Sociedad

¿Fue un error de laboratorio en Wuhan el origen del coronavirus?

  • El Nobel francés Luc Montagnier descarta la tesis del origen animal y sitúa el foco de la pandemia en un accidente clínico: el paciente cero del Covid-19 pudo ser un empleado de un famoso laboratorio de virología 

  • Un fake que manipula una información original de 'The Washington Post' sigue las tesis de Donald Trump y también asegura que el brote comenzó en el laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan 

El premio Nobel de Medicina francés Luc Montagnier. El premio Nobel de Medicina francés Luc Montagnier.

El premio Nobel de Medicina francés Luc Montagnier.

"Aquello que pueda hacerse, lo hará alguien en algún lugar". Esta advertencia del científico británico Martin Rees, escrito en la misma obra en que pronostica la amenaza de una pandemia global justo para 2020, bien podría situarse en el eje de la incertidumbre que no deja de crecer sobre el origen del letal virus que ha puesto contra las cuerdas a todo el planeta. En el futuro. Perspectivas para la humanidad salió al mercado hace un año casi sin eco mediático pero se ha convertido en las últimas semanas casi en una obra de referencia. 

Si miramos hacia adelante no hay perspectiva cercana de contar con una vacuna -otro debate será hasta qué punto será efectiva y estará disponible para todos- y si miramos hacia atrás, poco se ha avanzado para entender qué ocurrió en la ciudad china de Wuhan, cómo saltó el Covid-19 con tanta virulencia y rapidez por Europa, por qué llevamos un mes confinados en España y por qué no aciertan a decirnos cuándo terminará la crisis. ¿En 2022 como prevé un equipo de científicos en el inquietante artículo que acaba de publicar la prestigiosa revista Science? Porque los investigadores de Harvard, tras analizar meticulosamente todos los escenarios posibles, advierten de que las medidas de seguridad permanecerán durante dos años más y las probabilidades de contagio hasta 2024. La única esperanza, de nuevo, esa vacuna que se sigue resistiendo pese a la carrera científica que han puesto en marcha las principales potencias mundiales y las inversiones millonarias que se han liberado desde el sector privado.

¿Cómo surgió todo? 

Hasta ahora, la teoría que se ha mantenido como posible origen de la enfermedad ha sido la transmisión humana a partir de un mercado de animales salvajes de Wuhan, situando el murciélago como punto de partida y con la intervención obligada de algún agente transmisor como los pangolines. En paralelo, y alentado sobre todo por Donald Trump, hace varios días que se ha intensificado la confabulación, especulando con intereses económicos, comerciales y de poder por parte de China y reviviendo las tensiones que hace unos meses ya marcaron las relaciones geoestratégicas entre los dos gigantes. Una secuela de la guerra comercial de los aranceles.

Desde este planteamiento, el origen de la pandemia del Covid-19 no sería ningún animal comido en el mercado de Wuhan. En paralelo a las siempre provocadoras declaraciones del presidente de Estados Unidos, un fake se ha sumado en las últimas horas a las teorías conspiranoicas creando más confusión. Según The Washington Post, el origen de la gripe podría estar en el laboratorio del Instituto de Virología de la ciudad china como parte de un programa de investigación viral chino.

El paciente cero habría trabajado en esa instalación y después habría introducido el contagio en la población originando el brote. Recogiendo los propios postulados de Trump, el rotativo plantearía que el Gobierno chino inició una campaña propagandística para desviar el asunto al mercado húmedo: "El régimen comunista chino suprimió y modificó datos, destruyó muestras, borró informes preliminares, sofocó artículos académicos y restregó áreas contaminadas para ocultar evidencia de la transmisión accidental del virus". Incluso, el diario llegaría a acusar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de ayudar a China a cubrir sus huellas "desde el principio". 

Pero no es exactamente esto lo que ha publicado el periódico norteamericano. Todo está escrito en condicional porque se trata de una versión manipulada a partir de una noticia verdadera del Post. En las propias redes se ha generado un intenso debate este fin de semana. Se trata de un comentario que sintetiza la noticia y pone un enlace al diario, pero en inglés y previo pago. La consecuencia es que nadie (casi nadie) lee hasta el final ni comprueba y lo da por válido. Basta el titular y el primer párrafo; al menos a este lado del Atlántico. Y la realidad es que de la noticia publicada por los periodistas (profesionales) advierte que la teoría del laboratorio no está confirmada... 

Un premio Nobel francés enciende el debate

En este contexto de desconcierto y confusión, los medios franceses se hicieron eco el viernes de las sorprendentes declaraciones de un científico muy conocido por su sólida trayectoria pero también por sus provocadoras opiniones. Se trata de Luc Montagnier, un conocido virólogo que fue distinguido en 2008 con el Premio Nobel de Medicina por sus aportaciones al descubrimiento del VIH (el virus desencadenante del Sida).

En el medio especializado Porquoi docteur?, Montagnier se sitúa en una opción intermedia: rechaza el contagio por el murciélago que se ha defendido desde China pero también se desmarca de la teoría de la confabulación de Estados Unidos planteando un escenario que forma parte en realidad de las posibilidades  que suele barajar la comunidad científica: un accidente; el error.

En su opinión, la expansión del coronavirus podría estar relacionada con un "fallo" que podría haber sido de tipo "humano, técnico o científico". En todo caso, la consecuencia última sería que un equipo de investigadores chinos que trabajaban en el campo del sida habrían "fabricado" total o parcialmente del SARS-CoV-2.

En la web se incorpora un audio y se profundiza en los argumentos del experto francés, una postura que ya ha generado un importante revuelo internacional y ha despertado las críticas de otros especialistas. Aunque Luc Montagnier es profesor emérito del Instituto Pasteur y antiguo docente en la Universidad de Nueva York, es también un verso suelto en Francia. Hace diez años se enfrentó con la comunidad científica de su país y acabó instalándose justamente en Shaghai.

A partir de la "gran exclusiva" de Porquoi docteur?, la prensa serie francesa (Le Monde, Le Figaro o Le Parisien) cogía este sábado con alfileres las declaraciones de Montagnier y advertía de la tendencia del estrafalario biólogo a buscar protagonismo mediático. También en la radio pública desmontaban su versión y hasta llegaban a ridiculizarla recurriendo a expertos de su mismo campo de especialización. Al otro lado, la prensa sensacionalista (Semanal Gala por ejemplo) compraba la tesis del error del laboratorio chino con titulares explosivos a cinco columnas...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios