sociedad

Más de la mitad de la población española vive en el límite de sus posibilidades

  • Más de 12 millones de personas se encuentran en riesgo de exclusión social

  • Una parte importante tiene un nivel educativo medio y trabajo

Vista general de Las Tres Mil Viviendas, el barrio más pobre de Eapaña. Vista general de Las Tres Mil Viviendas, el barrio más pobre de Eapaña.

Vista general de Las Tres Mil Viviendas, el barrio más pobre de Eapaña. / Juan Carlos Vázquez

Más de la mitad de la población española vive en el límite de sus posibilidades y no puede permitirse imprevistos (el 55,3%) y, a pesar de la recuperación económica, un total de 12.188.288 personas (el 26,1%) se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social.

Son datos del informe del Estado de la Pobreza 2019 que presentó en el Senado la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, que detecta grandes diferencias entre las comunidades "del norte y el sur": las tasas más bajas de pobreza son del País Vasco y Navarra y las más altas se dan en Andalucía y Extremadura.

Este análisis muestra un perfil de las personas pobres muy distinto al de la miseria y explica que una parte muy importante de la población pobre está constituida por personas españolas (80,5%), adultas (77,6%), con nivel educativo medio y con trabajo.

"El desempleo no define a la pobreza; dentro del grupo más numeroso está el de las personas empobrecidas con empleo, que nos debe hacer reflexionar: disponen de un empleo remunerado, pero cuyo salario no les permite disponer de los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades básicas", destacó el presidente de esta red que agrupa a más de 8.000 entidades sociales, Carlos Susías.

España mantiene la tendencia descendente por cuarto año consecutivo del porcentaje de personas en riesgo de pobreza (el 0,5), pero con menos intensidad (190.000 personas dejaron de estar en riesgo respecto a 2018).

"La crisis no ha generado la pobreza, la ha hecho más intensa y más extensa, porque ya teníamos una gran mochila anterior y hay que ver cómo se revierten estas situaciones, incluso las de antes de la crisis", aseveró Susías.

Pese al aumento del PIB (el 17,5% en los últimos cuatro años), no han mejorado las condiciones de vida de las personas en situación de pobreza, lamentó. "Mientras que a las personas con alto poder adquisitivo la salida de la crisis les ha costado dos años, las personas en riesgo de pobreza se mantienen en esa situación de riesgo más de 9 años después", añadió el responsable de la red, que ha realizado su informe con datos oficiales (como Euroestat e INE).

El informe refleja que la privación material severa (no poder mantener temperatura adecuada en sus casas, tener una semana de vacaciones, comer proteínas dos veces a la semana y gastos imprevistos) se ha incrementado hasta el 5,4% (más de 2,5 millones de personas) después de tres años de reducción interrumpida.

La salida de la pobreza es mayor en los hombres que en las mujeres; así, la tasa de pobreza en los hombres se sitúa en el 25,1%, mientras que la de las mujeres es del 27%. "Hay un problema de género, las medidas políticas actúan de manera distinta en hombres y mujeres y provoca que las condiciones de salida sean desiguales".

"Tener hijos es un importante factor de riesgo de pobreza y exclusión, en todos los hogares en los que viven menores tienen tasas más altas que en aquellos donde no los hay", advirtió Susías, quien añadió: "Todos los indicadores de pobreza infantiles son peores; hay que pensar en su futuro, pero también en su presente y es necesario que la niñez tenga medidas especificas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios