Granada CF - Sevilla FC | La previa Una vuelta con sorpresa

  • El Sevilla retoma la competición con la baja inesperada por Covid-19 de Koundé y la duda de Jesús Navas

  • Los de Lopetegui deben competir sin pensar en el Chelsea

Rakitic toca el balón en un rondo. Rakitic toca el balón en un rondo.

Rakitic toca el balón en un rondo. / Juan Carlos Muñoz

Se ha colado hasta la cocina, a última hora y de rondón, el puñetero virus en este partido que en circunstancias normales reuniría muchísimos alicientes. Dos equipos andaluces, con muchos vínculos entre ambos, dos equipos europeos, bien clasificados en la tabla, dos aficiones movilizadas, un desplazamiento cercano...

Pero el Covid-19 sigue empeñado en chafarlo todo y a la falta de público en el estadio, algo ya normal desde hace meses y que parece que va para rato, se une la baja de uno de los jugadores referencia en el Sevilla por un inesperado positivo. Julen Lopetegui se quedó sin uno de sus puntales por culpa de dos afecciones comunes en estos tiempos, el coronavirus y el virus FIFA. Jules Koundé regresó infectado de sus encuentros con la selección francesa sub 21 y las consecuencias las paga el Sevilla, que no podrá contar con uno de sus jugadores más importantes durante medio mes, perdiéndolo así no ya para el partido de hoy, sino también para el martes ante el Chelsea en Londres –una cita clave en el arranque de la fase de grupos de la Champions League–, el siguiente de Liga y el primer duelo europeo en el Sánchez-Pizjuán de la presente temporada ante el Stade de Rennes.

La Previa La Previa

La Previa / Departamento Infografía

Ello va a obligar al entrenador guipuzcoano a modificar su bloque defensivo con la entrada de un hombre que acompañe a Diego Carlos, teniendo que elegir entre Sergi Gómez, que ya jugó como titular en el estreno liguero en otro duelo andaluz, ante el Cádiz, o forzar el debut del holandés Karim Rekik, que llegó justo antes del parón para reforzar el centro de la defensa pero que quizá no se esperaba que tuviera que ser tan rápida su adaptación antes de empezar a competir.

Es un partido el de este mediodía en Granada marcado por la incomodidad y la incertidumbre que para los entrenadores tienen las semanas de regreso de los internacionales de jugar con sus selecciones, que en el caso del Sevilla son muchos ya (hasta once contando con el amago de Munir). Pero es uno de los peajes que hay que pagar para llegar a esa deseada grandeza, ese crecimiento con el que se saca pecho y con el que se ansía en un futuro no muy lejano poder aspirar a cotas aún mayores. Y llegan las curvas, porque Lopetegui desveló ayer que Jesús Navas está entre algodones, con la casualidad añadida de que el sustituto habitual del palaciego en el lateral derecho es... Koundé.

Así, se da la circunstancia de que Aleix Vidal, hace nada descartado, sería la única opción si finalmente el capitán sevillista, que no pudo entrenar ayer, no está disponible para jugar, ya que Pozo fue cedido en el último día del mercado al Eibar junto a Bryan Gil.

Lopetegui tendrá que calibrar bien cómo han llegado sus internacionales, la carga de partidos de cada uno de ellos durante este parón y la cita del martes en Londres ante un rival que ya no es el Qarabag con el que se estrenó en Europa en la pasada campaña. Aunque el técnico aviso que De Jong y En-Nesyri llegaron “bien”, Carlos Fernández podría tener alguna opción ante el equipo en el que explotó de verdad como goleador la temporada pasada, un rival que se ha ganado un respeto y que pondrá las cosas difíciles a los blancos en un horario un tanto discutible aún en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios