Cursos de verano Pablo Olavide 2021

“Un cuento es una excelente herramienta de aprendizaje”

  • Cristina Medrano, directora de la editorial Cuatro Hojas, realizó estas declaraciones en los cursos de la UPO

“Un cuento es una excelente herramienta de aprendizaje”

“Un cuento es una excelente herramienta de aprendizaje” / Redacción

Cristina Medrano, directora de la editorial Cuatro Hojas aseguró que “hoy en día los libros infantiles tienen un fin, algo que no ocurría en el pasado”. Tradicionalmente, este tipo de literatura se ha basado en la tradición cultural o el entretenimiento, pero “el paradigma ha cambiado y las familias están sensibilizadas con el uso de los libros como herramientas pedagógicas, una demanda que está teniendo respuesta en el mercado”.

Medrano hizo estas declaraciones en el ámbito del curso Cuando la literatura infantil y juvenil se reinventa: un nicho de mercado e investigación al alza para traductores, traductólogos y localizadores (LIJ market), que se imparte en la sede de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona dentro de la programación de la XIX edición de los cursos de verano de la UPO. El seminario está dirigido por las profesoras de la UPO Nuria Ponce, Inma Mendoza y Julia Isabel Lobato.

La editora explicó que un cuento es una “excelente herramienta de aprendizaje, también emocional, porque los niños empatizan con los personajes y por tanto hay un impacto emocional”. De esta manera, mediante los libros “tenemos la oportunidad de alfabetizar emocionalmente y de desvincular emoción de persona para no estigmatizar”, señaló.

En opinión de Medrano, la literatura infantil y juvenil es un sector en auge, siendo los libros que más se venden en mercadillos y ferias “incluso aunque el libro no reconozca”, hasta el punto de que la editorial que dirige, Cuatro Hojas, ha pasado “de no publicar apenas títulos infantiles a que éstos supongan el 50 por ciento de su producción” a la vuelta de unos años. No obstante, aclaró en el seminario que “lo que está de moda también es el formato de álbum ilustrado, incluso en libros destinados a un público adulto”.

En general, aseguró, “se demandan mucho los libros con valores” y “hay temáticas para todos los gustos, para todas las situaciones que pueda vivir un menor, desde la muerte de su perro hasta tomar la teta después de cierta edad”.