Crisis sanitaria

Fernando Simón descarta dimitir por sus palabras sobre los contagios en sanitarios

Fernando Simón. Fernando Simón.

Fernando Simón. / E. Parra, Europa Press

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha respondido a las organizaciones médicas que han pedido su cese que están en todo su derecho pero les ha querido dejar claro que este puesto, y más ahora, "no es ningún regalo" y acarrea muchos "sinsabores".

"Yo ni quiero ni no quiero. No se crean que este puesto es un regalo, ni muchísimo menos: este puesto, y más en este momento, es un puesto en el que se lleva uno todas las responsabilidades y se lleva uno muchos sinsabores", ha respondido Simón en una entrevista en TVE al ser preguntado si piensa mantenerse en el cargo tras la petición del Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM).

La Asamblea General del CGCOM acordó el sábado exigir su cese "por su incapacidad manifiesta y prolongada durante la evolución de la pandemia" y por unas declaraciones que vertió el jueves sobre los contagios entre profesionales sanitarios.

Simón ha pedido ver la rueda de prensa para valorar lo que dijo realmente al ser preguntado si el descenso de casos detectados en este colectivo en la segunda ola respecto a la primera se debía a una mayor disponibilidad de materia sanitario.

En concreto, subrayó que "no es una cuestión de material únicamente", sino de otros factores, como una menor saturación de los hospitales y también "un aprendizaje de los profesionales durante la primera ola, que reduce riesgos en esta segunda", y de los gestores de los centros, que "establecen mejores circuitos y mejores mecanismos de protección".

"Y, obviamente, mejores comportamientos de toda la población, incluidos los profesionales sanitarios cuando están fuera de su trabajo, (lo que) reduce riesgos de que se infecten fuera y luego lleven la infección a su entorno laboral", añadió.

Para el director del CCAES, el CGCOM "está en su derecho" de hacer esta solicitud tras estas declaraciones, pero tienen que trasladarla a sus jefes, que son los que decidirán "lo que hacen o no", porque él no deja de ser un funcionario público. Un puesto que "profesionalmente es interesante, pero premios, pocos", aunque él va a intentar seguir haciéndolo "lo mejor que sepa", mientras lo ocupe.

En su rueda de prensa habitual de los lunes para dar cuenta de la evolución de la pandemia en España, Simón ha vuelto a ser interpelado sobre este asunto y una vez más ha contestado que su cese lo deben decidir sus superiores: "Lo que no voy a hacer es bajarme del barco y dejarlo vacío", ha afirmado.

"Si tengo que estar, yo estaré; si se considera que no debo estar, pues no estaré", ha indicado Simón, quien ha pedido otra vez "a los que quieran opinar" que escuchen la rueda de prensa y, a partir de ahí, valoren "qué es lo que se dijo, qué es lo que dicen que he dicho y qué es lo que se propone que pase conmigo, con mi vida, con mi futuro".

Precisamente, en su defensa ha salido el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien le ha definido como "un servidor público ejemplar" que tiene "todo mi apoyo como ministro de Sanidad".

No todos los colegios de médicos han secundado al Consejo General, de forma que el de Cataluña se ha desmarcado "por razones de fondo: la crítica legítima no justifica esta petición de cese", y también de forma, ya que "no formaba parte de ninguna orden del día y su trascendencia lo hacía exigible", según declaró su presidente, Jaume Padrós.

En ello ha coincidido el presidente del de Las Palmas, Pedro Cabrera, que en declaraciones a la Ser ha señalado que este asunto no se encontraba en el orden del día, por lo que "no se debía haber votado" y, aunque hubiera sido así, tampoco lo habría apoyado: "El que no haya tenido fallos a lo largo de esta pandemia que levante la mano", ha invitado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios