Religión

Los prelados denuncian que el coronavirus es una excusa contra la libertad de culto

  • La misiva asegura que los "datos oficiales" sugieren que algunos "poderes" están fomentando el pánico, e imponiendo medidas antiliberales.

  • La desvinculación de uno del cardenal Sarah, uno de los firmantes ha generado gran polémica

El papa Francisco durante una audiencia semanal general en el Vaticano antes de la crisis sanitaria. El papa Francisco durante una audiencia semanal general en el Vaticano antes de la crisis sanitaria.

El papa Francisco durante una audiencia semanal general en el Vaticano antes de la crisis sanitaria. / EFE

Cuatro cardenales, varios obispos, científicos y teólogos, todos ellos claramente posicionados contra el papa Francisco, han firmado una carta en la que denuncian que las medidas que se están aplicando para frenar el coronavirus son un "pretexto" para acabar con la libertad de culto, de expresión y de movimiento.

La carta ha sido redactada por el exnuncio en Estados Unidos Carlo Maria Viganò, quien pidió la renuncia del papa Francisco al asegurar que conocía desde junio de 2013 las acusaciones de abusos sexuales sobre el cardenal Theodore McCarrick.

El documento titulado Por la Iglesia y por el mundo ha sido firmado por los cardenales Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino; Gerhard Ludwig Müller, exprefecto de Doctrina de la Fe; Joseph Zen, obispo emérito de Hong Kong y Janis Pujats, arzobispo emérito de Riga (Letonia).

Aunque tras publicarse la misiva con las firmas, el cardenal Sarah se desmarcó de la iniciativa y escribió en Twitter: "Un cardenal prefecto, miembro de la Curia romana tiene que observar una cierta restricción en asuntos políticos. No debe firmar peticiones en tales áreas. Por eso pedí explícitamente a los autores de la petición titulada Por la Iglesia y por el mundo que no mencionaran mi nombre".

Ante esta decisión, Viganó respondió que Sarah está completamente de acuerdo y que tiene todas las conversaciones telefónicas grabadas para probarlo.

Sarah fue el protagonista hace unos meses de una polémica al publicar un libro en defensa del celibato y asegurar que lo había escrito a cuatro manos con el papa emérito Benedicto XVI, quien sin embargo negó que lo hubiera hecho y que nunca autorizó su publicación.

También aparecen como firmantes el obispo de Ferrara (Italia), Luigi Negri; de Tyler (Estados Unidos), Joseph Strickland, y el auxiliar de Salzburgo (Austria), Andreas Laun, así como el teólogo Serafino Lanzetta, franciscano de la Inmaculada; el sacerdote italiano Alfredo Maria Morselli y el teólogo de la Sociedad de San Pío X, Curzio Nitoglia, además de algunos periodistas. Suscriben, asimismo, la carta algunos profesionales de la medicina, divulgadores y profesores, la mayoría italianos.

La carta se ha publicado en el sitio web de una agrupación denominada Veritas Liberabit Vos (La verdad os hará libres) y en ella se insinúa que los "datos oficiales" sugieren que algunos "poderes" están fomentando el pánico, e imponiendo medidas antiliberales que son un "preludio inquietante para la realización de un gobierno mundial fuera de todo control".

"La salud pública no debe ni puede convertirse en una coartada para infringir los derechos de millones de personas en todo el mundo, y mucho menos para privar a la autoridad civil de su deber de actuar con prudencia en pro del bien común", escriben

Exigen "una autonomía absoluta en los asuntos de nuestra jurisdicción inmediata, como las normas litúrgicas y las formas de administrar la Comunión y los Sacramentos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios