Tendencias

Qué es el cocooning y por qué estás practicándolo sin saberlo

Sofá, mantita y libro (o peli) definen el placer de quedarse en casa del cocooning. Sofá, mantita y libro (o peli) definen el  placer de quedarse en casa del cocooning.

Sofá, mantita y libro (o peli) definen el placer de quedarse en casa del cocooning.

Del inglés cocoon (capullo, como el de los gusanos de seda) viene extendiéndose cada vez una tendencia social que, para colmo, se ha multiplicado merced a la pandemia del coronavirus SARS-CoV-II. Se trata del cocooning, una moda que desde luego no es pasajera pero que se ha visto animada en gran parte por el uso cada vez más común de la tecnología, que consiste en que las personas socialicen cada vez menos y se vaya retirando a su hogar, que convierten en una especie de fortaleza en la que se saben protegidos.

El término fue acuñado nada menos que en los años ochenta por Faith Popcorn (una buscadora de tendencias y consultora de marketing), que vaticinó que la tendencia se extendería y que llevaría a, entre otras cosas, las telecompras desde casa, o el comercio electrónico.

No se equivocaba mucho la consultora al predecir el devenir de una moda que no solo ha continuado, sino que se ha extendido gracias a la expansión de internet, la tecnología de entretenimiento doméstico y los avances en tecnologías de la comunicación, que además de comprar prácticamente todo lo imaginable sin salir de casa, permiten opciones de vida como el teletrabajo.

Las personas que siguen el cocooning creen que deben protegerse del peligro que representa el exterior, por lo que se aíslan. Está muy de moda en los países nórdicos, pero el aislamiento forzoso provocado por el confinamiento de los meses de marzo, abril y mayo ha creado muchos adeptos en todo el mundo, algunos de forma obligada y otros como manera de protegerse de un virus que sigue asustando y en algunos casos paralizando a muchos ciudadanos. El hecho es que cada vez es más común saber de gente que no quiere salir a la calle y prefiere entablar relaciones sociales telemáticas por encima de las personales.

Una tendencia al alza, más allá de la pandemia

La moda del cocooning no es más que la creación de una tendencia sobre lo que ya se hacía: defender el placer de quedarse en casa. Frente a un mundo que se percibe cada vez más agresivo y con más prisas por todo, arrojarse a los brazos del sofá envueltos en ropa cómoda, cojines y mantas.

Muy especialmente entre los jóvenes y, sobre todo, los millenials, que están cambiando cada vez más las noches de fiesta por maratones de series. De hecho, el prestigioso diario británico The Guardian realizó una encuesta en la que constataba que dos tercios de los jóvenes prefieren una noche  de sofá y Netflix a salir a un club de moda con los amigos.

El cambio de hábitos se entiende en los países de origen de esta moda, los nórdicos, en los que la vida en las casas es mucho más importante que la vida fuera, algo justificable si se tiene en cuenta su clima. En España, muy diferente por tradición y por supuesto por su buen tiempo, ahora que prácticamente no hay más remedio, todos somos un poco cocooners.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios