El derbi sevillano | Informe Sevilla FC

Todos los males vienen por el centro

  • La fragilidad del dúo Roque Mesa-Banega sigue siendo el foco a atacar; Loren despegaba a Kjaer y con diez el equipo se abrió más

Informe técnico Informe técnico

Informe técnico

El Sevilla perdió el derbi posiblemente por una decisión arbitral, pero ello no esconde los defectos de un equipo que se abre con mucha facilidad por el centro. Y no es nuevo. Los rivales no encuentran dificultades para tener más presencia en la zona en la que se cuece todo. Lo hizo el Villarreal, pero también en ocasiones puntuales enemigos menores como el Zalgiris en Nervión y el Sigma Olomouc en Chequia.

El Betis dominó el centro del campo. Tuvo más gente, en once contra once y, mucho más en once contra diez, que fue cuando ya encontró el hueco para centrar sin oposición (Mandi) en el 1-0.

Defensa

El Sevilla tiene un serio problema con la pareja Roque Mesa-Banega. El físico no les va en una Liga tan exigente y el Betis es precisamente lo que salió a explotar. Setién mandó a Loren a adelantarse unos metros y despegar así a Kjaer del dúo de pivotes para que apareciese el espacio, esa zona que empezaron a atacar Canales e Inui. Lo burlaban de muchas formas: yéndose Loren a recibir a uno de los costados, o amagando con el desmarque de ruptura para hacerlo al final de apoyo (como lograba hacer Inui con Mercado metiéndolo más en su área con ese giro de cintura y yendo a recibir al medio sin oposición). Machín no supo corregir eso a tiempo, ni el exceso de crispación de Roque Mesa desde el minuto uno. Lo intentó con Gonalons, un hombre con más presencia física, pero no fue suficiente.

Y fue mucho más grave cuando, ya en inferioridad, los espacios se agrandaron más. Al defender con una línea de cinco hombres tan abierta en el campo, al Sevilla le faltaban piezas en esa corona del área mucho más huérfana. Y por ahí llegó el gol. Nadie le salió a Mandi para obstaculizar el centro (Andre Silva inició una tímida carrera cuando vio que nadie iba a tapar el pase).

Ataque

No funcionaron las alternativas. El Betis no basculaba y Navas no apareció ni una vez, pues no encontró esos espacios que los cambios de orientación suelen generar. Sólo el despliegue físico de un batallador Andre Silva servían de referencia y Banega sólo pudo filtrar balones en una fase de la primera mitad.

Virtudes

En algunas fases libró el duelo.

Talón de Aquiles

Machín no tuvo frescura de ideas ni para cambiar ni para corregir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios