Volcán Cumbre Vieja

Preocupación en La Palma por el empeoramiento de la calidad del aire

La preocupación por la calidad del aire se intensifica en La Palma, pese a la fase de estabilidad de la erupción volcánica en Cumbre Vieja. Los científicos ya han advertido del posible empeoramiento en la calidad del aire.

El director técnico del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, ha afirmado que, si se mantiene esta constante de estabilidad, "es bueno para todos".

Sin embargo, es probable que con el movimiento del viento en las próximas horas se genere un problema de partículas en suspensión que empeore la calidad del aire en la isla, ante lo que la directora en Canarias del Instituto Geográfico Nacional (IGN), María José Blanco, señaló que hasta ahora se han registrado concentraciones altas de micropartículas, pero no han supuesto un riesgo para la población.

La también portavoz del Pevolca ha añadido que se está a la espera de obtener los resultados del análisis de metales en laboratorio para evaluar su incidencia y ha indicado que habrá una campaña de medida del ácido clorhídrico en las poblaciones afectadas por el penacho marino, que se produce por el contacto de la lava con el océano.

Vuelos suspendidos

Las dos compañías aéreas que operan vuelos entre la isla de La Palma y el resto de las Canarias, Binter y Canaryfly, han suspendido los vuelos previstos para este jueves debido a la evolución de la nube de ceniza procedente de la erupción del volcán de la Cumbre Vieja.

Las dos aerolíneas se han visto forzadas a tomar esta decisión por causas de fuerza mayor, ya que la situación de la ceniza en suspensión ha empeorado considerablemente y está previsto que continúe así al menos esta jornada, lo que no permite que se desarrollen las operaciones con los requisitos de seguridad necesarios.

Ambas se mantienen atenta a la evolución meteorológica para recuperar la actividad en cuanto sea posible en condiciones de seguridad.

Mientras, la actividad del volcán se ha mantenido estable durante las últimas horas, con "comportamientos constantes" y la lava discurriendo por una única colada de forma fluida.

De acuerdo con el último informe de situación del Departamento de Seguridad Nacional, publicado a las 06:00 GMT, "aunque el número de seísmos y su magnitud han disminuido en las últimas horas, aún se producen movimientos sentidos por la población y que podrían originar pequeños derrumbes de la colada en zonas de pendiente".

El delta lávico o fajana creado por la caída de lava sobre las aguas del océano continúa su crecimiento en dirección norte-sur y ocupa ya una superficie de unas 38 hectáreas.

El informe, que usa como fuentes al Gobierno de Canarias, la Dirección General de Protección Civil y el Instituto Geográfico Nacional, recuerda que se ha formado un tubo lávico que permite la salida directa de lava al mar, "lo que consigue que el ancho de la colada no aumente y por tanto no afecte a más construcciones".

Debido a la presencia de cenizas, varias compañías aéreas han decidido cancelar sus operaciones en La Palma para hoy, aunque "el aeropuerto permanece operativo y lo seguirá estando siempre y cuando no se produzca una precipitación de cenizas que no pueda limpiarse".

Mientras, continúa la ola de solidaridad con los afectados, que a través de donaciones de particulares, entidades y empresas privadas de todo el mundo, ha recaudado ya más de 4,1 millones de euros, según señala el Cabildo de La Palma.

Desde ayer está abierta la subasta en línea de las camisetas de la selección española de fútbol firmadas por los jugadores, una iniciativa de la Federación Española de Fútbol para recaudar fondos para los afectados.

El sendero de la lava

La estabilidad del volcán se percibe en el reducido avance de la lava, que discurre por una sola colada por el camino marcado por la primigenia, y también a través de un "túnel lávico" que permite una conexión directa entre el centro emisor y el mar y que de momento asegura que no aumente la anchura de 1.250 metros que ocupa la colada en su punto máximo.

En las últimas horas, la lava inició un pequeño intento de crecimiento hacia el norte de la montaña de Todoque y otro cerca del Camino de la Gata, pero ambos engrosamientos quedaron paralizados, como lo está desde hace tres días otra colada que discurrió hacia el norte cuando el cono del volcán tuvo una rotura.

La superficie cubierta por la lava alcanza las 421,93 hectáreas, apenas 1,81 hectáreas más que la víspera, y el delta lávico sobre el mar, que se extiende hasta los 500 metros de distancia desde la costa, ocupa 38 hectáreas, frente a las 36 del martes, y llega a una profundidad de 250 metros.

El director técnico del Pevolca ha informado de la superficie agrícola afectada por la lava: 93,4 hectáreas de cultivos, de las cuales 35,6 hectáreas son plataneras, 32,9 viñedo, 6,7 aguacates y el resto otros cultivos.

Con el flujo de lava encauzado y estabilizado, la preocupación de los científicos del Pevolca se centra en las próximas horas en el cambio previsto del viento hacia el sur-suroeste y un descenso de la inversión térmica desde los 1.200 a los 900 metros.

Ese escenario apunta a condiciones desfavorables en la calidad del aire hacia el este y norte de la isla y una posible afección en la operatividad del aeropuerto.

El penacho del volcán mantiene una "potente" emisión de dióxido de azufre (5.849 toneladas diarias), pero en ninguna de las estaciones de medición se han superado los parámetros de riesgo para la población, tampoco en partículas de menos de 10 micras.

La altura de la columna de cenizas y gases se sitúa en los 3.000 metros.

La actividad sísmica también acompaña a este periodo de estabilidad eruptiva, con un descenso en el número e intensidad de los terremotos (el mayor de magnitud 3,7), que se mantienen sobre todo en profundidades medias de entre 10 y 15 kilómetros en la misma zona en que se detectó el enjambre sísmico que precedió al nacimiento del volcán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios