Sociedad

Las mujeres podrán desfilar en todas las cofradías de Zamora

  • La adaptación de las normas de la hermandad del Silencio acaba con un proceso iniciado en 2007

Penitentes de la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte procesionan por una calle de Zamora. Penitentes de la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte procesionan por una calle de Zamora.

Penitentes de la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte procesionan por una calle de Zamora. / daniel ochoa de olza / ap

La ciudad de Zamora, cuya Semana Santa está declarada de interés turístico internacional y Bien de Interés Cultural, pondrá hoy fin formalmente a la discriminación histórica que impedía a las mujeres desfilar en algunas de las procesiones de la Semana de Pasión. El proceso de cambio de estatutos de las cofradías que aún mantenían el veto de acceso a la mujer se ha llevado a cabo a lo largo del mes de junio y se completará con la adaptación de las normas de la Real Hermandad del Santísimo Cristo de las Injurias.

La modificación estatutaria de esta hermandad, también conocida como Cofradía del Silencio, se informa en asamblea sin posibilidad de votación. De esta forma, se evitará que la modificación sea rechazada como ocurrió hace nueve años, cuando se votó esta medida en una asamblea a la que acudieron sólo 168 de los más de 2.300 cofrades y fue rechazada por 94 votos en contra y 74 a favor.

Al igual que El Silencio, en las últimas semanas también han modificado sus normas otras tres cofradías que aún tenían vetado el acceso a la mujer: Jesús en su tercera caída, la Buena Muerte y el Yacente. Con ello se cierra un largo proceso iniciado en el año 2007, cuando el Obispado de Zamora estableció un estatuto marco que obligaba a todas las cofradías y asociaciones de fieles católicas a ser mixtas, tanto de hombres como de mujeres.

Sin embargo, algunas de las cofradías más tradicionales de la Semana Santa se resistieron a esa modificación con el argumento de que las asambleas no habían aprobado el cambio de estatutos.

Ante esa postura y tras años de espera al obispo de Zamora, Gregorio Martínez, se le acabó la paciencia el pasado mes de mayo, cuando dio públicamente un ultimátum para que todas las cofradías modificaran antes del verano los estatutos y permitieran el acceso a la mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios