Sevilla FC

La resiliencia se resiente

Jesús Navas es atendido por el doctor Jiménez y un fisioterapeuta antes de abandonar el campo. Jesús Navas es atendido por el doctor Jiménez y un fisioterapeuta antes de abandonar el campo.

Jesús Navas es atendido por el doctor Jiménez y un fisioterapeuta antes de abandonar el campo. / Antonio Pizarro

El concepto resiliencia, de raíz psicológica y usado desde hace años en el fútbol, fue puesto de moda por Julen Lopetegui la temporada pasada, cuando su equipo se adaptó a las duras condiciones de un calendario sin descanso tras el confinamiento. El éxito de la vuelta del Sevilla tras el parón competitivo fue obvio: le dio continuidad a su remontada en la Liga hasta terminar cuarto igualado con el Atlético de Madrid y se coronó en Colonia con la sexta Europa League. Pero el Sevilla fue, junto con el Bayern Múnich, el equipo que menos descansó y ahora empieza a ver las consecuencias de esa fatiga que ya no sólo es mental, también lo es muscular, como prueba la lesión de Jesús Navas y también la de Acuña. Todas estas circunstancias han agriado el discurso de Lopetegui, que siempre invitó a "tomar la siguiente curva tal y como venía".

Que la temporada 2020-21 iba a tener muchas curvas era un previsión tan obvia que no hacía falta ser un agorero para presentirlo. El Sevilla ha crecido muchísimo: ya no juega la Europa League sino la Champions, tiene ahora una decena de internacionales que no son once porque la FIFA sigue sin reconocer la posibilidad de que Munir sea citado por Marruecos, y los partidos se acumulan sin que la Liga o la Federación Española hayan tenido ni un detalle con los horarios de los partidos nacionales tras los europeos.

Tras el partido ante Osasuna, disputado el sábado a las 18:30 cuando existía la posibilidad de que se jugara el domingo pues era previo al último parón del año antes de Navidad, a Lopetegui se lo notó más enfadado que nunca. Incluso se trasladaron los nervios a su dicción al hablar del descanso de sus jugadores y los horarios, cuando su discurso suele ser pausado. "No tiene sentido haber jugado hoy", dijo con amargura.

El ejemplo del Real Madrid, que jugó en la última franja del domingo tras haber participado también en la Champions se puede tomar como un pequeño agravio comparativo, aunque otros equipos de Champions, como el Barça, jugaron el sábado pese a que su partido continental también fue el miércoles, como el Sevilla, y a domicilio, en Turín.

Pero la queja de Lopetegui viene de largo. El Sevilla fue víctima de la polémica lucha de poder entre LaLiga y la RFEF. La primera ubicó el primer partido liguero el lunes 28 de septiembre, pero el Juez único de Competición lo adelantó al domingo 27 de septiembre, sin tener en cuenta la excepcionalidad de que el Sevilla había jugado el jueves 24 de septiembre la Supercopa de Europa, representando al fútbol español, con prórroga incluida ante el Bayern Múnich. Fue víctima del fuego cruzado.

Luego llegaron otras quejas por los horarios, vespertinos en sábado en lugar de nocturnos, ante Eibar y Athletic. El entrenador del Sevilla, que mira al detalle todo lo relativo a la preparación táctica y también física, pedía que al menos hubiese las 72 horas preceptivas que prescriben los preparadores físicos profesionales como el lapso mínimo de tiempo para que el músculo se recupere adecuadamente de la fatiga entre cita y cita competitiva. Por norma, el Sevilla juega siempre en la Liga con menos de esas 72 horas, algunas veces bastante menos.

Detrás está también la mayor competitividad a la que se enfrenta el Sevilla esta campaña. La temporada pasada Lopetegui se podía permitir el lujo de rotar en la fase de grupos de la Europa League reservando a sus pilares para la Liga. "Hay un matiz entre la Champions y la Europa League, sobre todo en las primeras fases, y hay que asumirlo de muy buen grado. Estamos ilusionados por jugar cada tres días", dijo el guipuzcoano antes de recibir al Krasnodar. Pero luego estalló, quizá cuando vio las lesiones...

No se debe obviar tampoco la gestión de una plantilla quizá corta. Ante el Krasnodar no pudo completar la convocatoria de 22. No está inscrito en Champions Aleix Vidal, pero tampoco le ha dado la ocasión Lopetegui de debutar en la Liga. Y Jesús Navas ya fue el jugador de campo con más minutos la pasada temporada, ha jugado todos los partidos oficiales con el Sevilla y la selección y su cuerpo ha dicho basta. La resiliencia tiene un límite.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios