Sevilla-Atlético | Informe técnico

Cada cual en sus mejores pasillos

  • Sevilla y Atlético brindan un bonito espectáculo en el que cada uno compitió buscando la zona del campo que más le favorecía.

  • Simeone no supo tapar a Jesús Navas ni Machín a Thomas

Análisis táctico Sevilla-Atlético Análisis táctico Sevilla-Atlético

Análisis táctico Sevilla-Atlético / Departamento Infografía

El Sevilla dio la cara ante uno de los gallitos de la Liga, posiblemente el equipo con el que es más difícil competir, basando su fútbol en tener mayor protagonismo en los pasillos exteriores, fundamentalmente en la banda de Jesús Navas y donde un equipo como el de Simeone suele acumular tradicionalmente menos piezas. Además, el palaciego supo buscar bien las cosquillas a su par aprovechando que no tenía enfrente un lateral específico, sino a un jugador como Saúl hecho para otras funciones al que al final Simeone apeló para tratar de reforzar todavía más una parcela en la que se movió con demasiada facilidad un Thomas que fue el faro del Atlético.

No se puede negar la intensidad con que se emplearon los sevillistas ante un equipo que va al límite, protagonizando fases en las que superó a su oponente. Igual que tampoco se puede negar que el Atlético tuvo otros momentos de más llegada. Tanto en un área como en la otra, también es justo reseñar que Vaclik y Oblak cumplieron un papel estelar en varias acciones posibilitando ambos que los dos equipos sumaran un punto en un bonito partido, vibrante, viril, competido y de los que hacen afición.

Defensa

Sorprendió la apuesta de Machín con Gnagnon y sorprendió la excelente respuesta del francés, que salió quizá algo brusco en sus acciones por alto y fue yendo a más hasta acabar rozando el gol del triunfo y marchánsose lesionado bajo una cerrada ovación.

Más bien los problemas defensivos del equipo de Machín llegaron por la cómoda posición de Thomas, quien recibía siempre con metros suficientes para pensar debido a la superiodad numérica del Atlético en la zona de Banega, que sufría un uno contra dos (Thomas y Rodrigo, generalmente) y hasta contra tres con Koke si no ayudaba Escudero.

Claro que ese jugador de menos que tenía el Sevilla en esa zona lo tenía de más unos metros más arriba, en la línea Roque Mesa-Sarabia-Jesús Navas. Sólo en el tramo final, el Cholo reforzó más el centro sacando a Correa del campo y metiendo a Saúl en su sitio, una fase en la que Thomas, arropado, se sintió, si cabe, más cómodo.

Ataque

Jesús Navas fue un puñal por la derecha y, ciertamente, Simeone tardó mucho en intentar cerrar esa vía. El palaciego iba siempre con ventaja ante un lateral a contraestilo como Saúl y por ahí volcó el Sevilla todo el juego de la primera mitad y gran parte de la segunda. Ello, junto a los buenos movimientos de Andre Silva, coincidió con los mejores minutos del Sevilla, que supo buscar casi la única manera con que se le puede hacer daño al Atlético, huyendo de los pasillos centrales.

Al final puede decirse que el partido se abrió y entró en un golpe a golpe en el que los porteros decidieron y en el que, ciertamente, pudo pasar cualquier cosa.

Virtudes

El equipo supo competir, no se arrugó y supo hacer daño a un rival al que es muy difícil crearle ocasiones de gol.

Talón de Aquiles

Thomas anduvo demasiado tiempo solo y cómodo y eso pudo costar más caro de lo que costó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios