Ernesto Pimentel. Vicerrectorado de Estudios de la UMA

“La especialización es siempre un valor añadido para el universitario”

  • Pimentel destaca la importancia de una formación continua para adaptarse a los nuevos modelos de un mundo con un entorno cada vez más cambiante.

Ernesto Pimentel. Vicerrectorado de Estudios de la UMA. Ernesto Pimentel. Vicerrectorado de Estudios de la UMA.

Ernesto Pimentel. Vicerrectorado de Estudios de la UMA.

Ernesto  Pimentel es Catedrático de Universidad del área de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Málaga desde 2003. Su docencia se desarrolla tanto a nivel de grado, como de máster y doctorado. Ha participado y liderado varios proyectos de innovación docente y ha participado en distintas experiencias en el Espacio Europeo de Educación Superior.

–La pandemia ha trastocado los planes de prácticamente todos los sectores ¿Cómo ha afectado esta situación al mundo universitario y, en concreto, al mundo de los posgrados?

–La crisis causada por el virus COVID19 ha supuesto una adaptación a un modelo de aprendizaje a distancia de la Universidad de Málaga en general, que ha afectado de manera muy especial a másteres y enseñanzas propias que constituyen, junto con los programas de doctorado, la oferta formativa de posgrado.En el caso de másteres universitarios y titulaciones propias se ha realizado una transición de la docencia presencial a docencia en línea, utilizando los medios que el campus virtual de la Universidad ha puesto a disposición de todos los docentes y colaboradores externos.

Se ha conseguido en un tiempo relativamente corto normalizar y estabilizar una situación sobrevenida para la que no estábamos inicialmente preparados. El impacto mayor y más difícil de soslayar ha sido la realización de las prácticas externas y el desarrollo de aquellas actividades formativas experimentales o con una componente presencial importante. No obstante, se han habilitado distintas estrategias para resolver todas las dificultades que se han planteado, desde la realización a distancia de las prácticas hasta el establecimiento de una ampliación en el calendario que permitirá retomar hasta mediados de diciembre las actividades que requieran mayor nivel de presencialidad.

–¿La especialización puede ser ahora más que nunca algo esencial para cualquier universitario?

–La especialización es siempre un valor añadido al que el universitario no puede nunca renunciar. Es lo que permite profundizar en la formación más generalista que proporcionan los grados. En las actuales circunstancias, con el impacto que va a suponer la crisis sanitaria en el tejido socio-económico del país, la especialización en todos los sectores será trascendental para aportar valor. Pero esta especialización necesita de expertos en la materia correspondiente, que es lo que la Universidad aporta de manera determinante.

Además, la especialización no solo debe entenderse como el medio para recorrer el primer paso hacia una carrera profesional. El entorno es cada vez más cambiante, y no solo por el impacto de la tecnología en todas las disciplinas, sino también por la aparición de emergencias en diversos ámbitos (como el económico, el medioambiental o el sanitario, como se ha demostrado con la pandemia).

La realidad tan cambiante a la que nos enfrentamos cada día implica una especialización continua; lo que exiges una formación y actualización permanentes. De hecho, cada vez se incrementa más la demanda en este sentido por parte de profesionales que ya están desarrollando una actividad laboral, pero que necesitan ponerse al día con nuevos conocimientos. La Universidad de Málaga es consciente de esta necesidad y presenta una amplia oferta de másteres universitarios y titulaciones propias con esa filosofía.

–¿Cómo ha afectado toda esta situación a su oferta académica de másteres?

–Globalmente, la oferta académica de másteres y de enseñanzas propias no ha sufrido una alteración sensible ni en el número, ni en los ámbitos de conocimiento. Sí que se han producido modificaciones que afectarán, dependiendo de los casos, a la organización de las enseñanzas, tanto en lo referente a la temporización como a la tipología de aprendizaje utilizada.

En algunos casos, se combinará la docencia presencial con una docencia virtualizada, que permitirá adecuarnos a las restricciones que las autoridades competentes están contemplando sobre distanciamiento social e higiene sanitaria. Pero la calidad de la formación se mantendrá, así como las expectativas de nuestro alumnado.

–¿Alguna novedad reseñable para este curso próximo?

–No existen novedades sustanciales en la oferta de másteres que se ha organizado por el curso próximo. Se mantiene el orden de magnitud de la oferta y también la distribución en los distintos ámbitos del conocimiento. La novedad más reseñable es la incorporación de tipologías alternativas de aprendizaje, en las que se apostará por medios innovadores de docencia, aprovechando la experiencia adquirida en metodologías de docencia en línea durante este último cuatrimestre.

“Los másteres de la UMA se caracterizan por su practicidad e internacionalización”

–¿Qué destacaría de la UMA en su oferta de posgrado?

–Los másteres de la Universidad de Málaga se caracterizan por su gran nivel de practicidad en algunos ámbitos y la internacionalización de algunos másteres. Podemos destacar que se trata de un catálogo que pretende configurar una oferta que responde a dos criterios. Por un lado, a la especialización del personal docente e investigador de la UMA; de forma que la existencia de equipos bien formados y con un nivel de conocimiento y experiencia amplios en un tema justifican la propuesta de un posgrado en ese ámbito. Por otro lado, también se trata de dar respuesta a la demanda del entorno social y económico, al que la Universidad de Málaga debe atender; de este modo, parte de nuestra oferta de másteres cuentan con una demanda de necesidades de nuestro entorno más cercano.

Además, el hecho de que la Universidad de Málaga es una universidad de las que se consideran generalistas, con una larga trayectoria y una gran variedad de facultades y escuelas, hace que la oferta sea muy variada tanto en lo que respecta a ámbitos de conocimiento, como a perfiles de estudiantes a los que se dirigen. De este modo, el catálogo de posgrado incluye tanto másteres y títulos orientados a recién graduados como a profesionales.

–¿Cuáles son sus cursos ‘estrella’?

–No podemos hablar de uno o dos cursos “estrella”. Como hemos comentado, el perfil del estudiante al que se dirige nuestra oferta es muy variado, y el producto “estrella” depende de ello. Considero que nuestro mayor valor es la heterogeneidad de las propuestas, el carácter profesionalizante de muchas de ellas y la internacionalización que somos capaces de alcanzar en algunos casos.

–Con la situación económica que se avecina, las ayudas serán más necesarias que nunca. ¿Qué tipo de financiación o becas ofrece la UMA para que los estudiantes accedan a los másteres?

–Ciertamente, la situación económica con la que nos podemos encontrar puede poner más en evidencia que nunca la necesidad de las ayudas que se puedan ofertar desde distintas instancias. En el caso de la Universidad de Málaga, además de las becas de carácter general que permiten la realización de estudios de máster (como las de cohesión social), disponemos de un plan propio de docencia que incluye becas para estudiantes colaboradores de máster y becas para impulsar los trabajos fin de máster, entre otras. Asimismo, la Universidad de Málaga realiza una de las más amplias ofertas de becas a la Asociación de Universidades Iberoamericanas para el Posgrado.