Cambios en la cúpula eclesiástica

Sevilla se queda sin obispo auxiliar

Monseñor Santiago Gómez Sierra y monseñor Juan José Asenjo en la rueda de prensa de hoy. Monseñor Santiago Gómez Sierra y monseñor Juan José Asenjo en la rueda de prensa de hoy.

Monseñor Santiago Gómez Sierra y monseñor Juan José Asenjo en la rueda de prensa de hoy. / Antonio Pizarro

El hasta ahora obispo auxiliar de Sevilla, monseñor Santiago Gómez Sierra, ha sido nombrado obispo de Huelva (el sexto de esta diócesis, creada en 1953) en sustitución de José Vilaplana. Por lo que Sevilla se queda sin obispo auxiliar, por ahora, en los últimos meses del pontificado del arzobispo monseñor Juan José Asenjo, quien tendrá que presentar su renuncia en octubre por jubilación. El prelado hispalense ha anunciado este relevo este lunes en rueda de prensa.

Santiago Gómez Sierra nació en Madridejos (Toledo) el 24  de noviembre de 1957 y fue ordenado sacerdote en la diócesis de Córdoba el 18 de septiembre de 1982. Es licenciado en Filosofía y Ciencias de  la Educación por la Universidad Complutense y en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas.

Tras su ordenación sacerdotal fue destinado a Alcolea, siendo más tarde arcipreste del Alto Guadalquivir, y pasando posteriormente a la parroquia de San Juan y Todos los Santos, en la que ejerció los oficios de párroco y adscrito. En la diócesis de Córdoba desempeñó en dos ocasiones el cargo de vicario general (de 1997 a 2001 y de 2004 a 2010, junto al obispo de Cordoba, monseñor Juan José Asenjo), además de formar parte del Cabildo Catedral, del que fue deán hasta su traslado a Sevilla. Presidió también Cajasur hasta que esta entidad financiera del Cabildo Catedral cordobés fue intervenida

A finales de 2010 fue nombrado obispo auxiliar de Sevilla, a petición de monseñor Asenjo, con quien había desempeñado este cargo en la diócesis de Córdoba. Durante este tiempo ha desarrollado una intensa labor pastoral en la archidiócesis sevillana, visitando sus parroquias. En algunos momentos ha suplido al arzobispo cuando se encontraba convaleciente. En el funeral por las víctimas del Covid-19 y en el pontifical del Corpus fue quien leyó la homilía del prelado al sufrir éste un problema de visión. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios