas bien. Además de la importante y creciente actividad pastoral, se han desarrollado toda una serie de intervenciones para conservar el templo. Aunque el estado estructural es bueno, ya que para la Expo se acometió una gran rehabilitación, quedaba mucho trabajo que hacer en el interior, sobre todo con la recuperación de las pinturas murales.

"En estos seis años hemos hecho lo máximo posible. Nos queda el 80% por acometer. Buscaremos la manera de acortar los plazos. Ahora hemos dado un paso más con la intervención en el coro alto que queremos que sirva de impulso y estímulo", argumenta el párroco, Francisco Román Castro.

Para llevar a cabo esta ingente tarea, se ha empleado 650.000 euros en los últimos seis años distribuidos de la siguiente manera: el 25% de fondos de la parroquia, la Real Maestranza ha aportado el 24%, las hermandades, el 21%; el 12% a través de distintas fundaciones; el 8%, por la Archidiócesis de Sevilla; el 5%, por la universidad; el 3% por diferentes museos; y el 2% por parte de donantes.

Detalle del estado de conservación de las pinturas del templo. Detalle del estado de conservación de las pinturas del templo.

Detalle del estado de conservación de las pinturas del templo. / Belén Vargas

Las restauraciones acometidas en estos años abarcan las campanas, el retablo mayor, el lienzo Ostensorio Eucarístico, el friso de la espadaña, piezas del archivo, la Virgen el Pópulo, la linterna de la cúpula, el cuadro La entrega del Rosario a Santo Domingo de Guzmán, la Virgen del Rosario, Santo Domingo de Guzmán, las hornacinas del coro bajo, el camarín de la Virgen del Amparo, el retablo el Cristo de las Fatigas, el retablo de la Virgen del Buen Consejo, la capilla Bautismal y los accesos al templo, el cupulín de la linterna, la cripta de la nave del Evangelio y de la capilla del Calvario, el retablo o las pinturas murales de la capilla del Calvario, entre otras.

Durante el pasado verano se han intervenido diversos cuadros de la sacristía y sus pinturas murales, salidas de la mano de Lucas Valdés. Además, se restauró la puerta de entrada de la calle San Pablo con un coste de más de 16.000 euros y se han repasado las cubiertas, como se hace periódicamente.

La parroquia se ha sabido rodear de un importante equipo de colaboradores para llevar a buen término todas estas tareas, como los historiadores del arte José Roda Peña y Gabriel Ferreras, el profesor de Derecho Carlos López Bravo, el propio arquitecto Miguel Ángel López, Manuel Losada y Jaime Benjumea, todos ellos capitaneados por el párroco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios