Sociedad

Coronavirus: España vivió una cuarentena en penumbra

  • España ha vivido durante el confinamiento un periodo con muy pocas horas de sol

  • Fue el país de Europa y del norte de África que menos insolación registró entre el 15 de marzo y el 23 de abril

España vivió una cuarentena en penumbra. España vivió una cuarentena en penumbra.

España vivió una cuarentena en penumbra. / Aemet

España vivió durante la cuarentena por la pandemia de coronavirus un periodo de penumbra, con muy pocas horas de sol, y fue el país de Europa y del norte de África que menos insolación registró entre el 15 de marzo y el 23 de abril de 2020.

Así lo recoge el jefe de Climatología de Aemet en la Comunidad Valenciana, José Ángel Núñez, en un estudio sobre la falta de insolación titulado Una cuarentena en penumbra elaborado con datos de la Agencia Estatal de Meteorología en España, CM SAF y Copernicus.

En el texto se señala que la mayor anomalía de insolación se observó en provincias de la Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Andalucía oriental y Melilla, así como en los sistemas montañosos, particularmente en el Sistema Central, donde se observa que el déficit de insolación aumenta con la altitud.

Se han analizado series de insolación de varios observatorios y, en varios de los situados a orillas del Mediterráneo, ha sido el periodo con menos horas de sol de toda su serie histórica en ese periodo de cuarentena y en otros muchos se sitúa entre los tres menos soleados.

La causa de la escasez de insolación fue una situación de bloqueo anticiclónico escandinavo, que fue persistente al principio y final del periodo, además de una situación de dorsal noratlántica los primeros días de abril.

La primera mitad de marzo, al igual que ocurrió en febrero, transcurrió en general con ambiente soleado en gran parte de España; sin embargo, a partir del 15 de marzo se produjo un brusco cambio de tiempo y durante gran parte de los cuarenta días siguientes predominó el cielo nuboso y la escasa insolación, que fue más acusada en las comunidades del Mediterráneo.

Durante quince días hubo un periodo de insolación por debajo del promedio normal a partir del 15 de marzo, e incluso catorce días con insolación nula o inferior a una hora.

El periodo equivalente de 40 días con menos horas de sol

Comparado el número de horas de sol registradas entre el 15 de marzo y el 23 de abril de 2020 con el mismo periodo de tiempo de varias series históricas, en observatorios como los de Valencia, Castellón o Málaga ha sido, con diferencia, el periodo equivalente de cuarenta días con menos horas de sol registradas.

En otros muchos se sitúa entre los tres más bajos de la serie, como en el observatorio del aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez, que tiene datos digitalizados de insolación desde 1951 y el registro de insolación durante la cuarentena, 178.6 horas de sol, es el segundo más bajo tras el mismo periodo de 1968 (176,7 horas).

Si se mira la evolución del número de horas de sol registradas en el aeropuerto de Málaga en el periodo de la cuarentena desde 1948, en el periodo equivalente de 40 días de la serie, nunca se había bajado de 200 horas de sol; el mínimo se había registrado en 1982, con 201,7 horas, y en 2020 el número de horas de sol ha sido de 168,4.

La zona de mayor insolación del continente en promedio normal durante el periodo de cuarenta días que transcurre entre el 15 de marzo y el 23 de abril se sitúa frente a la costa de Granada y Almería, con más de 375 horas.

Mientras en casi toda Europa la cuarentena transcurrió con cielos despejados y mucha insolación, en la península, sobre todo en el este y centro, el déficit de insolación fue muy acusado.

El país con menos horas de sol

De todos los países de Europa y norte de África analizados, España fue el país con menos horas de sol en el promedio de su territorio durante la cuarentena, y, por provincias, Castellón, Asturias y Valencia fueron las menos soleadas de España y, por tanto, la zona con menos horas de sol durante la cuarentena en Europa.

A partir del 24 de abril la situación se fue normalizando, el sol volvió a brillar e incluso los primeros días de mayo fueron cálidos, con más de 30 grados en muchas localidades de toda España.

Núñez asegura desconocer todo acerca de las condiciones meteorológicos que resultan favorables para la propagación de epidemias y la expansión del virus, y afirma que tendrán que ser virólogos y epidemiólogos los que determinen si la ausencia de insolación ha influido de algún modo en la expansión de la epidemia en España y si el nuevo periodo de gran insolación que comenzó el 24 abril puede influir también en frenarla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios