Sociedad

Los delitos de odio crecen en Europa, pero solo uno de cada diez casos acaba en denuncia

Una manifestación contra el racismo celebrada en Córdoba, en una imagen de archivo.

Una manifestación contra el racismo celebrada en Córdoba, en una imagen de archivo. / E.D.C.

Los delitos e incidentes por odio crecen sin freno en Europa, pero solo uno de cada diez casos acaba en denuncia. Los que más aumentan son los relacionados con la religión o el sexo, mientras que en el caso de España se disparan los motivados por la ideología política, según un estudio presentado este martes. 

"Cartografía del odio" es fruto de una investigación de dos años liderada por la eurodiputada de Ciudadanos y vicepresidenta de la Comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo, Maite Pagazaurtundúa, y centrada en analizar los delitos de odio en seis países: España, Alemania, Francia, Italia, Hungría y Polonia.

Con la recolección de 80.000 datos de fuentes oficiales y organizaciones de la sociedad civil entre 2015 y junio de 2020 se busca "dar luz a un fenómeno que se está intensificando", ha explicado Pagaza durante la presentación del estudio en Madrid al hacer hincapié en que "9 de cada 10 afectados" por agresiones o delitos de odio "no denuncian".

En este tipo de actos "es la dignidad de un ser humano la que es atacada, nos da igual por qué", ha enfatizado la eurodiputada.

Las cifras oficiales, entre ellas datos hasta 2018 de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), muestran un total de 32.226 incidentes de odio en los seis países estudiados, casi 4.000 de ellos en España (un 12,28 %).

La mayoría de estos incidentes (casi un 60 %) tienen detrás racismo y xenofobia, después están los relacionados con anticristianismo y otras religiones (11,63 %), con antisemitismo (9,28 %) y contra la orientación sexual (9,06 %).

Protesta contra la transfobia en Sevilla. Protesta contra la transfobia en Sevilla.

Protesta contra la transfobia en Sevilla. / Belén Vargas

El informe revela un aumento de la intolerancia religiosa y de los incidentes de odio al sexo de la víctima, que han pasado de 41 casos en 2016 a unos 1.000 en 2018.

En cuanto a los datos de la sociedad civil, el estudio registra casi 6.000 actos de odio denunciados, el 22,7 % de ellos en España, donde el número de incidentes por intolerancia política (464) es el más alto de todos los países estudiados.

"La hostilidad política está creciendo espectacularmente en España, pero en otros países también lo vemos y nos preocupa mucho", ha alertado Pagaza.

La polarización "lo agrava todo", y "ante manifestaciones de odio tendríamos que unirnos", algo que, a su juicio, no ocurre desde hace tiempo.

Actos de odio menos visibles

Por otro lado, en un apartado denominado "Fuera de radar" el estudio se hace eco de otros actos de odio "menos visibles" como la aporofobia (odio a los pobres) o la disfobia (a las personas con discapacidad), y en el caso de España se detecta el fenómeno de la hispanofobia, de acuerdo con Pagaza.

Algunos de los casos más graves que visibiliza el informe son contra indigentes o personas con discapacidad, así como actos de transfobia que muestran "un nivel de deshumanización extraordinario".

Pagaza ha comentado que el estudio se ha enviado a la Comisión Europea, que precisamente prevé dar a conocer en diciembre su propuesta para incluir los delitos de odio en la lista de delitos graves de la UE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios