Incumplimiento de medidas

Disuelta una fiesta con 67 asistentes en un convento vizcaíno

  • Los participantes se enfrentan a cinco sanciones por persona por el incumplimiento de los límites de movilidad, horarios, número de personas reunidas, distancias interpersonales y uso de mascarillas.

Una agente de la Ertzaintza realiza la prueba de alcoholemia a uno de los asistentes de la fiesta ilegal de Deio. Una agente de la Ertzaintza realiza la prueba de alcoholemia a uno de los asistentes de la fiesta ilegal de Deio.

Una agente de la Ertzaintza realiza la prueba de alcoholemia a uno de los asistentes de la fiesta ilegal de Deio. / EFE

Un total de 67 jóvenes han sido identificados por la Ertzaintza tras celebrar esta noche una fiesta en la hospedería de un convento de Derio (Bizkaia), que ya han abandonado todos, ha informado la policía vasca. 

Este lunes a las 10 de la noche, la Ertzaintza recibió el aviso de la fiesta que se estaba celebrando en la hospedería San José, un hospedaje anexo que ofrece el monasterio de Las Clarisas en Derio, a un cuarto de hora de Bilbao. 

Al acudir al lugar, los agentes comprobaron que efectivamente se oía música alta, pero no podían acceder al mismo por las limitaciones legales al tratarse de una falta. 

A las 7:00 una treinta de jóvenes abandonó el lugar y, poco a poco, fue saliendo el resto, hasta 67, los últimos cerca de las 14:00.  

A medida que han sido saliendo, la Ertzaintza los identificó, les hizo los test de alcoholemia y les comunicaron que serían sancionados por reunirse más personas de lo permitido y por no cumplir el toque de queda.

Hasta cinco sanciones por persona

Los jóvenes identificados podrían recibir hasta cinco sanciones por persona, además de enfrentarse a una denuncia por parte de los propietarios por destrozos en el establecimiento, según ha detallado este miércoles el viceconsejero de Seguridad del Gobierno Vasco, Josu Zubiaga. 

La Ertzaintza está analizando la actividad y participación de los identificados, pero "podemos hablar -ha dicho- de hasta cinco sanciones por persona" por haber infringido los límites de movilidad establecidos, así como los límites de horarios y del número de personas que se pueden congregar, las distancias interpersonales que se deben mantener y el uso de mascarillas

"Parece que se han producido destrozos" en la hostería, hechos que los propietarios han denunciado, ha indicado Zubiaga, quien ha señalado que en ese caso "habría diligencias penales por daños". 

El viceconsejero, que ha explicado que cuando la Ertzaintza se acercó al alojamiento "no se le abrió la puerta" y como en ese momento "no estaba en curso ningún delito como tal" no podía entrar sin tener autorización, ha señalado que los propietarios dicen que desconocían el número de personas que se iban a reunir y el uso que se iba a hacer del local. 

La Ertzaintza está también analizando la actitud de los propietarios para comprobar si se han cumplido los requisitos administrativos correspondientes. 

Zubiaga ha admitido que hay diferentes opiniones jurídicas en los tribunales en cuanto a la aplicación de las sanciones, pero ha afirmado que el departamento cuenta con informes que avalan que se puede aplicar la ley de seguridad ciudadana en estos casos. 

Ha señalado, además, que hay quien "va más allá de la aplicación literal de la norma y a veces alega que hay que tener en cuenta la evolución social" y "en este caso la inmensa mayoría de la sociedad está por que se cumplan las normas" con el fin de "preservar la vida de los ciudadanos". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios