sevilla f.c.

Planificación al ralentí

  • La rescisión de Sampaoli paraliza el relevo del técnico, con quien Óscar Arias desea perfilar la plantilla

  • El Oporto se interesa en Berizzo y José Castro reitera su firmeza con la cláusula

Planificación al ralentí Planificación al ralentí

Planificación al ralentí

Días de tensa calma en el Sevilla, en la incertidumbre de qué saldrá de esa reunión anunciada desde Argentina que tendrá lugar en la ciudad hispalense este jueves. El objetivo de la misma no es otro que desbloquear la situación de Jorge Sampaoli, lo que significará al mismo tiempo desatar el nudo de la planificación deportiva. Óscar Arias, en su primer examen como director deportivo del Sevilla, tiene tiempo para perfilar la plantilla del curso próximo, pero primero debe acertar con el técnico que relevará a Sampaoli.

Con Eduardo Berizzo señalado como el número uno en la lista de candidatos -y sin obviar que hay otras opciones, sobre todo el finalista de Copa Mauricio Pellegrino, pero también hasta Javi Gracia- desde Portugal surge otra noticia que añade inquietud a este compás de espera, como es la necesidad del Oporto de encontrar un relevo a Nuno Espirito Santo, tras haber fracasado en la empresa de quitarle la hegemonía liguera al Benfica. Y Berizzo está también en los candidatos, aunque por detrás del más joven Marco Silva, técnico del Hull City, según el diario Record.

Pero cualquier negociación con el posible relevo de Sampaoli también está aparcada, aunque subterráneamente el ya ex técnico del Celta conoce las intenciones del Sevilla, que, por otra parte, no puede dar ni una pista a la AFA antes de reunirse con sus directivos.

Como dijo Óscar Arias en la televisión del club, "todo parece indicar que Sampaoli ha terminado su hacer en el Sevilla", pero la incertidumbre existe hasta que no esté firmada la rescisión de contrato del argentino. Pese a las relaciones amistosas de José Castro con Daniel Angelici, el hecho de que la AFA, sus anteriores directivos, dejasen dinero adeudado a Tata Martino y Edgardo Bauza no ayuda a que haya un clima de total confianza. Más aún cuando el propio Angelici reconoció en su país que llegarían para "tratar de bajar el tope de la cláusula". Y esto no cuadra con la idea que tiene el Sevilla, cuyo presidente volvió a empeñar su palabra en Onda Cero. "Es un magnífico entrenador y si se hubiera quedado una segunda temporada habría corregido errores", dijo. "La AFA o el entrenador, el que sea, tienen que pagar lo estipulado en la cláusula para que Sampaoli salga". Otra cosa es que se negocien las fórmulas y plazos del pago...

Castro recordó algo que no debe pasar desapercibido: hasta el 31 de mayo, la cláusula de rescisión asciende a a 4,2 millones de euros, y sólo a partir del 1 de junio se rebaja a 1,5 millones. "Pero la temporada ya ha terminado y no tiene sentido perjudicar a nadie. La AFA viene esta semana a hablar con nosotros, aunque no hay nada que hablar. Nosotros tuvimos que pagar a la Federación Chilena".

Efectivamente, el Sevilla se hizo cargo de la cantidad que acordaron la Asociación Nacional de Fútbol Profesional y Sampaoli en enero de 2016, después de que el técnico decidiese unilateralmente no cumplir su contrato, tras ganar la Copa América 2015. La cláusula era de 6,2 millones de dólares y quedó fijada tras arduas negociaciones en 600.000 dólares (534.000 euros). Evitar una nueva controversia es lo que quiere el Sevilla con la AFA.

Entretanto, Óscar Arias espera. "La dirección deportiva toma las decisiones, pero nos gusta ir de la mano del técnico, de su propuesta y trabajar con él mano a mano. Más que necesidades, ahora mismo, nos gustaría hablar con el técnico en cuanto a las decisiones que debemos tomar", explicó en SFC TV.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios