Ocio en el Guadalquivir

El río, el gran paseo de Sevilla

  • De San Jerónimo al Acuario discurre el único paseo junto al agua que puede recorrerse de un tirón a pie, en bici o en (mono)patín

Viandantes pasean junto al río Guadalquivir. Viandantes pasean junto al río Guadalquivir.

Viandantes pasean junto al río Guadalquivir. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 7

En Sevilla no hay playa, pero sí un verdadero paseo marítimo. Es posible que usted aún no sepa que puede pasear plácidamente de una punta a otra del río desde el Huevo de Colón, donde acaba la dársena, hasta el Acuario del Muelle de las Delicias. Hay 7,3 kilómetros de un extremo a otro, según datos del Puerto de Sevilla, una distancia más que suficiente para hacer ejercicio saludable y conocer mejor esta zona de la ciudad. Buena parte del paseo se hizo para la Expo 92, pero en los últimos años se ha ido mejorando y completando.

Nosotros hemos recorrido ese camino en bici. El tiempo aproximado del trayecto ha sido de una hora a una velocidad lenta. Con salida a las once de la mañana desde el Huevo de Colón y llegada a las doce del mediodía al Acuario. Sin prisas. Hemos pedaleado tranquilamente y realizado paradas en algunos puntos para disfrutar del paisaje. La experiencia nos ha gustado. Se puede ir también a pie, con patines y con el monopatín para practicar el skate. Todo depende de la resistencia de cada uno.

Miles de sevillanos dan vida a diario a este paseo del río. Es muy gratificante recorrerlo viendo el agua y la vegetación al mismo tiempo. Pescadores apostados con su caña, ciudadanos de todas las edades haciendo deporte, ciclistas en grupo o en solitario; abuelos jubilados que toman el fresco a la sombra, personas que pasean con su perro. Los turistas, plano en mano, tampoco faltan.

Está bastante limpio y cuidado, mucho más que el paseo superior de Torneo al nivel de la calzada de tráfico. Los bancos de metal pegados al muro, en la zona interior de tierra, sí necesitan un pintado porque se ven oxidados. El paseo superior al nivel del tráfico es otra cosa: tiene losetas, bancos de piedra y respaldos de metal oxidados y en pésimo estado que requieren una mejora intensa; el Ayuntamiento tramita la reforma de la zona superior del Paseo Juan Carlos I que se hizo para la Expo92 y cuyas deficiencias se vienen denunciando desde hace décadas.

Recorrido total de la dársena. Recorrido total de la dársena.

Recorrido total de la dársena.

La sombra de este trayecto no es regular, pero la cercanía del agua y la presencia de vegetación en todo el recorrido lo hacen más refrescante. Hay árboles, arbustos y vegetación, sobre todo en San Jerónimo, frente al paseo de la O trianero y en el Muelle de Nueva York. Las zonas de albero y tierra refrescan también. El paso bajo los puentes es uno de los puntos de descanso preferidos por los deportistas. En Marqués de Contadero es donde más se echa en falta la sombra, porque los grandes árboles que hay están muy pegados al agua y porque hay demasiado cemento, como sucede en el paseo superior al nivel de la calzada que el Ayuntamiento ha prometido mejorar con una pérgola de sombra. También falta sombra en el Muelle de las Delicias.

En limpieza se aprecia un mantenimiento y conservación bastante razonable. A la hora de nuestro paseo en bici había operarios de una de las empresas que trabaja para Parques y Jardines adecentando la vegetación y la zona de albero.

El paseo se puede dividir en seis tramos que comparten características similares: del Huevo de Colón al puente del Alamillo, del Alamillo al puente de la Barqueta, de la Barqueta al puente del Cachorro, del Cachorro al puente de Triana, del puente de Triana al puente de San Telmo y de San Telmo al Acuario.

En la orilla opuesta no es posible recorrer tantos kilómetros seguidos a pie del río, ya que el paso está interrumpido en varios puntos. La orilla de los tres clubes privados está cerrada al acceso público. En la orilla de Triana hay pantalanes en algunas zonas, pero sin continuidad. Únicamente a partir del puente de Triana, cuando arranca el Paseo de la O, empieza un paseo junto al río que continúa hasta la Cartuja.Y en la Cartuja hay carril bici próximo al agua. Haría falta un paseo continuo desde los clubes privados al Alamillo, como está contemplado en el plan urbanístico de la ciudad: el PGOU de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios