Sevilla FC Dabbur-De Jong: goles que añaden picante al debate

Dabbur conduce la pelota en el Israel-Letonia, el martes. Dabbur conduce la pelota en el Israel-Letonia, el martes.

Dabbur conduce la pelota en el Israel-Letonia, el martes. / atef safadi / efe

Pocas veces una convocatoria de un partido tan rutinario como puede ser un Sevilla-Levante habrá suscitado tanta expectación. Pero la realidad es que la elección de Julen Lopetegui para la siguiente cita de Liga, este domingo en el Ramón Sánchez-Pizjuán, tendrá mucha miga. Miga empapada en el aliño de un debate al que los goles de los internacionales del Sevilla han añadido bastante picante, sobre todo en el caso de Munas Dabbur. El delantero israelí marcó dos goles, dos tantos de delantero nato, el martes en el partido de clasificación para la Eurocopa ante Letonia. Fue su réplica a los conseguidos por Ocampos y, sobre todo, De Jong. Si Lopetegui no quería caldo, dos tazas. Son los condimentos de este segundo parón.

El debate que existe en el entorno del Sevilla, en su afición, en la prensa y entre los técnicos sobre la gestión de los delanteros ha elevado un poquito el tono con la nueva reivindicación de Dabbur, que ha llegado justo después de que De Jong, tras su aciaga noche en el Camp Nou, terminase con su sequía goleadora marcando un tanto trascendental a Irlanda del Norte con Holanda el jueves pasado. Lopetegui se congratuló ayer en la radio del club de que sus delanteros vean puerta. "Siempre estamos contentos de que los jugadores rindan. La felicidad para los delanteros gira en torno al gol y es importante que hayan marcado", dijo el guipuzcoano satisfecho.

Siempre da confianza a un futbolista tan especializado como el delantero que vea puerta; así tendrá más difícil la decisión de elegir el entrenador... Pero estos tópicos chocaran con la realidad de que el nueve de Lopetegui es el holandés, que aún no ha marcado. y de que el israelí ni siquiera se ha sentado aún en el banquillo en ocho jornadas de Liga.

La aparición ante el APOEL de Dabbur fue casi una manifestación sediciosa de la afición del Sevilla. El estadio en pie aplaudiendo a un futbolista al que apenas ha visto fue un clarísimo mensaje a Lopetegui: la afición quiere verlo. Sobre todo porque De Jong no está teniendo la fortuna de cara. O no está teniendo el acierto que debería tener un delantero centro del Sevilla actual, de un Sevilla con altas aspiraciones.

El israelí cuenta con el favor de la afición habiendo jugado apenas 20 minutos en dos ratos testimoniales en la Europa League, ante el Qarabag en Bakú y el referido frente a los chipriotas. Ya al futbolista le llega ese cariño. "En España vieron mi partido y me animaron mandándome muchos mensajes después del choque", dijo en su país tras firmar dos tantos, el primero al rematar a la primera un pase paralelo en carrera, con la defensa superada; el segundo, en un mano a mano que solventó con una vaselina, un gol de calidad. "También tendré oportunidades en Sevilla", añadió esperanzado el jugador.

Entretanto, Lopetegui elude como puede la incómoda cuestión de por qué ni siquiera lo ha convocado aún para ninguna de las ocho jornadas de Liga disputadas, la molesta sospecha de que Dabbur no le encaja en su sistema tras probarlo en pretemporada en la banda izquierda o como segundo delantero. En SFC Radio fue preguntado por la importancia de los goles, de que marquen los delanteros... incluido Dabbur. "La clave en el fútbol son los goles, tenemos que tratar de generar, marcar y que no nos marquen. El equipo seguro que va a mejorar y seguro que lo que ahora es de una manera mañana será de otra", contestó, dando una respuesta genérica que no convence al hincha de a pie, al que tampoco lo seducen otras explicaciones, como las de Monchi o el propio De Jong.

El director general deportivo habla de la importancia para la continuidad del juego y la presión alta de De Jong, "un delantero que hace 11 kilómetros, como si un centrocampista hiciera 14 kilómetros". El holandés, por su parte asegura en su país que Lopetegui lo tiene como un "líder disruptivo", en referencia a que es el primero en hostigar la salida del balón del rival.

Son razones tácticas con fundamento. Quizá Dabbur no tenga capacidad para esa presión continuada ni para ofrecer una salida desahogada, siendo una referencia en los tres cuartos de cancha, tanto para el juego aéreo como para el combinado a ras de césped. Pero los aficionados, como Santo Tomás, quieren meter sus dedos en la llaga, desean verlo para sacar sus propias conclusiones. Lopetegui dará la convocatoria para recibir al Levante el domingo, al ser el partido en casa, pocos momentos antes de la cita. Y el sevillismo anda inquieto por saber la decision.

En el debate, Chicharito y Munir son testigos mudos y expectantes. El mexicano no ha tenido partido en este parón siquiera. Pero, al margen del debate, parece obvio que este Sevilla sí tiene gol. Ahora está en manos de Lopetegui saber gestionarlo de forma óptima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios