Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Balance del primer mandato de Espadas

5.239 veladores menos

  • El descenso de licencias se debe a las exigencias en accesibilidad y el decreto de la Junta contra el ruido

  • La reordenación seguirá en Santa Cruz, Mateos Gago con su reurbanización y Betis con la restricción de tráfico

  • Los socialistas han impuesto en los últimos cuatro años 625 multas y 580 órdenes de suspensión

El plan para reducir veladores ha dejado sin mesas ni sillas la Plaza de la Campana. El plan para reducir veladores ha dejado sin mesas ni sillas la Plaza de la Campana.

El plan para reducir veladores ha dejado sin mesas ni sillas la Plaza de la Campana. / Juan Carlos Vázquez

Una de las prioridades de Juan Espadas a su llegada a la Alcaldía era poner orden en el mar de veladores que invadía algunas zonas de la ciudad consciente de que al Ayuntamiento se le fue de las manos con el popular Juan Ignacio Zoido como primer edil. El primer mandato del socialista se ha cerrado con 5.239 veladores menos tras imponerse 625 multas coercitivas, 580 órdenes de suspensión y 153 órdenes de retirada. Y eso pese a la apertura de más bares y la subida del número de turistas que llegan a Sevilla. Este descenso de licencias se ha debido a las exigencias fijadas por la Gerencia de Urbanismo en materia de accesibilidad y el decreto de la Junta de Andalucía contra el ruido que busca alejar las terrazas repletas de mesas y sillas de los establecimientos hosteleros de las viviendas.

Con las ordenanzas en la mano, el gobierno no puede denegar solicitudes de veladores si el establecimiento que lo requiere cumple los requisitos. No obstante, los técnicos han regulado la instalación de terrazas en una ciudad que cerró el final del mandato de Zoido con 15.295 veladores. Las cifras constatan esta realidad que se palpa en varias zonas como la Plaza de la Campana o la Avenida de la Constitución. Sevilla cuenta ahora con 8.839 veladores según los datos más actualizados correspondientes a 2020.

El descenso obedece a dos causas. Por un lado, el establecimiento de nuevos criterios y exigencias de Urbanismo, especialmente en cuanto a la garantía de la accesibilidad en las calles y a limitar la ocupación de la vía pública que pueda dificultar el tránsito peatonal. Por otro lado, en la bajada de nuevos permisos influye también la aplicación del nuevo decreto autonómico de la Junta sobre los ruidos de veladores en zonas residenciales.

Esto está probando una reducción sensible en las primeras autorizaciones que se nota principalmente en el periodo 2019-2020. No hay que perder de vista que también han incidido los planes especiales para la reordenación efectuada en áreas como la Campana, la Avenida o la calle San Fernando. Los propósitos para los próximos meses pasan por actuaciones en el barrio de Santa Cruz, la calle Betis y su entorno con la restricción de tráfico prevista en el Plan Respira, y la calle Mateos Gago aprovechando la reurbanización que arrancará tras Semana Santa.

Según los datos de la Gerencia, la reducción de veladores ha sido de un 37% en los últimos cuatro años. En concreto, en 2016 fueron renovadas por declaración responsable 1.442 licencias con 12.039 veladores; concedidos 374 permisos con 2.038 veladores; y disciplinariamente hubo 41 órdenes de retirada, 173 de suspensión y 227 multas coercitivas. Un año más tarde fueron renovadas por declaración responsable 1.368 licencias con 11.933 veladores; concedidos 182 permisos con 1.026 veladores; y disciplinariamente hubo 27 órdenes de retirada, 46 de suspensión y 57 multas coercitivas. En 2018 fueron renovadas por declaración responsable 1.447 licencias con 11.399 veladores; concedidos 92 permisos con 422 veladores; y disciplinariamente hubo 41 órdenes de retirada, 157 de suspensión y 104 multas coercitivas.

Doce meses después fueron renovadas por declaración responsable 1.387 licencias con 10.800 veladores; concedidas 23 permisos con 159 veladores; y disciplinariamente hubo 44 órdenes de retirada, 204 de suspensión y 237 multas coercitivas. En lo que llevamos de 2020 (el periodo de presentación de renovaciones fue del 15 de septiembre al 15 de noviembre de 2019) fueron renovadas por declaración responsable 1.120 licencias con 8.839 veladores. Urbanismo apunta que los datos de este año pueden aún variar ya que no incluyen las solicitudes fuera de plazo que se hayan presentado entre diciembre y los primeros días de enero.

La renovada calle Baños será declarada zona excluida de mesas y sillas

La Gerencia ha superado la barrera del millón de euros por el cobro de las tasas por las terrazas de veladores en los dos últimos años (aunque los datos de 2019 aún no se han cerrado) después de que en 2017 se sufriera una caída atribuida a la supresión de licencias en algunas de las calles y plazas más cotizadas de la ciudad. En esos dos últimos ejercicios se ha implementado la exigencia de que los establecimientos estén al día a la hora de renovar sus licencias y declaraciones responsables, de forma que en cuanto a ingresos efectivos se ha compensado el descenso con el cobro de deudas.

Los ingresos efectivos por veladores no superaron el millón de euros en 2015 por muy poco. La recaudación se quedó en 999.625 euros. En 2016 se superaron al alcanzar 1.017.045, pero se sufrió una bajada en 2017 con 932.309 euros. El año 2018 ha sido el mejor para el ejecutivo de Espadas con una subida hasta la cantidad de 1.052.473 euros. Y este aumento ha sido posible pese a que las tasas no se han actualizado desde que se revisaron levemente en el año 2015. Desde entonces, la Gerencia no ha aplicado ni siquiera el IPC.

El equipo de Juan Espadas se ha empleado a fondo en reiteradas campañas de retiradas de veladores ilegales. Urbanismo, además, difunde especialmente las medidas coercitivas que toma contra los abusos en los espacios públicos. Son periódicas las imágenes de operarios requisando mesas y sillas en presencia de la Policía Local y de inspectores de la Gerencia. La acción más sonada del gobierno fue, sin duda, la supresión de las terrazas en la Campana, después de los abusos de las multinacionales de la comida rápida, una decisión polémica que se llevó por delante la popular terraza de la confitería La Campana, lo que generó un debate entre el gobierno y la oposición.

El ejecutivo socialista se mantuvo inflexible y no concedió en ningún momento un trato preferente al negocio local y centenario, que ahora tiene los veladores en la pequeña apertura del callejón trasero, donde en tiempos tenía su terraza la cafetería La Reja.

Para la regularización de los veladores en la Alameda de Hércules aún queda. Para la regularización de los veladores en la Alameda de Hércules aún queda.

Para la regularización de los veladores en la Alameda de Hércules aún queda. / Juan Carlos Vázquez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios