#MeToo

Desestimado uno de los cargos de agresión sexual contra Harvey Weinstein

  • El cargo corresponde a la acusación de Lucia Evans, que aseguró que fue forzada por el productor a practicarle sexo oral en 2004.

  • El abogado del productor cree que la decisión tambalea toda la investigación.

Harvey Weinstein entra en comisaria para entregarse. Harvey Weinstein entra en comisaria para entregarse.

Harvey Weinstein entra en comisaria para entregarse. / EFE

La Fiscalía de Nueva York desestimó uno de los seis cargos de agresiones y abusos sexuales por los que está imputado el productor de cine Harvey Weinstein. La decisión recibió el visto bueno del juez encargado del caso en una vista celebrada en un tribunal de Manhattan.

Los fiscales decidieron dejar de lado las acusaciones por inconsistencias en sus testimonios. Se trata de la primera victoria judicial de Weinstein desde que este año quedara en libertad bajo fianza tras ser acusado de violación y abusos sexuales por las autoridades de Nueva York.

Lucia Evans era una de las tres mujeres cuyas alegaciones fueron utilizadas por las autoridades neoyorquinas para proceder a la detención del productor cinematográfico, cuyo supuesto historial de abusos estuvo en el centro del nacimiento del movimiento #MeToo (Yo también).

Según su testimonio, Weinstein la forzó en 2004 a practicarle sexo oral durante una reunión para discutir un posible trabajo como actriz. El cargo vinculado a su acusación, sin embargo, queda ahora fuera del caso, después de que la Fiscalía y el juez aceptasen retirarlo a solicitud de la defensa.

El testimonio de Evans fue uno de los recogidos por la revista The New Yorker en un artículo publicado hace un año sobre el historial de Weinstein y que contribuyó a la caída del cineasta, uno de los más poderosos de la industria. Meses después, el productor se entregó a las autoridades de Nueva York, que le acusaron de violación y abusos sexuales. Tras declararse inocente, Weinstein quedó en libertad bajo fianza a la espera de juicio.

La defensa de Weinstein trabajaba desde hace semanas para lograr que se desestimasen las acusaciones de una de las tres mujeres en las que se basa el caso, alegando que se habían ignorado pruebas exculpatorias, incluidos correos electrónicos que supuestamente demostraban que la relación había sido consentida.

Además, insistían en que Evans había mentido al gran jurado que aprobó los cargos y denunciaban supuestas malas prácticas de un detective que participó en la investigación. "Obviamente es un acontecimiento muy positivo", dijo Benjamin Brafman, el abogado de Weinstein, al término de la vista judicial.

Brafman acusó a los fiscales de haberse precipitado y haber cedido a presiones para arrestar al productor de Hollywood y de solo haber investigado las acusaciones en profundidad a posteriori. "Cuando a uno se le vilipendia en los medios, hay prisa por juzgar, lo que es ofensivo para el concepto de justicia y debido proceso", insistió.

Según el abogado, la decisión de plantea dudas sobre todo el caso, a pesar de que los fiscales han decidido mantener los otros cinco cargos en contra de Weinstein. "Cuando una de las acusaciones principales del caso se basa en un testimonio con perjurio es algo , importante", insistió el letrado, para quien "la integridad de estos procedimientos ha sido comprometida".

Los abogados y fiscales del caso Weinstein habían estado discutiendo sobre esta parte de la acusación, el testimonio de Evans, en las últimas semanas en reuniones a puerta cerrada y con documentos judiciales sellados.

La abogada de Evans, Carrie Goldberg, opinó por su parte que el movimiento de la Fiscalía "no invalida la verdad" de las acusaciones de su clienta y dijo que lo que demuestra es que el sistema de Justicia "necesita ser reformado". "La decisión de desestimar los cargos de asalto sexual de mi clienta no dice nada sobre la culpabilidad o inocencia de Weinstein, ni tampoco sobre la consistente alegación de Lucia de que fue atacada sexualmente por la fuerza por Harvey Weinstein", apuntó en un comunicado.

Goldberg acusó a los fiscales de haber fallado en su gestión del caso y de haber utilizado a la víctima, abandonándola ahora a su suerte. "La gente se pregunta por qué las supervivientes de asaltos sexuales no van al sistema penal. Esta es la razón", recalcó.

Un año después de estallar el escándalo

Esta decisión judicial llega justo al año de que The New York Times destapase el amplio historial de abusos sexuales de Harvey Weinstein, encendiendo la llama del movimiento #MeToo (Yo también).

Las informaciones del Times, de la revista New Yorker -relató el caso Evans- y de otros medios posteriormente, unidas a los testimonios de víctimas y al poder de las redes sociales, sacaron a la luz un problema que se había mantenido silenciado y obligó a rendir cuentas a decenas de nombres conocidos de la cultura, la política y los negocios en Estados Unidos.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios