Sociedad

Cuatro narcos niegan que dejaran morir a un colaborador para extraerle cocaína

Los cuatro narcotraficantes acusados de dejar morir a una persona que hacía de mula transportando pequeñas cantidades de droga negaron ayer en la Audiencia Nacional que lo dejasen morir para abrir su abdomen y extraerle las 67 cápsulas de cocaína que había ingerido, para después deshacerse del cadáver descuartizado en una maleta. La Fiscalía Antidroga, que los acusa de un delito contra la salud pública y de otro de homicidio, pide 30 años de cárcel para el presunto líder de la red Heriberto Reyes, Yoni, y 24 años para sus tres directos colaboradores: Benjamín Guzmán, Alexander Méndez y Alba Leidy Cabrera, sobrina de Reyes.

Reyes apuntó en su declaración a una persona a la que identificó como el Gordo, como el presunto jefe bajo cuyas órdenes trabajaba para transportar cocaína de España a Suiza, donde residía. Según su versión, fue éste quién le pidió el 7 de julio de 2014 ir a la casa de Burgos en la que falleció el hombre que hacía de mula, Fernando Bernardo, y en la que vivían Méndez y Cabrera. Aseguró que cuando ocurrieron los hechos no se encontraba en la casa y que fue Alexander quien llamó para comentarle que el chico se sentía mal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios