Segunda División B El Sevilla Atlético cae por sus regalos atrás

  • El filial sevillista no aprovechó el gol inicial en el minuto 11 para imponerse al Villarrobledo

  • Diabaté fue expulsado injustamente en el minuto 57 por dos faltas inexistentes

Los futbolistas de ambos equipos posan antes de empezar el encuentro. Los futbolistas de ambos equipos posan antes de empezar el encuentro.

Los futbolistas de ambos equipos posan antes de empezar el encuentro. / M.G.

El Sevilla Atlético desaprovechó una excelente oportunidad para sacar un resultado positivo en su visita al Villarrobledo manchego en un partido que perdió tanto por los fallos propios como por los errores del árbitro murciano Martínez Montalbán, que expulsó a Diabaté antes de la hora de juego por dos tarjetas amarillas en sendos saltos en los que no cometió ni falta a sus rivales.

Pero mal haría el filial sevillista en escudarse sólo en la actuación arbitral, ya que en su derrota también tuvo muchísimo que ver los errores defensivos cometidos, sobre todo en los despejes de los dos primeros goles locales por parte de Berrocal, en el 1-1, y de Genaro, en el 2-1. Esos fallos de los centrales hicieron que el trabajo del filial se viniera abajo.

Porque el litigio no pudo empezar mejor para los franjirrojos. Después de un arranque con acercamientos del Villarrobledo, un buen pase de Javi Pérez cogió descolocada a la defensa local y posibilitó que Diabaté anotara el primer tanto del encuentro. Corría el minuto 11 y los sevillistas tenían una buena situación de partida para hacerle daño a un rival con muchas dudas.

El equipo de Paco Gallardo se plantaba sobre el pesado césped del recinto manchego con un esquema de 1-4-4-2 en el que Álex Robles y Chacartegui eran los dos laterales con Javi Pérez y Pejiño por delante en las bandas. Con un doble pivote compartido por Juanpe y Diego García, el trabajo arriba era para Mena en su labor de acompañar a Diabaté, que creaba muchísimo peligro cada vez que se acercaba a Salcedo.

Precisamente el delantero centro, que hace un trabajo fundamental para el filial, tuvo la gran oportunidad de dejar casi sentenciado el encuentro. Era el minuto 37, con el juego absolutamente controlado para los sevillistas, cuando Diabaté aprovechó un pase de Juanpe para escaparse del defensa y plantarse absolutamente en solitario delante de Salcedo. Tuvo mucho tiempo incluso para pensar y decidió disparar al palo más cercano, pero el guardameta sacó la pierna para evitar el cero a dos.

Después llegaría el error antes del descanso al fallar varios despejes y aprovecharlo el uruguayo Agus Alonso, lo mismo que haría con el regalo de Genaro en la segunda mitad antes de la injusta expulsión de Diabaté por sendas amarillas inexistentes. El filial fue capaz de reaccionar y empatar con diez, pero no le sirvió de nada por el gol decisivo de Dani Lozano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios